8 1nerea WEB
José Luis Aceves, líder socialista de los segovianos. / NEREA LLORENTE

El Mirador de la Piedad siempre ha sido un lugar propicio al que acudir en busca de tranquilidad. Un oasis dentro del conjunto de avenidas y calles transitadas, del sonido de los coches y de los semáforos. Aunque ahora muchas personas lo usen como enclave para hacer botellón –muestra de ello es la cantidad de restos de botellas de cristal que se pueden encontrar en sus alrededores-, es seña, historia e identidad de Segovia. Sus afortunadas vistas permiten conocer el horizonte de la ciudad al completo. También se encuentra aledaño al Hospital General, epicentro de la pandemia en Segovia, la gran problemática política y la gran demanda ciudadana. Tras buscar un aparcamiento durante unos minutos, José Luis Aceves (Segovia, 1970) acude a la cita. Allí, en La Piedad, es más fácil hablar de la ciudad y de la provincia. Son tangibles, están frente a tus ojos. Este espacio invita a la reflexión y, sobre todo, a la sinceridad. Hace una temperatura agradable y a escasos metros se ubican unos bancos de piedra apropiados para el encuentro. Sobre todo, porque albergan la poca sombra que hay en el lugar. “Como dirían nuestros abuelos, el sol de octubre es el de los constipados”, bromea Aceves. En cierta medida, sus raíces y orgullo segoviano le caracterizan. Un hecho que, aunque se desconozca, es importante en política. Así, la entrevista comienza.

— Ya es casi oficial su renovación como secretario general socialista en Segovia. ¿Qué le ha llevado a repetir este cargo?

— Hace cuatro años fui elegido por primarias abiertas y creo que el proyecto con el que me presenté, aunque se ha cumplido en gran medida, debe acabar de desarrollarse.

— ¿Por qué no se ha podido concluir el programa al completo?

Por la pandemia. Durante casi dos años no ha sido posible hacer todo lo que estaba en nuestro ideario de poder cumplir.

— ¿Y cuáles son las medidas que sí se han hecho realidad?

— A nivel político, hemos roto la mayoría absoluta del Partido Popular en la Diputación. También dije que íbamos a aportar todo lo posible para que Tudanca fuera presidente de la Junta y hemos conseguido tres procuradores de seis. En suma a ello, como formación socialista, hemos aportado al conjunto del país para ser primera fuerza política. A nivel orgánico, creé el Consejo Municipal para una mayor participación, puse en marcha foros específicos y hemos modernizado la imagen del partido con una nueva sede, entre otras cosas.

— Ha sido el único candidato que ha concurrido al proceso electoral. ¿Hay alguna explicación para ello?

— El PSOE es un partido vivo, en el que hay momentos de mucha más eclosión y otros, de menos. Yo creo que la militancia ha pensado que, a nivel provincial, tiene que haber unión y continuidad, porque ahora mismo requieren un partido fuerte y unido.

— Sin tener en cuenta la ideología, ¿en qué se diferencia el PSOE de otras formaciones políticas de Segovia?

— Entre otras cosas, somos el único partido que publica en redes sociales la agenda diaria de todos los parlamentarios. En cuanto a las apariciones, no hay discusión que somos la formación que está presente en todos los eventos de la ciudad y de la provincia. Salvo honrosas excepciones, yo acudo siempre a ellos. Eso es política de cercanía y de escuchar a la gente.

“La provincia de Segovia tiene tres problemas básicos: el empleo, marcado por la pandemia, a lo que se une que no tenemos un plan de promoción industrial; el reto demográfico, nuestro mayor inconveniente; y, por último, que siempre somos los últimos de la fila para el gobierno del Partido Popular en la Junta de Castilla y León”

— Y si atendemos a los segovianos, ¿cuáles son los principales problemas de la provincia?

— Tenemos tres problemas básicos. El primero es el empleo, muy marcado por las consecuencias de la pandemia, a lo que se une que no tenemos un plan de promoción industrial. En segundo lugar, el reto demográfico, que es nuestro mayor inconveniente. El tercero, que siempre somos los últimos de la fila para el gobierno del Partido Popular en la Junta.

— ¿Qué le hace pensar eso?

— Por ejemplo, se aprecia con la lentitud en torno al tema de la segunda infraestructura hospitalaria o su ampliación. Por otro lado, Segovia no tiene en su territorio ningún ejemplo de centro administrativo relacionado con la Comunidad Autónoma. Otras provincias tienen el Consejo de Cuentas, el Procurador del Común,… Nosotros, nada. Por ello, a los segovianos nos han empujado muchas veces a mirar más a Madrid que a Valladolid.

Gobierno autonómico

— ¿Qué opinión tiene de Mañueco?

— Es presidente de la Junta sin ser ganador de las elecciones. Aún se siguen investigando las primarias a las que se presentó para ser elegido como candidato a la presidencia. A ello se suma que esta semana hemos visto las multas de 835 millones de euros con la trama eólica. El PP siempre tiene a su lado la corrupción y eso es terrible para la sociedad.

— Y para la política.

— Sí, porque la gente cree que los que estamos en política estamos exclusivamente para delinquir. Y yo, ante eso, me rebelo. Que uno lo haya hecho no tiene que ver con los demás.

— Imagínese que mañana empezase a presidir la Junta el socialista Luis Tudanca. ¿Podría resolver en cuatro años los problemas de Segovia?

— No, imposible. Hay tantos problemas que son necesarios, al menos, ocho años de un gobierno diferente. Hay que cambiar hasta modelos de comunidad y políticas clientelares que se están haciendo.

— Todos los diputados se sumaron a la moción de censura que se hizo a Mañueco en marzo de este año, lo que ha provocado que hasta marzo de 2022 no se pueda repetir. ¿Esa decisión fue un error?

— Creo que cuando se presenta una moción de censura con la idea de cambiar el gobierno actúas de la manera que actúas. ¿Fue un error? Puede que ahora lo veamos desde otra perspectiva porque no salió, pero estuvo muy cerca de conseguirse. El PP tenía muy poca seguridad de que Ciudadanos no cambiase.

— Pronto van a poder hacer uso de los fondos de recuperación europeos.

— Sí, y es una pena, porque si no somos capaces de cambiar todo en los próximos años, vamos a salir muy perjudicados y la recuperación va a ser muy difícil. Quedaremos atrás, algo que me apena. No solo por mi generación, sino por la que viene, que va a estar obligada a marcharse de la provincia. Se va a pasar la legislatura y en la Junta no van a hacer nada.

9 1nerea WEB
La entrevista con el diputado nacional y secretario general del PSOE se realizó en el Mirador de La Piedad, al suroeste de la ciudad. / NEREA LLORENTE

Ámbito nacional

— Hace un par de días se hicieron públicos los Presupuestos Generales del Estado 2022. En ellos figuran medidas novedosas, como el bono cultural a los jóvenes que cumplan 18 años. ¿Qué propósito tiene?

— Este bono se ha puesto en marcha en muchos países europeos para dar la oportunidad a la gente joven de darse cuenta de la importancia que tiene la cultura para el desarrollo personal, para el futuro de un país, la educación, etc. Con él, las nuevas generaciones tendrán ese impulso que otras anteriores no han podido disfrutar. Y me parece muy bien que haya llegado el momento de hacerlo. Ahora los jóvenes acudirán a cosas que, de otra manera, no se les habría ocurrido. Por ejemplo, a la ópera.

— ¿Y por qué no un bono para la luz o el gasoil?

— Hay cuestiones que por normativa europea o de nuestro país no se pueden hacer. En cuanto a la luz, se está intentando que Europa gestione. En cuanto a la especulación que se está haciendo con el gas natural, es menester afrontar el problema con respecto a toda a Europa también. Por ejemplo, con compras y contratos generalizados.

— ¿Y qué me puede decir de las políticas de vivienda?

— Hay que ser conscientes de que, para emanciparse, hay que tener unas condiciones. Si ganas 1.000 euros al mes y tienes que gastar más del 40 por ciento en un alquiler, tienes dos opciones: o te ayudan tus padres o te vas a vivir con ellos. ¿Alguien puede discutir que eso no esté pasando? Pues claro que no, es la realidad. Es necesario tomar medidas sobre ello.

— La esfera política nacional es muy amplia. A veces, es difícil pensar en ella desde una óptica provincial. Entre algunas de las figuras de este ámbito, se encuentra Óscar López, que recientemente ha sido nombrado como director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno de España. Pero no podemos olvidar que empezó siendo diputado socialista por Segovia. ¿Cómo es su relación con él?

— Muy buena. López tiene un puesto de capital importancia para el país y estoy convencido de que si puede colaborar en desbloquear proyectos para Segovia o Castilla y León, lo va a hacer. Él no ha perdido la vinculación con la provincia, aunque su papel ahora sea otro.

— El ejemplo de López es el de un segoviano que ha llegado a tomar parte de la esfera política nacional, ¿usted aspira a ello?

— A lo que aspiro es a hacer política para los segovianos, estar muy cerca de ellos, escucharles, e intentar ofrecer soluciones a sus problemas. Soy una persona humilde, todo lo que he hecho en política ha sido gracias a un esfuerzo ímprobo. Le dedico 14 o 15 horas de lunes a domingo y en ese papel me siento cómodo, de ser el enganche de problemas que tienen los segovianos con diferentes instituciones. Me toca ser ahora la voz del PSOE en Segovia. Pero antes, cuando no lo era y había otro compañero, he seguido la misma senda. Lo que me gusta es practicar la política útil.

— ¿Y cuál es esa?

— La de que si hay un problema en Segovia, vamos a ver cómo somos capaces de resolverlo. Nunca he rehuido de la política del pacto y del acuerdo, no tengo problema en reunirme con otras formaciones si es por un acuerdo que realmente beneficie a los segovianos.

— ¿Y si la demanda va contra el Gobierno del país?

— No me importa ni me corto. De hecho, fui el primero que demandé que volvieran en su totalidad las frecuencias del AVE a Segovia. Esto se lo dije al Ministerio, a Adif y a todos. Tampoco ha sido un problema cuando he tenido que reclamar que venga alguna unidad militar si un día se va la base mixta de la ciudad.

“En la mitad de una legislatura nadie en su sano juicio debe estar pensando si se va a presentar o no a las elecciones. Lo que hay que hacer es solucionar los problemas a la gente y, cuando llegue el momento electoral, realmente se tomarán las decisiones”

Política municipal

— Si se piensa en el ámbito local, es menester recordar que ya se ha sobrepasado el ecuador de la legislatura municipal. ¿Qué le parece que la alcaldesa de la ciudad, Clara Luquero, aún no haya decidido si presentarse o no a las elecciones?

— Ni Clara Luquero ni ningún candidato de algún partido político lo han decidido. En la mitad de una legislatura nadie en su sano juicio debe estar pensando si se va a presentar o no a las elecciones o qué va a pasar de aquí a dos años. De hecho, apenas hay tiempo para pensarlo. Lo que hay que hacer es solucionar los problemas a la gente y, cuando llegue el momento electoral, realmente se tomarán las decisiones.

— ¿Es habitual esa incertidumbre?

— La política tiene los ritmos que tiene y puede ocurrir de todo. Hay unos cambios tan enormes que lo que estamos planteando ahora puede no tener ningún sentido en el futuro. ¿Quién sabe lo que en un año puede pasar?