El comercio critica el “cansancio burocrático” a la hora de aplicar las normas en los establecimientos. / KAMARERO
Publicidad

La patronal del comercio segoviano expresa su malestar por el incremento de obligaciones administrativas derivadas de la actual situación de crisis sanitaria para los establecimientos, que originan un “cansancio burocrático” al tener que dedicar “más tiempo a solucionar este tipo de cuestiones que a realizar ventas, principal objetivo de una empresa si quiere tener futuro”.

En una nota de prensa hecha pública por la Agrupación de Comerciantes Segovianos (ACS), subrayan la necesidad de implantar medidas de seguridad “y así (el empresario) lo viene haciendo pues es el más interesado en velar por la salud de clientes y trabajadores; prueba de ello es que no es un sector en el que se estén dando casos de contagio, tanto a nivel de trabajadores como de consumidores”.

La ACS considera que se deberían establecer medidas de apoyo más efectivas para el sector del comercio con el objeto de aminorar los efectos de la tremenda crisis provocada por el coronavirus, tales como iniciativas de apoyo fiscal y financiero, condonación del pago de tributos o la flexibilización y extensión de los ERTEs por fuerza mayor hasta 2021, entre otras.

Igualmente califican como “deseable” que la Administración controlara las ventas desmesuradas entre particulares a través de plataformas digitales, sin un control fiscal de las mismas, lo que supone, por ende, un grave perjuicio para el comercio minorista.

No es comprensible que no haya ningún tipo de vigilancia al respecto en este tipo de transacciones, y que las administraciones sólo pongan el foco en las tiendas locales, que cumplen con sus obligaciones tributarias y están cumpliendo estrictamente con los protocolos de prevención y seguridad anti-Covid-19”, expresa el comunicado de prensa.

También expresan su malestar y enfado por las campañas de control e inspecciones en los establecimientos comerciales anunciadas desde por la Junta de Castilla y León para comprobar que el comercio minorista cumple con los protocolos de actuación para frenar los contagios, dado que “los comerciantes están siendo todo un ejemplo de responsabilidad social desde el inicio de la pandemia y llevan a rajatabla las medidas preventivas y de control aplicables a su actividad”.

No se puede criminalizar así al comercio de proximidad porque con este tipo de actuaciones por parte de la Administración regional sólo se está lanzando un mensaje poco tranquilizador al consumidor, al dar a entender que si hacen este tipo de campañas de control es porque no se están cumpliendo los protocolos. Estamos viviendo una situación muy grave y lo único que se nos dice es que nos van a hacer más controles cuando los comerciantes estamos siendo todo un ejemplo de comportamiento y cumplimiento de la normativa”, precisan los comerciantes.

ESTÍMULOS

Por otro lado, ACS cree necesario la adopción de medidas de estímulo para la reactivación de la demanda, teniendo en cuenta que la confianza de los consumidores no termina de despegar por la situación actual de incertidumbre, así como la importancia de crear campañas de concienciación para trasladar y concienciar a los consumidores de cara a comprar en el comercio de proximidad para garantizar su supervivencia.

Así, subrayan que “en Segovia tenemos un comercio de calidad, con identidad propia y la fuerza necesaria para afrontar nuevas oportunidades ante situaciones adversas. Y eso es lo que están haciendo nuestras comercios locales, luchar para sobreponerse a unas circunstancias terriblemente difíciles derivadas del Covid-19. Y entre todos tenemos que contribuir a la recuperación de la actividad comercial y económica de nuestra provincia”.