Junta y ayuntamientos acuerdan la suspensión de todas las fiestas patronales

La decisión se extenderá durante todo el verano, para evitar encuentros multitudinarios de personas

2119
El vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea.
Publicidad

La Junta de Castilla y León y la Federación Regional de Municipios y Provincias han acordado recomendar a los ayuntamientos la suspensión de todas las fiestas de este año. Y aunque se trata de una recomendación, la Administración regional se reserva la posibilidad de prohibir las celebraciones en caso de que alguna corporación local se saltara esta petición y las programara.

De este modo se despejan las dudas que existían sobre muchas de las fiestas que estaban todavía en el aire en la provincia de Segovia, y que tienen a los meses de agosto y septiembre como los escenarios principales de las fiestas.

“No es un año especialmente bueno para la fiesta, quizás no hay especiales motivos de celebración”, afirmó ayer el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, en la presentación del plan de prevención y control del coronavirus aprobado por el Ejecutivo autonómico para afrontar a partir del mañana la denominada ‘nueva normalidad’.
Igea reconoció que esta era una de las medidas “desagradables para tomar”, pero valoró la “unanimidad” encontrada en el órgano de representación de los ayuntamientos de la Comunidad. De hecho  defendió la necesidad de  garantizar la línea de prudencia frente a un virus que “sigue presente en la calle”. De este modo el verano de 2020 que comienza este fin de semana será a todas luces “distinto”.

Para Igea será un verano más propicio “para el descanso merecido” y para retomar las actividades lúdicas “con cierto grado de normalidad”, que para participar en festejos multitudinarios.

En todo caso la Junta irá adaptando la normativa semanalmente en función de cómo evolucione la pandemia. En todo caso cree que sería “un poco injusto” que se impidiera a un municipio celebrar las fiestas en julio y que posteriormente se modificara la norma para permitírsela a otro en agosto o septiembre. “Es un signo de responsabilidad y solidaridad entre todos”, defendió el portavoz de la Junta, apoyado por el acuerdo unánime con la Federación Regional de Municipios y Provincias.

La Junta mantiene plena confianza en los regidores municipales de toda la Comunidad, tal como respondió a los periodistas al preguntarle por lo que ocurriría si se incumple esta recomendación. “Los primeros interesados son los propios alcaldes”, porque “nadie quiere volver al escenario por el que hemos pasado”, añadió como recuerdo de la crisis del coronavirus y de las semanas en que se sucedían los fallecimientos, los contagios y la paralización de la actividad social y económica. “La pregunta es si queremos volver al confinamiento”, apostilló.

Sin encierros, pero sí toros

Pese a que no se podrán celebrar fiestas patronales en todo el verano en Castilla y León, la Junta la Junta sí contempla la posibilidad de autorizar el desarrollo de festejos taurinos en aquellas plazas donde sí sea posible mantener la distancia social. Pero desde la Junta se recuerda que en ningún caso podrá haber tradicionales encierros por las calles de los pueblos. Para ello justificó que en estos eventos no puede garantizarse la distancia social. Como norma general, están prohibidos todos aquellos eventos de ocio y esparcimiento, espontáneos u organizados, que supongan aglomeraciones multitudinarias en las que sea imposible mantener la distancia social; y por ello dijo que tampoco podrían celebrarse las hogueras de San Juan de la próxima semana.