Publicidad

Los tenientes de la 308 promoción de la escala de oficiales de la Academia de Artillería recibieron ayer sus Reales Despachos que les acreditan como nuevos oficiales del arma para comenzar su carrera militar en las unidades a las que irán destinadas. La Academia de Artillería fue este año el escenario del acto castrense, que tradicionalmente tiene lugar en la Academia General Militar de Zaragoza bajo la presidencia del rey; pero las circunstancias sanitarias devenidas de la pandemia ha hecho que la ceremonia se lleve a cabo en las sedes de las diferentes especialidades fundamentales.

El patio de ordenes del centro de enseñanza militar fue el lugar elegido para el acto, presidido por el jefe del Estado Mayor del Ejército, General de Ejército Francisco Javier Varela Salas, en el que se observaron estrictamente las medidas de prevención sanitaria tales como reducción del aforo, mantenimiento de la distancia de seguridad y el uso obligado de la mascarilla.

Los 38 nuevos tenientes de artillería, 35 hombres y 3 mujeres, pasaron a recoger sus Reales Despachos de teniente, poniendo así fin al periodo de enseñanza de formación. Además de superar los planes de estudios militares han obtenido el grado en Ingeniería de Organización Industrial en el Centro Universitario de la Defensa, centro adscrito a la Universidad de Zaragoza.

Durante el acto, el Coronel Director de la Academia de Artillería, D. Alejandro Serrano Martínez dirigió unas palabras a los tenientes recién egresados; en las que aseguró que el fin de su etapa académica “no es más que el comienzo” de su carrera, y pidió esfuerzo diario para mejorar su preparación “porque deberán enfrentarse a un futuro cuya principal característica será la incertidumbre a un entorno cambiante que les exigirá poner en práctica de forma permanente su capacidad de adaptación”.

Así, señaló que la búsqueda contínua de la excelencia “les debe llevar por un camino de ejemplaridad que les permitirá alcanzar el prestigio imprescindible para liderar a sus subordinados, ser referente de sus compañeros y contar con la confianza de sus superiores”.

Posteriormente se realizó el homenaje a los caídos por España y la entonación del Himno de los Artilleros y de la Academia General Militar.