José Luis Ordóñez, el jueves pasado en el Jardín Botánico de Segovia. / Kamarero
Publicidad

José Luis Ordóñez repite como cabeza de lista de Unidas Podemos al Congreso en la provincia de Segovia. En las anteriores Elecciones Generales del 28 de abril la candidatura de UP consiguió 8.931 votos, el 9,59% de los válidos emitidos. Ordóñez (71 años) es licenciado en Ciencias Geológicas y, además de su militancia política, se considera activista social, destacando en Segovia su labor como presidente de la plataforma ciudadana que ha luchado en los últimos años por la retirada de los residuos procedentes de la planta de compostaje de Fuentepelayo. Ha sido coordinador del Área Federal de Ecología y Medio Ambiente de Izquierda Unida y director General de Movilidad Sostenible de la Junta de Andalucía. Es miembro fundador de Ecologistas En Acción y portavoz de la Coordinadora Estatal por el Tren Público, Social y Sostenible. En la provincia es coordinador de IU y portavoz y uno de los dos concejales de UP en el Ayuntamiento de Fuentepelayo.

— Han pasado pocos meses desde las anteriores Elecciones Generales pero en ese tiempo han ocurrido bastantes cosas. ¿Qué expectativas tiene Unidas Podemos en la provincia?

—La sociedad segoviana tiene una oportunidad de oro de poner a una persona de Unidas Podemos en el Congreso y tener mucha mayor capacidad de ser mejor administrada porque el Congreso representa a toda la sociedad. Es una opción nueva y muy interesante. Lo más relevante es que ahora hay esa opción a un escaño que el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) no da seguro a ninguna formación en la provincia. El bipartidismo es pasado y la sociedad segoviana apostará a futuro por la pluralidad que favorezca su actividad productiva: agrícola y ganadera, industrial, comercial, turística, pero también cultural y de mejora de la calidad de las condiciones de vida, y para que la juventud que se ha ido a otros lugares de España, o incluso a otros países, vuelva.

— No parece que las encuestas estén de acuerdo con esa posibilidad y en abril UP fue la quinta fuerza en número de votos por detrás de PSOE, PP, Cs y VOX.

— En aquella ocasión no teníamos pensamiento de alcanzar el escaño en el Congreso porque no daban las cifras, no había precedente, venían las autonómicas y municipales en mayo y estas últimas eran importantísimas para nosotros. De hecho, estamos gobernando en Segovia y en Cuéllar, tenemos alcalde en Basardilla, tenemos grupos municipales en muchas localidades. En fin, sabíamos dónde teníamos que poner la carne en el asador y nos volcamos preparando las municipales pero ahora solo tenemos las Generales y, con el entorno favorable, vamos a luchar a brazo partido. Aspiramos a ese tercer escaño que el CIS no ha asignado a ninguna fuerza. Vamos a hacer que la sociedad segoviana vea que el voto más útil es el de UP.

— ¿Qué tipo de campaña se ha diseñado para conseguir ese objetivo?

— Hay una variación importante y es que se ha empezado y se continuará en relación estrecha entre IU y Podemos. La otra vez hicimos campañas por separado. Debido a que es una campaña corta, todo está muy apretado y hay días con actividades por la mañana, al mediodía y por la tarde, incluso en localidades distintas. Las cosas están siendo diferentes y los actos no son iguales. Estaremos, por ejemplo, en los mercados al aire libre, en Segovia, Cuéllar, Olombrada, Cantalejo, El Espinar, Marugán, Palazuelos de Eresma, Riaza… En lugar de esos actos alejados en los que unos están en la palestra y la gente abajo, van a ser más de contacto directo, de confraternización. Además, como ya nos conocen, no nos tenemos que presentar, porque los segovianos saben quiénes somos físicamente y nos saludan por la calle los amigos y los menos amigos. Será una campaña más de contenidos que de formas.

— ¿Visitará Segovia algún líder nacional de UP?

— Sabemos que tienen una agenda muy apretada, ya hemos contado con el apoyo, este sábado pasado, de José Sarrión (ex-diputado de IU en las Cortes de Castilla y León) y sabremos con muy poco tiempo si viene alguien más y lo iremos comunicando. Después, a finales de noviembre sí contaremos en Cuéllar con la eurodiputada Sira Rego y la ahora diputada en funciones, que espero continúe en el Congreso, Eva García Sempere, en unas jornadas sobre feminismo y despoblación. Un apoyo importantísimo es que habrá papeletas de Unidas Podemos en cada vivienda de los votantes segovianos. En abril no había capacidad pero en esta ocasión se ha tenido en cuenta porque se cree en la posibilidad de obtener escaño.

La sociedad española ha demostrado que es mucho más plural que esa mirada que tiene el PSOE

— Repasando la hemeroteca, en los últimos meses desde IU y desde Podemos en Segovia se ha hablado de temas locales pero también de desigualdad, cambio climático y medio ambiente, feminismo, despoblación y medio rural… ¿Va UP a conseguir introducir esos temas en el debate político de la campaña o Cataluña o la exhumación de Franco se colarán en el discurso?

— Cataluña y Franco están en campaña porque son asuntos que tratan otras formaciones políticas pero a nosotros no nos van a tapar la visión de la realidad de la sociedad española y de la segoviana en concreto. Hablaremos de las necesidades para hacer frente a la despoblación, a un problema tan grave como el cambio climático, el problema del agua en la provincia, esa forma de hacer el Carracillo que es contraproducente de cara al futuro, porque nos habrá dado algún dinero a algunas personas durante un tiempo pero es insostenible porque no se puede trasvasar más agua desde el Cega, es un río que está reduciendo su caudal, por lo tanto es imposible. El tema del feminismo estará y la reforma laboral porque hay que derogar dos reformas mal hechas para que pueda haber trabajo sin la precariedad en la que estamos, o las pensiones, que son importantísimas para Segovia, como la PAC, pero también la sanidad, porque aunque sea competencia de la Comunidad Autónoma hay que hablar de sanidad en el Congreso que representa al conjunto de la sociedad, como del problema del transporte. Estamos casi sin servicio ferroviario. Sí podemos presumir de tener un tren que nos une con Chamartín en muy poco tiempo pero tenemos una línea con muchas estaciones en la provincia, que entra por El Espinar y llega hasta la ciudad de Segovia, que está absolutamente infrautilizada, y tenemos otra que se cerró entre Segovia y Medina del Campo, y otra cerrada también pero que mantiene la vía, que es la de Riaza. Hay mucha tarea.