El vicepresidente Francisco Igea, seguido de Miguel Ángel de Vicente, antes de comparecer ante los medios. /KAMARERO
Publicidad

La Junta de Castilla y León abrirá de manera progresiva los centros asistenciales de Atención Primaria y consultorios locales, y lo hará siguiendo el procedimiento establecido en el anexo 1 de la orden de 15 de abril de 1991, por la que se aprobó el modelo de reglamento de funcionamiento de los equipos de Atención Primaria. Es esta la norma en la que se recoge la frecuencia de la apertura dependiendo del número de cada localidad. Los centros de Atención Primaria de la comunidad recibieron hace unos días una carta de la Consejería de Sanidad en la que se citaba el día 5 de octubre como la fecha en la que se daba el pistoletazo de salida para la reapertura de los centros asistenciales rurales. Ha sido esta una petición largamente mantenida por los núcleos rurales, conociéndose distintas manifestaciones al efecto. Por otra parte el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, ya adelantó ayer parte de la noticia. Hoy, el delegado territorial de la Junta en Segovia, José Mazarias, explicará en rueda de prensa los pormenores de la apertura.

En este sentido, Igea anunciaba ayer en Segovia que la Junta trabaja para que la atención sanitaria presencial vuelva a ser una realidad en los próximos días. Así lo confirmó en una visita institucional a Segovia, donde se reunió con el presidente de la Diputación Provincial, Miguel Ángel de Vicente, y aseguró que “vamos a avanzar en ese camino en muy poco tiempo, probablemente en cuestión de días u horas vamos a tomar decisiones a ese respecto”. Igea entiende las numerosas protestas que se están produciendo en las últimas semanas en toda la Comunidad para exigir una sanidad pública digna y de calidad. “Todos deseamos volver a la normalidad a la mayor velocidad posible, pero también tenemos que entender que la pandemia nos ha obligado a tomar unas medidas de protección en la asistencia, que tienen que mantenerse en gran parte y creo que la población lo ha comprendido perfectamente”.

Igea admite que “necesitamos volver a la atención presencial de la manera más rápida y segura posible”. Por ello, explicó que se está trabajando en esa línea y también en la asistencia telefónica. “Somos conscientes de los problemas, pero también de que la inmensa mayoría de la población se ha comportado de una forma razonable”. Francisco Igea continuó pidiendo a los ciudadanos “comprensión especial” para los equipos de Atención Primaria, “que están haciendo un trabajo muy fatigoso, que la gente no ve; hay gente recibiendo entre 70 y 80 llamadas una mañana, por eso, pido el apoyo y el aliento que merecen, ya que no podemos pasar del aplauso a la crítica sin solución de continuidad”.

Mazarías: “Esta medida es fruto del cumplimiento de los compromisos”

“Esta medida es fruto del cumplimiento de los compromisos y planificación previstos por la Consejería de Sanidad cuya intención siempre ha sido recuperar de manera progresiva la atención presencial en función de la evolución de la pandemia y de los dispositivos asistenciales disponibles”, aseguró este martes el delegado territorial de la Junta en Segovia, José Mazarías, tras restablecer la atención presencial en los cerca de 290 consultorios médicos de la provincia.

Incidencia de la covid

A preguntas de los periodistas sobre la incidencia del virus en estos momentos en Segovia, Francisco Igea destacó que “está más controlada que en ninguna otra de las provincias de Castilla y León”. En este sentido, añadió que “es curioso y razonable que Soria y Segovia están teniendo mucho mejor comportamiento en esta segunda ola que el resto, quizás porque conocen la importancia de adherirse a las medidas”.

El vicepresidente de la Junta reconoció que Segovia “está lejos” de las tasas de contagios de coronavirus de provincias como Palencia y León, para las que ayer se aprobaron nuevas medidas de confinamiento, “pero no quiere decir que podamos relajarnos”. Igea insistió en que hay que mantener las medidas. “Las cifras ahora son buenas, pero todos sabemos lo poco que tardan en empeorar si nos relajamos. Y tenemos que valorar el impacto de la Comunidad de Madrid en esta provincia y por tanto extremar las medidas de higiene, aislamiento y disminuir el contacto social todo lo posible”.

En relación al posible incremento de tarjetas sanitarias en la provincia de Segovia, tras la aprobación de nuevas restricciones para Madrid capital y varios municipios de la Comunidad limítrofe, Igea señaló que en estos momentos no tienen datos de tarjetas. “Todavía es pronto, no ha pasado ni una semana desde que empezaron las restricciones. Nosotros sí que hemos notado un aumento durante todo el verano, porque en algunos centros educativos se ha observado un incremento del número de alumnos matriculados, más allá de una población que ya había fijado su residencia habitual en lo que era antes su segunda residencia, con lo cual esperamos que el impacto no sea tan alto como en la primera ola de la pandemia”.

El vicepresidente insistió en que se están viviendo circunstancias excepcionales. “Ha sido el peor verano de nuestra historia, lo recordaremos durante años. Será una crisis sanitaria que se estudiará en los libros. Pero hemos conseguido salir adelante, y sin embargo, no hay que olvidar que lo que está ocurriendo es algo que marcará la historia, no solo de nuestro país, del continente y del mundo, y quedará en los libros de historia, así como el comportamiento de los ciudadanos”. A este respecto, Igea elogió una y otra vez el comportamiento de los segovianos, que calificó de “excelente”, así como su capacidad de aguante y sufrimiento durante toda la pandemia. “Ha sido el esfuerzo y el compromiso de todos lo que ha conseguido mitigar el terrible efecto y la altísima tasa de seroprevalencia que ha tenido esta provincia”, concluyó el vicepresidente de la Junta.

Podemos exige la apertura inmediata

Podemos Segovia exige la apertura inmediata con todas las medidas de seguridad que sean necesarias, de todos los consultorios de Atención Primaria y centros de salud en Segovia y la provincia; así como la vuelta a la gestión pública de todos los servicios sanitarios.

A través de una nota de prensa, Podemos denuncia que la Junta de Castilla y León, desde el año 2019 “y bajo el pretexto de falta de médicos y personal sanitario, ha elaborado un nuevo modelo de asistencia sanitaria en el medio rural, reorganizando las zonas básicas de salud y priorizando la asistencia telefónica y la cita previa de forma telemática, sin tener en cuenta ni a la población a la que asiste, mayormente envejecida y con pocos conocimientos ofimáticos, ni la precaria conectividad de nuestro territorio. Esto, unido a la reorganización interna de las zonas básicas de salud, se dirige sin tapujos, a un modelo asistencial más acorde a la sanidad privada”.

La formación morada critica que la Junta ha aprovechado la pandemia de la Covid-19 “para aplicar su modelo: cierre de consultorios médicos, saturación de los facultativos, atención telefónica a los pacientes que se traduce en la saturación de las centralitas, servicios privatizados, plazas de médicos y personal sanitario sin cubrir”. Podemos explica que la propia consejera de Sanidad de Castilla y León afirmó el 1 de agosto pasado que “hemos pasado de una ratio de un médico por cada 400 tarjetas sanitarias a uno por 800, supeditando la asistencia presencial en los centros de salud a la evolución de la pandemia. La situación no puede ser más caótica”. Podemos se pregunta dónde ha ido y dónde se ha gastado la Junta el dinero asignado por el Gobierno central a Castilla y León, 349 millones de euros.