Calle Marques Arco Daoiz Obras Opiniones 18
Imagen que presentaba ayer la calle Daoiz, uno de los principales eje comerciales para el sector turístico y donde se han colocado ya las luces de Navidad.

La preocupación y la incertidumbre protagonizan estos días el sentimiento de gran parte de los empresarios cuyos negocios se ubican en la calle Daoiz y aledaños. El anuncio del Ayuntamiento de ejecutar trabajos de reurbanización en el eje comprendido entre la Catedral y el Alcázar ha generado cierta alarma en el sector turístico, sobre todo por el tiempo en que se prolongarán las obras.

Tal como anunciaron tanto el Ayuntamiento como la propia empresa, el proyecto, que prevé reacondicionar la zona, con implementación de itinerarios peatonales y accesibles, además de sustitución de canalizaciones y soterrado del cableado, puede prolongarse durante más de un año. Se trata, según los empresarios de la zona, de un período suficientemente largo, como para tener que programar su actividad con vistas a largo plazo.

Ellos temen que las obras supongan la anulación de la actividad al quedar cortado el tráfico, tanto de vehículos como de peatones. Quieren saber si van a verse abocados al cierre al dejar de pasar turistas por la zona. Pero quienes cuentan con empleados, necesitan saber si tendrán que despedirlos.

También exigen conocer el momento en que se van a poner en marcha las obras. Quieren hacer previsiones y si tienen o no que proveerse de suministros. O bien deben continuar ante la llegada de algunos puentes festivos como el de Todos los Santos, la próxima semana; el de la Constitución, a comienzos de diciembre; y las fechas navideñas. Fechas que conllevan una intensa actividad comercial.

El último anuncio del Ayuntamiento establecía “en el último trimestre” del año, el inicio de los trabajos. Fuentes próximas a la empresa indicaron que tienen previsto iniciar las labores a finales de noviembre. Se encuentran con todo preparado a la espera de recibir instrucciones por parte del Ayuntamiento.

Entre los comerciantes de la zona, Manuel Postigo reconoce que existe “preocupación” en el gremio. “No sabemos cómo se va a proceder. Si se cierra el paso de turistas, nuestra actividad se vendrá abajo”, señala. Sobre el plazo de quince meses que se establece en el contrato de adjudicación, asegura que le parece “poco tiempo” para una obra de la envergadura anunciada. “Seguramente se pueda alargar, y debemos estar preparados para ello”, añade. “Es difícil proveerse de mercancías en ciertas fechas y estamos ante puentes muy importantes”.

Aparte de las tiendas de regalos y recuerdos, también existen en este eje, que va de la Catedral al Alcázar, algunos negocios de hostelería cuya principal clientela la integran turistas. Es el caso del mesón Don Jimeno. Su responsable, Alfonso Jimeno, afirma estar pendiente de que les comuniquen algo de forma oficial el Ayuntamiento, porque hasta ahora se van informando a través de los periódicos. “A ver si nos reúnen para aclararnos fecha de inicio, final y de forma en que se van a ejecutar”. “Nosotros dependemos de los turistas, porque el barrio está vacío en cuanto a residentes”, añade.

En la misma línea se pronuncia Luis Manteiga, de la tienda de recuerdos ‘Canongia 8’, quien habla de “incertidumbre total”. “Estamos a la expectativa de que nos aclaren fechas”. “Yo no tengo empleados, pero necesito hacer previsiones y ver si tengo que hacer pedidos pequeños o grandes y cuánto tiempo voy a poder estar trabajando, coger reservas, o tengo que cerrar….”, explica con preocupación.

Hay empresarios que ponen en duda incluso que puedan llevarse a cabo las obras tal como están planteadas, ante el problema que para la construcción supone el alza continuado de los precios de las materias y los servicios. Además recuerdan el corte que se hizo en esta misma calle en el año 2013, durante cinco meses para ejecutar obras de rehabilitación de los edificios situados a ambos lados de la avenida. En todo caso se mantuvo un itinerario para los peatones y vehículos de residentes.

Una obra subvencionada con fondos europeos 

El Ayuntamiento de Segovia adjudicó el mes pasado las obras de este proyecto a la empresa segoviana Opyser Urbanización y Obra Pública. A través de un decreto de Alcaldía y ser la única empresa que se presentó al concurso, el Ayuntamiento le adjudicó el contrato el pasado mes de septiembre y espera comenzarlas en unas semanas.

Las obras fueron adjudicadas por un importe de 851.200,24 euros (IVA incluído), de los que 637.000 euros proceden de fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que financia la Unión Europea con fondos NextGeneration EU para la puesta en marcha de políticas de movilidad.

La Mesa de Contratación del Ayuntamiento efectuó la propuesta de adjudicación del expediente de contratación a favor de la mercantil Opyser. El 30 de agosto la empresa presentó la garantía definitiva mediante aval del 5% del importe ofertado (excluído el IVA), así como el resto de documentación administrativa requerida.

La última información del Ayuntamiento apuntaba a que los trabajos comenzarían a lo largo del último trimestre de este año y su ejecución se prolongarían por espacio de unos quince meses.

La oferta presentada por Opyser Urbanización y Obra Pública estableció como mejora un incremento en el plazo de garantía de 30 meses (dentro de un plazo total de garantía de 42 meses) y con el compromiso de contratar una tarifa de “energía verde” para la ejecución de las obras.

Esta obra se incluye dentro del plan que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) concedió al Ayuntamiento de Segovia. En total fueron más de 3,4 millones de euros (3.452.304,58 euros) del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que financia la UE con fondos NextGenerationEU para la puesta en marcha de políticas de movilidad. En concreto otorgó 2.022.304,58 euros para la puesta en marcha de tres acciones, entre ellas la implantación de una Zona de Bajas Emisiones (ZBE); y otra subvención de 1.430.000 euros para la compra de cuatro autobuses eléctricos y la electrificación del control del transporte urbano. Es en esta acción donde se incluye la peatonalización del eje Catedral-Alcázar, formado por las calles Marqués del Arco- Daoiz, tal como indicó el Ayuntamiento.