Domingo Asenjo.
Publicidad

El coronavirus, el Covid-19, ha trastocado la vida de todos en todos los sentidos. Nos horroriza el número de afectados, de fallecidos… Pero además, cualquier sector económico que quieran imaginar se está resintiendo. De momento, la Semana Santa está siendo una imagen en la que observamos, de manera gráfica, cómo nos está cambiando la vida. Atrás quedaron los atascos, los actos religiosos, las calles y los restaurantes llenos, tanto para quienes acostumbran a pasar estas fechas fuera, como para aquellos que se quedan en casa.

Llevamos un mes confinados en nuestras casas, tele-trabajando (en el mejor de los casos), acogidos a un ERTE , a la ansiedad que produce al ver el mundo solo tras las ventanas, se suma el “¿qué pasará cuando esto termine?”. Segovia no vive de la industria automovilística, ni de la farmacéutica. Aquí el Turismo es nuestro día a día y, en estas fechas, el turismo rural, consigue un lleno absoluto año tras año. ¿Cómo se está viviendo este asunto en el sector? ¿Cómo ven el hoy y el mañana quienes trabajan en él? De sus problemas y de cómo se plantea la vuelta a la normalidad nos habla Domingo Asenjo, presidente de la única Asociación en Segovia de Turismo Rural y Activo.

— La excepcional situación que actualmente estamos viviendo a causa del coronavirus ¿En qué situación ha dejado al sector que representa a través de la Asociación de Turismo Rural y Activo?
— Estamos en un proceso que, en vez de hacer reservas, se están anulando las que había y eso está generando problemas. Hay unas políticas de cancelación y hay que respetar que es una fuerza mayor.

En este tiempo que no tenemos actividad real, estamos queriendo fortalecernos como asociación creando un nuevo portal en internet. No pensábamos en esto pero ahora que ha ocurrido, creemos que va a ser más necesario, cuando la confinación termine, para que nos ayude a salir de ello.

— ¿Cómo debería ser la situación de los establecimientos de Turismo Rural en estas fechas de Semana Santa?
— Precisamente, la Semana Santa es uno de los periodos en los que hubiera habido un 90%, cerca del 100% de ocupación en los alojamientos rurales y, este año es cero, porque no hay nada, no puede haberlo y, como digo, las reservas que ya estaban, desde hace tiempo, se han cancelado. Hemos pasado de un periodo en el que ha habido un 90% o un 100% de ocupación, a un 0.

— ¿Cuando comenzasteis a observar que las reservas se cancelaban, incluso antes de declararse el Estado de Alarma…?
— Las cancelaciones comenzaron casi con el Estado de Alarma o, en algunos casos, una semana antes, cuando algunos decían que “según vienen las cosas, no parece que… no solo para la Semana Santa sino, también para periodos anteriores”.

La Semana Santa se ha cancelado, sobre todo, cuando se ha iniciado el segundo periodo de confinamiento. Está generando un estado de desconfianza y una situación de miedo que, se ha ido superando, día a día, exponencialmente. En definitiva, una semana antes de iniciarse el Estado de Alarma se notó pero fue un proceso,luego cundió el pánico rápidamente.

— ¿Qué puede suceder de aquí en adelante tal y como se están poniendo las cosas?
— Lo vemos mal. En este tema del turismo rural hay dos categorías diferentes e importantes: Los que se dedican a ello de manera profesional, como actividad principal, los que tienen uno o más alojamientos pero, también hay otros, los que lo tienen como complemento a otro tipo de actividades.

Para los que se quieren dedicar a ello como actividad principal va a ser muy complicado porque, estamos viendo que habrá un periodo largo de recuperación en el que se tienen que dar una serie de condiciones que, aunque se den sin problema, será un periodo largo la recuperación del sector.

Aunque nos dejen salir y la gente pueda poco a poco desplazarse, habrá que recuperar la gente que viene, habrá que superar una desconfianza con los alojamientos, crear protocolos de normalización y confianza sanitaria para los que vienen, hacer protocolos de limpieza y desinfección como garantía para los clientes… bastantes cosas.

— ¿Quién está marcando la actuación?
— Por un lado, el Estado de Alarma prohíbe desplazarse a ningún lado salvo que sea por los motivos que ya conocemos, por necesidad, servicios básicos, lo que ha hecho que se puedan anular las reservas, automáticamente y, con todos los derechos para los clientes, con devolución de las reservas que estaban hechas.

Todas las casas, sin haber un decreto que haya prohibido abrirlas, se han quedado sin actividad porque nadie puede desplazarse durante el Estado de Alarma, salvo aquellos alojamientos que se han puesto a disposición de los que están trabajando en alguna función esencial, y los atienden.

Si esto es así durante el periodo de Alarma, de confinamiento, después, cuando este periodo termine, habrá un proceso largo de recuperación de confianza, tanto por los que puedan pensar en venir, como por los propios gerentes y gestores de los alojamientos. Durante un tiempo, habrá que hacer una serie de cosas, habrá que ir poco a poco viendo cómo se pone todo en marcha, con garantías para unos y para otros.

— Por lo que veo, creen que hay posibilidades de que, cuando termine el Estado de Alarma, tengamos que aportar un documento o algo, que se regule cada X tiempo y acredite que estamos libres de Covid-19…
— Puede ser una posibilidad. Hasta que exista una vacuna o un remedio, que la población se la ponga y que garantice… También en las localidades y en los pueblos puede que se dé una actitud “anti-turista” porque el miedo es libre y, como digo, será un tiempo en el que será necesario tomar medidas para recuperar la confianza de los unos en los otros y que se normalice.

— Primero será necesario que exista la vacuna contra el Covid-19 y, cuando esta se generalice y llegue a todo el mundo, que se nos pase el susto.
— Exactamente. Vacuna, las pruebas de los test, garantía tanto de los que vienen como de los que recibimos, tener protocolos normalizados de limpieza y desinfección con una garantía para los clientes. Va a ser un periodo, no solamente para nosotros, también en general pero, para nosotros, fundamental.

Seguiremos en las redes digitales e intentaremos ofrecer a nuestros clientes la posibilidad de alojamiento con tele-trabajo, que vale cada vez más porque va a influir en que exista el tele-trabajo que será fundamental para estos alojamientos y los territorios en los que nos ubicamos. Tener unas redes digitales con capacidad suficiente para que también se pueda plantear esa opción a alguien que se pudiera desplazar y trabajar desde aquí.

— Quién nos iba a decir en Navidad que estaríamos hoy así…
— Si, porque siempre nos estamos quejando, como creo que se debe hacer, no por quejarnos sino para intentar mejorar cosas y, de repente viene algo que nos sobrepasa y nos arrastra y nos sitúa en otra dimensión totalmente distinta. Hay que ver cómo lo vamos abordando, en ello estamos.

— Y además, no hay dónde copiar porque, un caso como este no se ha dado nunca ¡No hay modelo!
— Efectivamente, no hay dónde copiar. Ahora estoy, desde mi casa, participando en algunos foros que se hacen para hablar de estos temas y, está todo el mundo en estado de shock. En segundo lugar, estamos en una situación inédita que no se ha dado nunca y que todo lo que se diga no garantiza nada pero, poco a poco, con las medidas por parte de los responsables del Gobierno y las administraciones y la actitud de todos, esto lo iremos superando y controlando.

— Se me ocurre pensar que este sector del Turismo Rural está compuesto, principalmente por multitud de empresas familiares, pequeñitas, para que una familia pueda salir adelante. Esta situación que ahora se está viviendo, está haciendo un roto”total.
— Sí, como ya he comentado, una parte del sector son familias que tienen su alojamiento rural como actividad principal y quieren vivir de ello. A ellos, esto les ha hecho mucho daño y se están acogiendo a las medidas que están sacando como cualquier autónomo, como cualquier empresa, aunque solo tenga un trabajador.

Luego están los que tienen esta actividad como complementaria porque son funcionarios, trabajadores por cuenta ajena o, jubilados. Entre estos dos grupos se reparten el Turismo Rural pero, a los primeros, a los que tratan de vivir de ello, es a los que la asociación trata de ayudar en lo que puede porque son los que se están viendo más afectados en su día a día. Si no hay ingresos y no tienen otra cosa, están abocados a solicitar las ayudas que se están sacando aunque estas, no consiguen restituir el total de lo que ganarían en situación normal.

— ¿Cuántos miembros se agrupan en torno esta asociación en Segovia?
— Nosotros representamos a 140 asociados, 180 alojamientos de Turismo Rural. Somos de las asociaciones de Castilla y León que más miembros tiene pero, a pesar de todo, seguimos representando, más o menos, a un 25% de los alojamientos rurales que hay en la provincia de Segovia. Estamos creciendo muy despacio, intentando convencer a los alojamientos de que el sector se defiende mejor si estamos unidos en torno a una asociación, sea esta u otra, aunque en este caso no existe más que la nuestra.

— ¿A que puede deberse el bajo interés en el asociacionismo que existe en el sector?
— En general, los españoles somos reacios porque estamos hechos para llevar los asuntos de un modo individual y no se potencia el asociarse.

Hace cinco años éramos dos asociaciones y una de las pegas que ponían en las administraciones era que “si fuerais solo una, sería mejor para hablar y tal…” ahora somos una, porque nos unimos, y tampoco se habla, tampoco se nos apoya en el sentido de favorecer el asociacionismo.

En estos cinco años hemos crecido hasta más del doble del número de socios, pero lentamente, cuesta mucho porque no tenemos una interlocución a nivel regional, ha desaparecido una asociación que había a nivel regional y no se ha creado otra nueva… Hay distintas causas por las que todavía la gente prefiere ir a su aire … Pero debemos seguir avanzando y creciendo.

— Dentro del mundo del turismo y, en una provincia muy turística como es Segovia, el sector del turismo rural ha sido siempre muy fuerte. Aparte del Coronavirus ¿C ómo está la situación actualmente y cuáles son los principales problemas del sector?
— El Turismo Rural en Segovia es fuerte pero, no por la demanda, sino porque hay muchos alojamientos, su número crece más que la demanda ¿Por qué? Porque estamos en una de las provincias que, en la “España vaciada”, cuando la gente se va de los pueblos, las casas no se las pueden llevar y en los últimos 4 o 5 años, esas casas vacías, están entrando en el circuito del turismo rural pues, la Junta de Castilla y León, ha puesto en marcha una herramienta que es “la vivienda de uso turístico”, un sistema con fácil acceso.

No es porque haya demanda, no es para tanto pero, la gente pone esas viviendas en el mercado. Este es otro asunto del que hemos pedido a la Administración que tenemos que hablar. Un exceso de oferta puede perjudicar al sector en su conjunto, sobre todo a los que tratan de tenerlo como actividad principal.

Otra de las mejoras que estamos reclamando son las redes digitales en el territorio provincial que ahora, con el tema del teletrabajo, se va a hacer más necesario. Si tuviéramos unas redes digitales con buena capacidad, sería un elemento importante que podríamos ofrecer a nuestros clientes. Podríamos ofrecerles que desde nuestros alojamientos, van a poder trabajar, en el caso de que fuera necesario. Las Comunidades y provincias que tengan ese tema mejor, saldrán favorecidas.

Con el tema medioambiental ocurrirá algo similar, después de esta situación que vivimos finalice, tal y como lo estamos tratando en las charlas que estamos manteniendo, será otro elemento importante. Donde el ecoturismo tenga mejores condiciones, será otro elemento que favorezca la recuperación del sector.

En nuestra provincia, creemos que es mejorable el tema medioambiental, especialmente en lo que se refiere a la gestión de los purines. En Segovia, el sector del porcino es muy fuerte y genera muchos purines. No estamos en contra del sector porcino pero, creemos que los purines hay que gestionarlos de forma diferente para que no condicionen el medio ambiente hasta afectar a otros sectores como el nuestro.

Por lo tanto, el tema de las redes digitales y el medio ambiente, junto al intrusismo, que habrá que gestionarlo y controlarlo para que no sea otro problema , es otro asunto que venimos reclamando y entendemos que es fundamental para que podamos tener un sector fuerte y que se pueda vivir de él como actividad principal.

— Para terminar, ¿cómo es el nuevo portal que estáis creando para dar visibilidad al sector?

— Ya venimos trabajando en él desde hace un tiempo pero cuesta mucho “ir a una” con todos. Estamos creando un portal de búsqueda de alojamientos en la provincia de Segovia con el que tengamos preferencia en las búsquedas de centros de Turismo Rural y Activo en esta provincia. El portal se llama “ seruralsegovia.com” y, cuando se ponga en las búsquedas cualquier cosa que tenga que ver con Segovia o con Rural, apareceremos en esas búsquedas con los alojamientos , las mejores condiciones, explicaciones y credibilidad posible.

Esto exige y, así se lo decimos a los socios, hay que tener las fichas y los calendarios actualizados y, ofrecer condiciones que a la gente le den confianza y garantía y, estamos intentando que en un par de meses o tres esté funcionando en internet para que pueda ser útil cuando alguien quiera hacer una reserva desde cualquier lugar de España o del mundo.