Riaza mirador penas llanas 02
Imagen de la pasarela y el mirador, que parece que flota en el aire. /AYUNTAMIENTO DE RIAZA

A falta de poco más de una semana para que terminen las obras, en el entorno de la ermita de Hontanares de Riaza, ya se puede ver el singular e impactante mirador de Peñas Llanas, sobre la Sierra de Ayllón. Este innovador mirador forma parte del Programa de Infraestructuras Turísticas en las Áreas Naturales de Castilla y León, que impulsa la Junta, y que pretende ser uno de los “símbolos” de una comunidad como Castilla y León, que apuesta por un desarrollo rural sostenible.

La singularidad y modernidad que representa esta infraestructura ha generado, como era de esperar, una polémica en la villa riazana, con defensores y detractores de un mirador, completamente diferente al anterior, creado para convertirse en un revulsivo turístico de la comarca. Muchos critican el tamaño del mirador y el diseño, que, en su opinión, puede afectar a una zona natural protegida.

El diseño de la reforma del mirador de Peñas Llanas es el resultado de un concurso de ideas promovido por la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León para sustituir el mirador existente, muy deteriorado e inaccesible. El equipo de arquitectos: Antonio López Díaz, Ana López S. Vegazo y Carmen López S. Vegazo, y el aparejador Ángel García García, es el encargado de este proyecto, a punto de culminarse.

El mirador de Peñas Llanas está ubicado en un alto rocoso con vistas a un valle y para llegar allí existía una senda sinuosa a través de un bosque de robles melojos. “La primera decisión que incorporamos al proyecto fue integrar ese recorrido en la solución arquitectónica, de manera que la experiencia comenzara al inicio del paseo entre los árboles y culminara en el mirador como lugar estancial y contemplativo”, explica Carmen López. “Y –continúa– establecimos dos premisas fundamentales: la primera, que fuera accesible y seguro para todos, pequeños, mayores y personas con movilidad reducida; y la segunda, que tuviera el mínimo impacto sobre el terreno y el ecosistema”. Sin embargo, ante la polémica surgida, Carmen López entiende que “al principio las cosas nuevas impactan, pero lo cierto es que este proyecto puede atraer a mucha gente y turismo”.

Coincide con la opinión de la arquitecta el director general de Medio Natural, José Ángel Arranz, quien insiste en que este mirador será un “revulsivo” para la comarca. Sobre el rechazo al mirador que ha surgido en las últimas semanas, considera que “todo lo innovador tiene ese punto de que al fin a la gente le resulta impactante”, “pero estoy convencido de que la polémica va a durar poco”. En su opinión, en pocos meses, en cuanto se naturalice la zona, proceso incluido en el proyecto, y se restaure de forma natural, sobre todo con el uso, “se verá que aquello es más normal”. “La gente ha ido a verlo en obras, no está acabado, y por eso es normal que no les guste. Pero hay que decir que ha pasado todos los controles, los más rigurosos, por nuestros técnicos, y estamos convencidos de que los que más lo van a disfrutar son los vecinos”.

Arranz destaca la funcionalidad del nuevo mirador, su accesibilidad y perdurabilidad. “Es un sitio muy accesible. No podemos hacer un mirador para una persona, es un sitio que está pensado para que pueda venir gente en volúmenes altos y que sirva de revulsivo para la comarca”.

Por su parte, el alcalde de Riaza, Benjamín Cerezo, muestra su satisfacción porque el mirador por fin en 2021 va a ser una realidad, después de que fuera aprobado en pleno por unanimidad en 2018. Acepta la críticas de algunos de sus vecinos y asegura que “cualquier cosa nueva, a unos les gusta y a otros no”. El regidor cree que una infraestructura de estas características es “necesaria” para la comarca, “porque es un recurso turístico para toda la zona”.

Cerezo asegura que el Ayuntamiento no ha recibido ninguna queja formal por el nuevo mirador, aunque reconoce que muchas conversaciones en la calle se centran en este tema. “Es moderno, es diferente y es normal que a los defensores del entorno no les guste, aunque a otros sí”. Habrá que esperar hasta que esté terminado, para comprobar los resultados.

Sobre la huella de la senda

Una de las integrantes del equipo de arquitectos que ha diseñado y ejecutado el nuevo mirador de Peñas Llanas, Carmen López, explica que el recorrido hasta el mirador reformado se resuelve con una pasarela de acero galvanizado elevada sobre pilares. Estos son del mismo diámetro que los troncos de los árboles, para que se integren en el paisaje del bosque. El recorrido sigue la huella de la senda existente, “por lo que apenas se han eliminado un par de árboles”, afirma la arquitecta.

La pasarela se eleva por varios motivos, y el principal “es conseguir el mínimo impacto sobre el suelo, de manera que la vida de la fauna y la flora del bosque no se verán alteradas por esta intervención”, señala Carmen López, añadiendo que la pasarela ofrece al visitante una experiencia distinta, “nos permite vivir el bosque a la altura de las copas de los árboles, esa sensación de flotar sobre la naturaleza es el privilegio”. Por último, la pasarela tiene la pendiente adecuada para el tránsito de una silla de ruedas.

Al llegar al alto, “el paisaje lo es todo”, manifiesta rotunda Carmen López. El mirador se apoya en dos puntos rocosos y vuela cinco metros sobre el vacío. Esa zona se ensancha para crear un espacio de contemplación del valle. En el diseño de esta zona se incorpora un espacio para sentarse y que el tiempo pase.

Los materiales seleccionados no requieren mantenimiento, según declara la arquitecta. “En la gama cromática predomina el color gris del acero galvanizado que coincide con el color de los líquenes y las rocas del lugar. El gris es el único color constante en el paisaje las cuatro estaciones del año”.

Carmen López subraya que para terminar, se harán unos trabajos de renaturalización del entorno del mirador, siguiendo las indicaciones de la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León. “Además, se ha mejorado el firme de la carretera de acceso desde el Santuario de la Virgen de Hontanares hasta la plataforma de aparcamiento de turismos y, junto al comienzo de la pasarela, se han dispuesto varias plazas de vehículos de personas con movilidad reducida”, concluye, invitando a riazanos y segovianos que conozcan y disfruten de este espacio.

Programa de Infraestructuras turísticas

El Programa de Infraestructuras Turísticas en Espacios Naturales plantea la construcción de infraestructuras y equipamientos singulares para actividades de turismo activo, así como una red de alojamientos únicos por su tipología y ubicación en las zonas rurales incluidas en la Red Natura 2000, en la Red de Espacios Naturales de Castilla y León (REN) y en sus zonas de influencia.

En 2019 se iniciaba la primera fase de este programa, licitándose un total de ocho actuaciones con una inversión que ascendía a2.908.733,49 euros y que tienen lugar en las provincias de Burgos (2), León (2), Segovia (1, en Riaza), Soria (2) y Zamora (1). El objetivo es promover el conocimiento, la divulgación y el disfrute de los espacios naturales de Castilla y León, impulsando un turismo sostenible, responsable y compatible con la adecuada conservación de estas zonas, favoreciendo con ello la consolidación de su población.

Por un lado, los miradores y pasarelas, como los de Riaza, están destinados a la realización de actividades de observación en plena naturaleza, siendo su objetivo fundamental aumentar y diversificar la oferta de ocio, haciéndola más atractiva para el visitante potencial de estos espacios.

En cuanto a los edificios singulares, se busca reutilizar estas construcciones para darlos un uso adecuado que favorezcan el ‘turismo verde’.

Castilla y León es una región con un patrimonio natural extenso y reconocido: el 26,4% de la superficie regional, más de 2,4 millones de hectáreas, han sido incluidas en la Red Natura y en otras figuras de protección. Estos son visitados anualmente por más de 3 millones de turistas, que consideran la naturaleza como un elemento importante entre sus preferencias cuando eligen el destino que quieren visitar.