Clara Luquero Angel Galindo
El portavoz de Izquierda Unida, Ángel Galindo, y la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero. / KAMARERO

A la concejala de Cultura Gina Aguiar sólo le queda la “absoluta confianza” que la alcaldesa Clara Luquero ha reiterado en su gestión como único asidero al que agarrarse para mantenerse al frente de esta concejalía tras la sentencia del ‘caso Trípode’ que hace un par de semanas tumbó la contratación del contrato de gestión del Festival de Cine Europeo al no ajustarse a derecho.

A las peticiones de dimisión de PP y Ciudadanos desde la oposición, se han sumado en apenas 48 horas las del grupo de concejales de Podemos –que finalmente deshojó la margarita para reclamar el cese de Aguiar- y la de Izquierda Unida, cuyo grupo mantiene un acuerdo de Gobierno con el PSOE en el Ayuntamiento de la capital.

El portavoz de IU y concejal de Medio Ambiente Ángel Galindo aseguró este martes que Gina Aguiar “debe dejar de ser concejala”, y aunque en todo momento eludió la palabra dimisión, dejó patente su postura contraria a que permanezca al frente de la concejalía tras la sentencia del Contencioso Administrativo sobre el contrato firmado con la empresa Trípode Cultural en la que el juzgado evidenció varias irregularidades.

“Está claro que en este caso las cosas no se han hecho bien, y así lo ha reconocido la propia concejala y la sentencia del juzgado –explicó Galindo- y lo que hemos trasladado al grupo socialista y a la alcaldesa es que es necesario hacer cambios tanto técnicos como políticos, porque no podemos permitirnos ni una sombra de duda sobre la contratación y más con la que está cayendo”.

El concejal señaló que IU ha participado esta opinión a sus socios de Gobierno municipal, y deberá ser el PSOE quien gestione la manera de poder llevar a cabo los cambios solicitados, ya que el área de Cultura “no es de nuestra competencia, y son ellos los que lo tienen que hacer”.

Asimismo, precisó que en este caso “se está hablando de un contrato menor, no un caso de corrupción tipo PP de robar y llevarse dinero, y no dejamos de ser exigentes, pero en un contexto adecuado y sin acudir a la sobreactuación como hacen otros”.

Galindo tampoco quiso pronunciarse sobre cual sería su postura si este hecho se llevara a votación en sede municipal, y señaló que “no puedo estar hablando de futuribles, habría que ver cómo se plantean las cosas para ver cual es el sentido de nuestro voto”. De igual modo, desvinculó este asunto de cualquier crisis en el equipo de Gobierno municipal del que forman parte, y aseguró que los acuerdos firmados “son acuerdos políticos y ese es nuestro compromiso tanto con el PSOE como con la ciudadanía. Son posiciones incómodas pero somos claros y coherentes con nuestra línea de trabajo”.

“Estamos en un gobierno municipal y con una tarea muy importante y muy positiva para Segovia, centrados en las políticas a las personas, en los barrios y sobre el Medio Ambiente, y queremos seguir siendo así. No somos de palabras gruesas ni de sobre actuaciones, y ser prudentes no es ser menos exigentes”, aseguró el concejal.

En la comisión municipal de Cultura convocada de forma extraordinaria para tratar este caso la pasada semana, la concejala Aguiar se reafirmó en todo lo que había dicho tras conocerse el fallo del Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Segovia. La edil del Grupo Socialista reconoce “el error administrativo advertido en la sentencia” pero reitera que “desde el servicio de Cultura no se ha entendido en ningún momento que hubiera un fraccionamiento de contrato, sino la prestación de distintos servicios necesarios para la organización y funcionamiento de la muestra de cine”.

Por otro lado, Aguiar ha informado de que en los presupuestos municipales figura una partida necesaria para la incorporación de un técnico de la administración general que reforzará el trabajo que desarrolla la Concejalía de Cultura en cuestiones jurídicas y administrativas.