6 1kama web
Los católicos aportan cerca del 19 por ciento de los ingresos que la Iglesia obtiene en Segovia./ KAMARERO

La Conferencia Episcopal celebra el Día de la Iglesia Diocesana, en el que pone sobre la mesa no sólo la ingente actividad pastoral y social que realiza en todo el territorio nacional, sino el balance de ingresos y gastos que hacen posible esta labor.  En Segovia, la diócesis da a conocer las cifras de un balance económico en el año 2021 equilibrado en ingresos y gastos, con un presupuesto de 7.382.459 euros  que se sustenta principamente tanto en la asignación que llega a cada provincia eclesiástica de la mano de la ‘equis’ que los contribuyentes ponen en su declaración de la Renta a favor de la Iglesia Católica, así como de las propias aportaciones de los fieles.

Por ambos conceptos, la diócesis de Segovia  obtiene el 49,82 por ciento de sus ingresos, siendo la más cuantiosa la procedente del Fondo Común Interdiocesano, que dejó en la provincia 2,24 millones de euros, el 30,47 por ciento del total, mientras que las aportaciones de los fieles alcanzaron el 19,35 por ciento con 1,42 millones de euros. Tanto la asignación del IRPF como la aportación de los fieles en el pasado ejercicio económico experimentaron  aumentos, que en el segundo caso se elevó hasta el 7,41, motivado sin duda por el regreso de los fieles a las iglesias tras la relajación de las medidas por la pandemia.  La aportación tributaria creció también en un porcentaje similar, aunque el número de declaraciones a favor de la Iglesia se retrajo con respecto a ejercicios económicos anteriores.

Llama la atención en el capítulo de ingresos el espectacular aumento en el apartado de donativos y legados, por el que la diócesis obtuvo el pasado año más de 1,12 millones de euros, y que supone un aumento del 52,2 por ciento. Asimismo, las necesidades de financiación se han reducido también de forma espectacular, pasando del poco más del millón de euros registrado en 2020 a los 172.766 del pasado ejercicio.

En el capítulo de gastos, la conservación de edificios y los gastos de funcionamiento de los distintos servicios que presta la diócesis acaparan  el 40,37 por ciento del presupuesto diocesano, que el pasado año destinó a tal fin, 2,98 millones de euros. El pago de las nóminas del clero concentró el 22,22 por ciento , lo que supone un gasto de 1,6 millones de euros, al que se une la del personal seglar, en la que se gastaron 675.614 euros, el 9,15 del total.

El balance contempla también los resultados de otros organismos diocesanos, en el que  la diferencia entre ingresos y gastos ofrece un saldo positivo en el caso del Seminario Diocesano y la LibreríaDiocesana, y negativo  en la Casa Sacerdotal y la Casa de Espiritualidad ‘San Frutos’. En el caso de la Casa Sacerdotal, el saldo negativo entre 2020 y 2021 supera los 138.000 euros, y en la de la Casa de Espiritualidad  alcanza los 39.111; aunque en este último caso hay que subrayar la reducción en casi un 45 por ciento con respecto a 2020, ya que los ingresos por comedor y residencia aumentaron exponencialmente.

La actividad en el Seminario Diocesano generó un saldo positivo de 23.243 euros, mientras que la Librería Diocesana abandonó los números rojos y superó los 42.291 euros.

 

Trabajo constante
y eficaz

En lo que se refiere a la actividad diocesana, la diócesis comenzó en 2021 a recuperar las cifras de antes de la pandemia, sobre todo en la actividad celebrativa. Así, en 2021 las parroquias registraron un total de 661 bautizos, 873 primeras comuniones, 552 confirmaciones y 196 matrimonios, en la línea de los números registrados antes de la crisis sanitaria.
En la actividad pastoral, las 337 parroquias son atendidas por 144 sacerdotes, y cuentan con 445 catequistas y 77 celebradores de la palabra. La vida consagrada cuenta con 316 religiosos y religiosas repartidos en 13 monasterios y conventos, y la vida contemplativa tiene 96 monjes y monjas de clausura.
Los tres colegios religisos de la capital cuentan con un total de 2.800 alumnos repartidos en las distintas enseñanzas, y 150 profesores les cuidan y atienden. En los centros públicos, 88 profesores se encargan de impartir la asignatura de religión y moral católica.
La diócesis cuenta con 58 bienes inmuebles de interés cultural y aborda en la actualidad un total de 11 proyectos de construcción y rehabilitación.

LADILLO
P.
P.