Publicidad

La decimoquinta edición de Hay Festival en Segovia se afanará este año en proyectar ante el mundo la imagen de “Segovia segura” no sólo con la aplicación de todas las medidas sanitarias relacionadas con la lucha contra el Covid-19, sino también con el empleo de las nuevas tecnologías para hacer posible esta iniciativa cultural que este año ha recibido el Premio Princesa de Asturias en la categoría de Comunicación y Humanidades.

La directora del festival, Sheila Cremaschi insistió en esta tesis en su comparecencia ante los medios de comunicación junto a la alcaldesa Clara Luquero para dar a conocer la renovación del acuerdo por el que el Ayuntamiento de Segovia destinará 60.000 euros y el apoyo logístico para desarrollar el programa de actividades que darán comienzo el próximo 7 de septiembre y que tendrán continuidad los días 17 al 20 del mismo mes.

Cremaschi señaló que el festival tendrá presente de forma prioritaria la seguridad en todos y cada uno de sus eventos, que este año verán reducido su aforo en un tercio del total para facilitar que cada espectador pueda tener un espacio personal de nueve metros cuadrados con el fin de preservar la distancia de seguridad. De igual modo, en cada evento se dispondrá de gel hidroalcohólico y  se tomará la temperatura a los asistentes para evitar cualquier problema.

El problema del control de los aforos obligará este año a la organización a prescindir de espacios al aire libre como las plazas de San Lorenzo y San Martín, que venían empleándose en anteriores ediciones como sedes de eventos.

Asimismo, señaló que la organización apostará este año por espacios al aire libre en los que pueda controlarse el aforo, como patios  y espacios acotados, sin renunciar a otros como el Teatro Juan Bravo o La Alhóndiga.

Con todos estos protocolos, Hay Festival quiere proyectar al mundo “una imagen de Segovia segura”, según explicó Cremaschi, que indicó que la presencia de periodistas de medios de comunicación internacionales del prestigio del ‘Financial Times’ británico, el italiano ‘La Stampa’ y el holandés NRC Handesblad  servirán como altavoces para  difundir a nivel internacional “cómo hacemos las cosas los segovianos”.

Cremaschi reconoció la preocupación de la organización por la posibilidad de que algunos de los ponentes e invitados internacionales no puedan viajar a Segovia debido a las restricciones  marcadas por muchos países para trasladarse a España. En este sentido, señaló que “disponemos de un plan B” que podría plantear la presencia a través de videoconferencias o ‘streaming’ de aquellos que no se pudieran trasladar, aunque la intención del Hay Festival es mantener el carácter presencial de todos los eventos.