Herrero Bodega, el ejemplo del buen trabajo de la DO Rueda

La empresa cuenta con un centro de producción con capacidad para 350.000 bodegas al año, y en la actualidad saca a la venta el 70 por ciento de esa cantidad

1364
Los Hermanos Herreros Vedel, José María, Javier y Juan Miguel, grandes conocedores de la viticultura. / EL ADELANTADO
Publicidad

Los hermanos Herrero Vedel, José María, Javier y Juan Miguel son grandes conocedores del campo, de la viticultura. Por ese motivo decidieron dar el arriesgado paso de crear su propio negocio, a principios de esta década, en mitad de la crisis más severa que se recuerda y la apuesta les ha salido redonda.

Son pequeños empresarios, pero de los que saben mimar la viña y disfrutar de ella. Profesionales con más de dos décadas de experiencia en el mundo del vino, que han destilado ese conocimiento para lograr los procesos de elaboración a partir de la mejor uva que brota de las vides de su pueblo, Nieva. “La selección de los mejores mostos, el control en la fermentación de los caldos y la búsqueda de excelencia en criterios organolépticos nos permite ofrecer vinos de alta calidad”, detalla Juan Miguel Herrero, administrador de la empresa.

Herrero recuerda cómo se lanzaron a la aventura de crear su propio negocio en el momento más álgido de la recesión económica: “decidimos hacerlo porque teníamos claro que podíamos ofrecer un proyecto personal y familiar que ponía el foco en la puesta en valor del verdejo segoviano”.

De hecho, en Nieva hay una gran cantidad de viñedo viejo, viñas antiguas con una diferenciación edafológica — esto es, por la tipología del suelo y vinculada a la climatología— del entorno. Un hecho que les permite contar con un catálogo de vinos de gama media-alta que cuidan con esmero. “Tratamos, en nuestro día a día de ser lo más nobles posibles con la variedad, que es un verdejo 100% y que lleva un distintivo evidente, que es la uva de la provincia segoviana”.

En la actualidad Herrero Bodega tiene en el mercado con varias marcas, como son Atino Verdejo — de viña joven de espaldera—, Erre de Herrero —mezcla de joven de espaldera con viñas viejas—, Robert Vedel Cepas Viejas y Janine Vedel Sauvignon. A estas referencias han sumado en los últimos tiempos un vino ecológico que empieza a despuntar en el mercado.

A tope, en dos o tres años. Herrero Bodega, incluida en la Denominación de Origen Rueda, cuenta con un centro de producción con capacidad para 350.000 bodegas al año, y en la actualidad saca a la venta el 70 por ciento de esa cantidad. “En dos o tres años vamos a alcanzar la producción máxima”, detalla Juan Miguel, quien agrega que “llegados a ese punto, si el mercado lo asume, nos plantearemos un salto de calidad”.

En ese momento Iberaval probablemente también esté presente, como lo ha estado a lo largo del avance de esta empresa segoviana, a la que respaldó en sus inicios y que durante este año ha vuelto a financiar, hecho que es posible por la colaboración que el Instituto para la Competitividad Empresarial, que cuenta con programas como ADE Financia, ADE Empleo y los Instrumentos Financieros cofinanciados con fondos FEDER.

Competencia y ventas. Reconoce Juan Miguel que es un tanto a favor estar integrado en la Denominación de Origen Rueda, pero asegura que, “al ser la segoviana la parte más alejada, podemos trabajar de una manera más tranquila, con menor competencia in situ, lo que nos facilita hacer las cosas con mayor sosiego, con unos criterios de calidad y elaboración y con menor influencia del resto de competidores”. En Nieva, explica, hay cuatro bodegas y sólo dos pertenecen a la D.O. Rueda. El resto, a los Vinos Tierra de Castilla y León.

Con respecto a su negocio, el 80 por ciento está en España -con ventas en la zona centro, norte y sur, y con un retroceso constatado en el área de Cataluña, mientras que el 20 restante de las ventas se dirige fundamentalmente a Estados Unidos, Reino Unido, Bélgica, Holanda y en menor medida Francia.

Iberaval apuesta por la inversión en Segovia. La sociedad de garantía Iberaval ha formalizado en los nueve primeros meses de este año un total de 109 operaciones, por un importe superior a los 10 millones de euros, lo que supone un avance del 4 por ciento con respecto al mismo periodo de 2018.

Una singularidad en la operativa de Iberaval en la provincia es que el 68,5 por ciento de los préstamos concedidos se han dirigido a proyectos de inversión, mientras que el resto, en torno al 31 por ciento, se han referido a iniciativas para las que se requería circulante.

“Pese a los diferentes indicadores que apuntan a un parón en la economía, en los meses transcurridos en 2019 sí hemos visto que las empresas segovianas están invirtiendo, lo que parece contradictorio, pero implica que los planes de futuro de esas compañías son firmes”, apunta la directora de Iberaval en Segovia, Pilar Aragoneses. Por sectores, el más recurrente en la actividad de la SGR ha sido el comercio (26 por ciento), la industria (24 por ciento) y servicios (17 por ciento).