“Incertidumbre y desconcierto” a menos de un mes del inicio del curso educativo

Profesores y asociaciones de padres ven insuficientes las medidas anunciadas por la Junta y ven con preocupación al coronavirus

Numerosos padres, madres y niños durante el inicio del curso del año anterior en el C.E.I.P. Diego de Colmenares.
Publicidad

En un año marcado por la crisis sanitaria, la sociedad busca adaptar sus tareas diarias a esta ‘nueva normalidad’ que el coronavirus ha decidido marcar. Una de estos quehaceres supone volver a los centros educativos para que sigan las labores de enseñanza tan necesarias para niños y no tan niños.

De esta forma, los sindicatos de profesores y las asociaciones de padres y madres de la provincia ven esta vuelta a las aulas con “incertidumbre y desconcierto”, ya que a menos de un mes del inicio de las clases todavía hay montones de condicionantes sin cerrar y otros que se dan por superados no complacen a estos colectivos.

Todos los sindicatos de profesores y asociaciones de padres no dudan en mostrar su “preocupación” ante esta situación de incertidumbre, ya que concuerdan en que de momento la Consejería de Educación no ha establecido “instrucciones claras” para conseguir sofocar las dudas de la comunidad educativa y estudiantil.

A pesar de ser conscientes de que en este último mes antes del inicio de las clases se podrán establecer nuevas medidas, esta tardanza está obligando a los centros de enseñanza a trabajar en base a un criterio propio y no bajo un protocolo global de la Junta. Además, indican falta de consenso tanto en las medidas ya anunciadas como en las que estén por venir, ya que todos señalan que desde la Junta no se ha consensuado nada con ninguna de las partes inmiscuidas en el asunto.

El miedo al coronavirus es evidente, y más en un periodo donde los rebrotes están marcando la agenda social. De esta forma, ven grandes posibilidades de que los centros educativos puedan convertirse en un gran foco de contagio y creen que las pocas medidas tomadas no van a ser suficientes para evitar esta posibilidad.

Entre las medidas anunciadas, la Junta ya indicó la intención de reforzar la plantilla docente con 600 profesionales, algo que tanto los profesores como los padres consideran muy insuficiente. Muy similar parecer tienen con los ratios de alumnos por clase, que aunque la Junta indicó que se van a rebajar de cara al próximo curso, ven escaso. La ausencia de imponer distancia de seguridad, la no obligatoriedad de usar mascarilla o la movilidad dentro de los centros, es tan solo otras preocupaciones añadidas. Si se muestran de acuerdo con que la Junta decidiera hacer antes del comienzo del curso una prueba de detección de coronavirus a toda la comunidad docente.

“Dicho protocolo recae en gran medida en que nuestros docentes se conviertan más en policías o vigilantes”, advierten desde Fedampa, la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos, que consideran en que de no dotar a los centros de más medios, la responsabilidad va a caer por entero en los profesores. “No tiene en cuenta las características, peculiaridades de centros y peor aún, no atiende a la diversidad alumnado”, señalan respecto a las indicaciones establecidas por la Junta hasta el momento.

De esta forma, Fedampa reconoce las “incertidumbres e inquietudes” que presenta el nuevo curso, por lo que pide a la Junta que se establezca unos parámetros “proporcionados” de cara al próximo curso.

Los sindicatos de profesores son aún más críticos. De esta forma, Yolanda González, responsable del área de Educación de CSIF, reconoce que ahora mismo “están todos desconcertados”. “La Consejería de Educación está trabajando con retraso”, indica, y considera preocupante que a menos de un mes de empezar las clases “los directores de los centros no tengan instrucciones claras”.

Denuncia la falta de un protocolo concreto que evite a los equipos directivos de cada centro tener que “improvisar” ya que el “número de refuerzo del profesorado es ridículo” y el ratio de alumnos “es un despropósito”. “Hay que volver al aula, pero con seguridad”, recuerda.
González señala que de no establecerse medidas, las aulas “van a ser un foco de nuevos contagios, está garantizado”.

Por su parte, Francisco Revenga, presidente de Aspes-CL, indica que por ahora no hay “nada claro”, e incluso hay “datos que se contradicen”. Califica los ratios de “ridículos” y además creen que no se van a cumplir dado “el insuficiente refuerzo de profesores”.

Ante esto, cree que de no tomarse nuevas medidas el inicio de curso va a ser “un caos” y ve imposible “que se pueda controlar la enfermedad” con esas circunstancias. Además, recuerda, que si bien los contagios entre alumnos son una gran preocupación, también habría que atender a las posibles infecciones de profesores, de edad mucho más avanzada y algunos con patologías que les hacen vulnerables.

“No nos creemos nada de lo que llega desde la Consejería de Educación”, admite, ya que “no salen las cuentas” y parece que “no saben cómo funciona un centro por dentro”. “Los equipos directivos están preocupados, en especial en Secundaria, ya que en un mes nos vamos a encontrar una situación caótica”, resume.

También muestra su preocupación ante los futuros contagios e indica que si no cambian la situación “puede ser una bomba” ante lo que los profesores están “temerosos y desconcertados”.