Alrededor de 200 personas han guardado este mediodía un minuto de silencio por las víctimas de Covid-19 en el Azoguejo. / Kamarero
Publicidad

Con el Acueducto como testigo, y el único sonido de los chillidos de los vencejos de fondo, la ciudad, representada por unas 200 personas, desde ciudadanos anónimos a autoridades civiles y militares, ha rendido hoy homenaje a los fallecidos por Covid-19, que en provincia superan ya los 500.

Al mediodía del primero de los diez días de luto oficial declarado en todo el Estado por las víctimas de la pandemia ya ondeaban a media asta las banderas en las sedes de los organismos oficiales. Precisamente, el minuto de silencio en el Azoguejo contó con la asistencia de las principales autoridades en la provincia: la subdelegada del Gobierno, Lirio Martín; el presidente de la Diputación Provincial, Miguel Ángel de Vicente, la alcaldesa Clara Luquero y el delegado territorial de la Junta, José Mazarías, acompañados por concejales, diputados provinciales, mandos militares y de las fuerzas de seguridad y representantes del ámbito empresarial y de la sociedad civil, con presencia de los de algunas entidades pero también de ciudadanos de todas las edades; algunos señalaron que este homenaje era necesario pero llegaba con retraso, mientras otros defendían que era el momento oportuno, cuando Segovia se encuentra en la fase 1 de desescalada y, aunque siguen produciéndose fallecimientos por coronavirus, la propagación de la enfermedad parece controlada.

Al mismo tiempo, en otros puntos de la ciudad como las entradas general y de Urgencias del Hospital, o en las de sedes de diferentes administraciones públicas, comercios, empresas, etc., se guardaba ese mismo minuto de silencio, solemne, respetuoso, sincero y con mucho respeto hacia todos los fallecidos durante los últimos meses como consecuencia de la pandemia.

En el resto de municipios de la provincia sus autoridades y vecinos se sumaban también a este homenaje reclamado desde hace semanas por algunas fuerzas políticas y que el Gobierno de España ha hecho extensivo con carácter general a todo el Estado, invitando el martes a sumarse al mismo a todos los órganos e instituciones públicas y privadas y muy especialmente a la ciudadanía desde el lugar en el que se encontrasen en ese momento.

Este llamamiento tenía como fin que el país “permanezca unido” y dedicar un momento sereno de duelo para “guardar para siempre en su memoria el recuerdo y el respeto a todos” los fallecidos.

La subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, después de los aplausos con los que concluyó el acto, ha recalcado que Segovia había conseguido unir a todas las instituciones “porque es el mensaje que queremos transmitir a las segovianas y segovianos, es nuestra tarea, nuestro día a día en el que nos reunimos con Diputación, con la Junta y el Ayuntamiento de Segovia pero en contacto con todos los ayuntamientos de la provincia y otras instituciones”.

Prudencia

Martín ha aprovechado para hacer nuevamente un llamamiento a la prudencia, a la responsabilidad individual, porque todavía “no hay cura ni vacuna” y ha animado “a disfrutar de paseos y encuentros hasta de diez personas pero que esos grupos sean de personas conscientes de lo que están haciendo, no contribuyamos a un rebrote”.

Distanciamiento social

Parecía complicado que en el Azoguejo pudiera mantenerse la distancia de seguridad de al menos dos metros de separación entre personas. Todos los participantes llevaban mascarilla y se dibujó una cuadrícula en el suelo para facilitarlo. Al término del acto, sin embargo, se formaron algunos corrillos, sin respetar ya los cuadrantes pero al menos las mascarillas se mantuvieron.

Durante los días de luto oficial, hasta las 0 horas del 6 de junio, la bandera nacional ondeará a media hasta en el exterior de organismos oficiales con un crespón en la moharra o punta del mástil.