Locales vacíos, cerrados o en alquiler, en la calle de San Francisco, a pocos metros del Acueducto. / Kamarero
Publicidad

La Agrupación de Comerciantes Segovianos (ACS) ha dado a conocer recientemente el resultado de un estudio que indica que el 17,16 por ciento de los locales comerciales de la ciudad de Segovia están vacíos, aunque admite que es un porcentaje inferior al del año pasado, cuando se elevó al 19,6%.
A pesar de ese descenso, desde la ACS afirman que “sigue siendo preocupante y refleja las dificultades a las que se enfrenta esta actividad” y apunta a diversos factores que contribuyen a esta situación.

En primer lugar señala al elevado precio de los alquileres, que no se ajustan a la situación económica que atraviesa el sector. Según ha analizado la Agrupación, además, se han incrementado en un 5% aproximadamente respecto al ejercicio anterior.

El estudio también apunta a un progresivo cambio de actividad: muchos locales de las principales zonas comerciales están cambiando su uso, dedicándose a la hostelería fundamentalmente.

Hostelería y franquicias

Se trata de una situación especialmente significativa en el recinto amurallado, donde además existe una proliferación de franquicias que desplazan al comercio autóctono y local.

En el casco histórico se suma otro fenómeno que es el de los edificios sin uso, vacíos, lo que no contribuye a fijar población por la merma de servicios y genera un movimiento de negocios orientados exclusivamente a los visitantes, no a los residentes, según los responsables del estudio.

Calle de José Zorrilla

La Agrupación apunta también a la zona de la calle de José Zorrilla, sobre todo a la zona más cercana a Santa Eulalia, como un área afectada especialmente por el cierre de locales.

“Nos preocupa asimismo la reducción del número de empresarios autónomos sin trabajadores. Este tipo de empresa, hasta hace unos años, se encontraba presente en todas las zonas de Segovia y en la actualidad está desapareciendo de las zonas céntricas de la capital”, concluye la ACS en una nota de prensa en la que señala las conclusiones más relevantes del citado estudio.

Black Friday

Por otro lado, desde el sector del comercio minorista, tras el crecimiento de las ventas en septiembre, en el conjunto del estado, un 3,6%, frente al mismo mes del año pasado, por el inicio de la temporada escolar y la llegada del frío, indican que este tipo de empresas han tomado algo de oxígeno aunque miran con recelo al horizonte más próximo: los dos últimos meses del año, en los que impera ya una dinámica impuesta de descuentos continuados con el Black Friday como pistoletazo de salida el próximo día 29.

Se aprecia una división entre los pequeños y medianos comerciantes españoles ante este ‘viernes negro’, una campaña que no para de crecer de manera constante desde hace unos cinco años y ha trastocado completamente no solo las campañas de Navidad y rebajas, las más importantes del año para las ventas de cualquier comercio tradicional, sino también la dinámica de consumo durante todo el año.

Estos establecimientos comerciales afrontan por tanto resignados una ‘maratón’ de descuentos impuesta por Internet y otros formatos comerciales, que comienza con el Black Friday este mes y continúa con el CyberMonday, enlazando con una ya debilitada campaña de Navidad y Reyes y culminando con unas rebajas de invierno ya lejanas a los resultados de hace unos años.