Al acto inaugural asistieron la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, la directora general de Hay Festival España, Sheila Cremaschi, y diversas autoridades. / NEREA LLORENTE
Al acto inaugural asistieron la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, la directora general de Hay Festival España, Sheila Cremaschi, y diversas autoridades. / NEREA LLORENTE

El renacimiento” de la sociedad con la renovación de la relación entre el ser humano y la naturaleza. Este, junto con “el humanismo tecnológico”, será el eje principal en torno al que gire el Hay Festival de Segovia, según explicó la directora general de Hay Festival España y vicepresidenta del Consejo del Hay Festival de Reino Unido, Sheila Cremaschi. La XVI edición arrancó ayer con un acto inaugural que tuvo lugar a la entrada de la sede de IE University en Segovia, y la presentación de la instalación artística ‘Montagne, cent quatorze mille polygones’ del francés Joanie Lemercier.

Este año, el certamen, al que la pandemia ha obligado a reinventarse y a poner la mirada en el futuro, cuenta con dos grandes bloques temáticos: ‘Diálogos con la tierra’, sobre la visión de la naturaleza y la sostenibilidad, y ‘Literatura de ficción y no ficción’. Así, será “un entretejido de energía y de voluntades que hacen posible que exista”, en palabras de Cremaschi.

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, fue la encargada de inaugurar este festival del conocimiento. Incluso en tiempos complicados como los actuales, “el Hay siempre ha ofrecido un mensaje de optimismo y de confianza en el porvenir”, relató. Es por ello que ahora llega el momento de que Segovia “se llene de cultura y emociones durante días”, como sostuvo el vicepresidente del Hay Festival España, Emilio Gilolmo.

Desde ayer y hasta el domingo, tendrán lugar 65 encuentros con más de 160 invitados en diferentes espacios de Segovia, que acogerán un año más la versión española de este festival, que nació en 1988 en un pequeño pueblo galés y que, desde 2006, se volvió de ámbito internacional. El British Council en España colabora desde sus inicios con el festival, que “no solo es una ventana hacia la literatura, sino que es un encuentro y una manera de reflexionar sobre temas importantes”, como aseguró el director de la entidad, Mark Howard.

Cada año, el Hay Festival ha identificado las preocupaciones que unen a la humanidad y a las que el mundo de la cultura, la ciencia y la política tratan de dar respuesta. “Cuando casi nadie le daba importancia al cambio climático, el Hay puso un especial interés en el que hoy sabemos que es nuestro gran reto”, añadió Luquero. “Frente a la oscuridad, luz. Frente al silencio, palabras. Frente al desanimo, esperanza”, concluyó la alcaldesa, y esto se hace desde Segovia, que volverá a servir como foro de debate de los grandes problemas que inquietan a la sociedad.

IE University acogerá parte de los eventos de esta nueva edición. Su presidente, Santiago Iñiguez, destacó el objetivo la Universidad de formar “ciudadanos cosmopolitas”. De ahí que consideran el Hay Festival “una oportunidad formidable” para relacionarse con artistas, escritores, novelistas, poetas y pensadores. “Posiblemente sea la iniciativa cultural que tiene más curso y que integra a distintas personas de la sociedad, no solo de las élites intelectuales”, manifestó Iñiguez.

El festival, ejemplo de la reactivación de la cultura, permitirá conversaciones entre creadores que exploran distintos campos, como la narrativa, la música o el arte. El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Segovia, Alberto Espinar, puso en valor el carácter ejemplar de este tipo de encuentros para las generaciones que tendrán que tomar el protagonismo para seguir generando cultura. “La programación es una demostración de que el talento, la creatividad y la innovación no están muertas, siguen vivas y son un motor imprescindible”, afirmó Espinar.

Al acto también asistieron la directora general de Fundación Telefónica, Carmen Morenés, entidad que colabora con el festival desde hace más de siete años, la directora de Fundación Banco Sabadell, Sonia Mulero, el director financiero y de recursos de Acción Cultural Española, Juan Luis Gordo, y la directora general del Libro y Fomento de la Lectura, Mª José Gálvez.

Distorsión de la realidad

El claustro de IE también fue testigo de la inauguración de la instalación artística ‘Montagne, cent quatorze mille polygones’ de Joanie Lemercier. La pieza representa un gran valle rodeado de montañas, pero lo que realmente se ve es solo una retícula distorsionada por un algoritmo.

De esta forma, el paisaje generado cuestiona la conexión entre la naturaleza y el código y lleva a preguntarse qué pasaría si la realidad pudiera ser recreada y simulada mediante funciones matemáticas. Una capa de luz proyectada crea la ilusión de profundidad y difumina toda sensación de distancia. Mientras, un ciclo de día, noche y diferentes estaciones dan vida al paisaje mural, distorsionando la percepción del espacio y el tiempo.

Menos apoyo de la Junta

Tras la disminución del apoyo por parte de la Junta de Castilla y León, que ha pasado de proporcionar 60.000 a 14.752 euros, este año el Hay Festival contará con un presupuesto de entre 189.000 y 192.000 euros. Para compensar este recorte, el Gobierno autonómico ha organizado eventos previos fuera de la provincia de Segovia y dos ciclos que permiten extender el festival a los principales centros culturales de la Comunidad. Este festival “va a ser un renacimiento, porque el próximo lunes se publicará en el BOE de la Comunidad la eliminación de las restricciones”, avanzó el viceconsejero de Cultura de la Junta de Castilla y León, Raúl Fernández.

El certamen, galardonado con el Premio Princesa de Asturias de la Comunicación 2020, contará con las mismas medidas de seguridad que el año anterior, con un tercio de los aforos. Aún se desconoce el porcentaje de entradas vendidas, aunque hay eventos para el que no hay entradas desde hace meses.