Ángel Galindo, a la derecha, interviene durante la mañana de ayer en el salón de Plenos. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El acalorado debate sobre la monarquía marcó el momento álgido del pleno de ayer. IU perdió su moción para retirar a Juan Carlos I del callejero, solamente apoyada por Podemos, pero arrancó una concesión simbólica al PSOE, que votó en contra por deber institucional pero se mostró crítico con las informaciones de presunta corrupción del rey emérito. “Los titulares nos indignan a todos los ciudadanos de este país, pero nosotros actuamos en nombre de una institución pública. No tenemos más remedio que admitir la presunción de inocencia”, subrayó la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, para argumentar el voto en contra de su grupo.

“Esta moción no es contra el rey, sino contra las actitudes vergonzosas de la monarquía, que no se merecen una calle en la ciudad de Segovia”, esgrimió el portavoz municipal de IU, Ángel Galindo. La pregunta en el largo plazo es cuándo quedaría desmontada la presunción de inocencia ante un proceso judicial complejo. “Una sentencia en España es muy difícil, seamos realistas. La mejor sentencia la ha hecho su propio hijo renunciando a su herencia”, esgrimió el portavoz de Podemos, Guillermo San Juan.

Fue Andrés Torquemada quien defendió la postura del PSOE: “La conducta de nuestro rey emérito no es en absoluto ejemplar, es reprobable y ha creado una alarma social. Si bien, en nuestro caso tenemos que esperar que trabaje la justicia. Si todo esto se confirma, se obrará en consecuencia”. El concejal socialista defendió los cauces institucionales. “Defenderemos en todo caso la legalidad y entonces tendremos fundamento suficiente para tener otro tipo de argumentario al respecto”. También prometió “un homenaje merecidísimo” a la sanidad de segoviana ante la propuesta de incorporar su esfuerzo al callejero de la ciudad.

Con el paso de las intervenciones, el tono se tornó más bronco y Luquero, que no tenía previsto intervenir, puso la rúbrica final al debate con una defensa a las víctimas de la dictadura franquista que participaron en la transición: “Fueron personas que se jugaron la dignidad y la vida”.

Un polémico legado

El debate sobre Juan Carlos I encendió los ánimos. Azucena Suárez, que intervino en nombre del PP, realzó el legado del rey emérito “Es una figura clave, les guste o no”. Y utilizó el precedente del cambio de nombre de la avenida del Acueducto para esgrimir las molestias que supone un cambio en el callejero. “A veces los segovianos nos resignamos, aunque no nos gusten las cosas”. Las intervenciones tocaron de lleno la forma de la jefatura del Estado. Suárez interpeló a los grupos contrarios a la monarquía: “¿Qué tipo de república querrían ustedes? La de Francia o la de Venezuela”.

El intercambio dialéctico lo protagonizaron Galindo y la portavoz de Ciudadanos, Noemí Otero. El primero reivindicó la historia del Partido Comunista en una época en la que Otero “no había nacido” y esta respondió sarcásticamente a la frase de Galindo: “Nos dejamos libertad, sangre y la vida defendiendo la democracia”. El argumento fue él mismo: él tampoco estaba allí. Los concejales se repartieron entre el salón de plenos y la tribuna para guardar distancias.

San Juan también participó en la contienda, interpelando directamente a PP y Ciudadanos: “Ustedes tienen el derecho a ser monárquicos, pero yo les pediría que no fueran cortesanos”. La moción también planteaba “apoyar las iniciativas encaminadas a esclarecer las irregularidades cometidas por la monarquía española”. El callejero segoviano está pendiente del resultado.