calor altas temperaturas
Turistas, por el centro de Segovia. / JAIME GUERRERO

El episodio de temperaturas tan elevadas, por encima de los 35 grados, que se prevé en la península y en las Islas Baleares para finales de esta semana hace «posible» que estemos ante la primera ola de calor del año, ha avanzado el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo.

Todavía es pronto para «afirmarlo con rotundidad», ha señalado Del Campo, pero en caso de confirmarse sería «una de las más tempranas desde que se tienen registros», porque la más adelantada hasta la fecha comenzó el 11 de junio de 1981.

Tenemos por delante un «intenso episodio de altas temperaturas» y, aunque los termómetros bajarán algo mañana miércoles, a partir del jueves la subida será «generalizada y podrá prolongarse por lo menos hasta el lunes o martes próximo», con diurnas muy elevadas que podrán superar los 35 grados en buena parte del país, incluso los 40 grados en los valles del Guadalquivir, Guadiana y quizás en el Ebro.

Probablemente la ola de calor comenzaría el sábado 11 o domingo 12, aunque es necesario que concurran una serie de factores como, en este caso, aire cálido en origen y altas presiones, que además hacen que se produzcan movimientos descendentes de niveles altos a la superficie y, en ese descenso, el aire se comprime y se calienta todavía más.

A esa circunstancia hay que sumar que brillará el sol y, en junio, está muy alto sobre el horizonte, por lo que calienta de manera muy eficiente la superficie y, al no correr mucho viento por ser una situación estable, impedirá que se distribuya.

De cara al domingo y lunes, ha continuado el portavoz, el calor podría incrementarse por la formación de un área de bajas presiones en el Atlántico, que desde su posición inyectaría «aire muy cálido procedente del norte del continente africano».