Publicidad

La crónica sin firma publicada por El Adelantado de Segovia el 22 de noviembre de 1919 daba cuenta de la reunión mantenida en el Casino de la Unión por un grupo de “distintos elementos del Instituto, de la Escuela Normal de Maestros y algunos otros con el objeto de comenzar la organización de enseñanzas y constituir un ensayo de universidad popular en Segovia”. Aquel encuentro que tuvo lugar el 21 de Noviembre fue el germen de la creación de la Universidad Popular Segoviana, que un siglo después y tras reconvertir su actividad de la mano de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, celebra su primer centenario manteniéndose como obligada referencia en la vida cultural de Segovia.

La Real Academia de San Quirce ha querido este año retrasar el inicio del curso académico 2019-2020 para hacerlo coinicidir con la fecha que conmemora el centenario de la fundación de la Universidad Popular. De esta manera, el acto inaugural enmarcó la reivindicación de la institución de la labor realizada por la institución para difundir, integrar y hacer accesible el bagaje cultural  de la provincia apoyándose en una pléyade de los más relevantes literatos e intelectuales de las distintas épocas.

La presentación del libro ‘Universidad Popular Segoviana. Antecedentes, historia y protagonistas’, editado por la Real Academia de San Quirce con ocasión del primer centenario de esta institución sirvió como catalizador de la defensa y la puesta en valor de la Universidad Popular a lo largo de su historia. El libro, repartido en tres volúmenes, es obra de los investigadores y académicos José Luis Mora, José Manuel Vallés, Carlos de Dueñas y Juan Manuel Moreno, que  explicaron ante el público que llenaba el auditorio de la sede de la Academia las características del trabajo desarrollado para la publicación.

José Luis Mora, uno de los autores del libro, señaló que la creación de la Universidad Popular surgió de forma tardía frente a otras instituciones similares en España, pero ha sido la única que ha permanecido en el tiempo con los distintos cambios motivados por el devenir histórico y social en estos cien años. Así, aseguró que esta institución “ha echado raíces porque son las instituciones que se articulan sobre el respeto a la tradición y la atención a los problemas del momento las que consiguen tener continuidad”.

La singularidad de sus contenidos, el apoyo de los intelectuales, escritores y artistas de la época y la labor callada de otros colectivos como los maestros de escuela consiguió, en opinión de Mora, amalgamar la inquietud cultural y divulgativa de la sociedad segoviana de principios del siglo XX, sumida en una crisis socioeconómica motivada por la posguerra, y con una débil organización social. De este modo, la Universidad Popular “ofreció el conocimiento para superar la depresión y que las clases trabajadoras tuvieran una mayor dignidad”, aseguró el historiador e investigador.

Por su parte, el director de la Real Academia, Rafael Cantalejo, quiso subrayar el “sentido didáctico” que esta institución ha mantenido a lo largo de su historia,  haciendo especial hincapié en el valor del “capital humano” que  sostiene y ha sostenido la institución, que hace que el trabajo “siempre merezca la pena”. De igual modo, puso el acento en las instituciones públicas y privadas que colaboran en el sostenimiento de su actividad, que “entienden y atienden” las necesidades de esta institución.

 

Balance de la actividad y dos nuevos académicos

La excepcionalidad de la conmemoración del centenario de la Universidad Popular  en la inauguración del curso no menoscabó el guión tradicional del acto, al que asistieron una amplia representación de las autoridades locales y provinciales. Así, el secretario de la Real Academia Juan Luis García Hourcade dio lectura a la memoria de actividades desarrolladas durante el pasado curso, donde los actos conmemorativos del citado centenario ocuparon buena parte de la labor de la institución. La exposición ‘Segovia, Edad de Plata’ del Museo Rodera Robles y el Congreso Internacional Educación, Cultura y Sociedad fueron algunos de los más destacados, sin olvidar la presentación del libro sobre la Universidad Popular llevada a cabo ayer.

El curso de Historia de Segovia, el ciclo de conferencias del Programa de Promoción de la Cultura Científica, las ‘Lecciones de Arte’ y el Curso de Pintores Pensionados volvieron a concentrar gran parte del esfuerzo de esta institución a lo largo del pasado periodo académico, de la misma manera que el mantenimiento y la dinamización de la Casa Museo de Antonio Machado, del que la Academia se ocupa.

El académico y director del Museo de Segovia Santiago Martínez Caballero fue este año el responsable de la lección inaugural  del curso, donde bajko el título ‘Loca sacra: dioses, santuarios y naturaleza en el sur del Duero’ repasó las tradiciones y cultos religiosos vinculados a la presencia de distintas culturas antes y durante la dominación del imperio romano.

Por otra parte, los historiadores Santiago Vega Sombría y José Ubaldo Bernardos Sanz recibieron su título de académicos correspondientes para pasar a formar parte de la Real Academia en atención a sus méritos como investigadores y divulgadores de la historia de Segovia.