La apuesta científica y tecnológica de la Academia de Artillería por el desarrollo del Centro Artillero de Simulación (CAS) ha convertido al centro de enseñanza militar en referencia para la formación virtual de las unidades artilleras de las Fuerzas Armadas. El lógico paso siguiente será que el CAS obtenga la certificación OTAN para que Segovia  se convierta en punto de encuentro obligado para los ejércitos de los países aliados a la hora de adiestrar  a sus unidades a través de un sistema que permite recrear cualquier escenario de conflicto.

De dar ese paso será responsable el coronel director de la Academia de Artillería Alejandro Serrano, que ayer compareció ante los medios de comunicación para dar a conocer el balance de actividades realizadas por el centro en 2019, así como los principales objetivos para 2020, entre los que estará sin duda la consecución de la certificación para el CAS.

El coronel Serrano subrayó la creciente importancia de la simulación y  la formación virtual para el adiestramiento de las unidades artilleras, así como el esfuerzo realizado por implementar nuevas mejoras y avances tecnológicos “que permiten que el Centro preste un mejor servicio  a nuestras unidades y se mantenga a la vanguardia de la simulación a nivel internacional”.

Así, indicó que el trabajo realizado por sus antecesores al frente de la Academia sigue orientado al reconocimiento de la OTAN para el CAS como centro de referencia, y señaló que en los últimos días se ha enviado a la Dirección de Enseñanza, Adiestramiento y Evaluación del Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC ) del Ejército de Tierra un documento en el que se precisan tanto los objetivos de futuro del centro como las necesidades de personal para acceder a la certificación europea.

Serrano señaló que por el CAS pasan anualmente más de 1.200 artilleros de todas las unidades de Artillería de Campaña y Antiaérea que emplean los simuladores de cañón antiaéreo de 35/90 y los del puesto de tiro de misil antiaéreo portátil Mistral para la instrucción de apuntadores-tiradores. Asimismo, puso en valor la progresiva implantación en las propias unidades de los “MicroSIMACA”, que permiten la simulación de una batería, con dispositivos más reducidos, con menos prestaciones y dotados de un mismo software y hardware que hacen posible la formación sin necesidad de desplazarse a Segovia.

Aun siendo importante la aplicación de este sistema, el CAS forma parte del engranaje de la formación de los futuros oficiales y suboficiales de Artillería,  razón de ser de la Academia desde su fundación hace 255 años. En este sentido, el coronel Serrano destacó el trabajo realizado en la enseñanza de formación de los oficiales de la 307 promoción  y de los suboficiales de la 44 promoción que culminaron sus estudios el pasado curso, así como el iniciado este curso con los más de 200 cadetes que completarán su formación a lo largo del presente año.

El coronel director  recordó también la importancia de la enseñanza de perfeccionamiento que se imparte en la Academia, con el desarrollo de los cursos de sistemas de Dirección de Tiro, Detección y Localización de Objetivos y el de Mando y Control de Artillería Antiaérea, que definió como “básicos” para la integración de las unidades de artillería en los sistemas de maniobra terrestre apoyada y el conocimiento técnico de los avances tecnológicos desarrollados en esta materia.

En el ámbito institucional la Academia ha sido sede de importantes citas en el ámbito teórico y estratégico; y  en este sentido el coronel Serrano destacó la celebración del seminario  sobre “Misiones Internacionales:  Prevención psicopatológica en personal militar desplazado” o los realizados sobre controlador de ataque terminal conjunto (JTAC) o del  Grupo de capacidad conjunta en defensa aérea terrestre , en el que intervinieron representantes de fuerzas armadas de varios países.

Punto de encuentro con la cultura
y la sociedad segoviana

La implicación de la Academia de Artillería en el tejido social y cultural de la sociedad segoviana es fruto de las excelentes relaciones institucionales que el centro mantiene y cultiva año tras año.  Empezando desde la base, las puertas de la sede artillera han estado abiertas a los segovianos a través de un total de 268 visitas guiadas por las que han pasado un total de 4,791 personas, cifra que supone un aumento del 12 por ciento con respecto al  año anterior.

Las fluidas relaciones con los centros universitarios públicos y privados ha posibilitado la organización de eventos como el Ciclo de Estudios Europeos, que cumplió en 2019 su novena edición en colaboración con IE University o el Encuentro sobre Valores Democráticos y Fuerzas Armadas, con la Universidad de Valladolid como colaborador.

Por otra parte, la Academia ha participado de forma altruista en iniciativas como el Concierto Solidario de Navidad organizado por la Fundación Caja Rural o el Concierto Benéfico organizado por Cruz Roja, así como en otras iniciativas solidarias para las que ha sido requerida. Con el Ayuntamiento, la colaboración a través de iniciativas como la Noche del Patrimonio o el Día Internacional de los Museos  mantiene vivo el vínculo entre la Artillería y la ciudad que la alberga desde la llegada del Real Colegio.