awa sunglasses
Gafas de la marca segoviana que flotan en el agua. / ICAL

La empresa segoviana Awa Sunglasses, la primera marca en producir gafas de sol que flotan, ha lanzado una campaña para proponer a los ciudadanos ahorrar dinero mientras bucean y eliminar basura marina, a través de una campaña de recuperación de viejas monturas perdidas, que llevará a los bañistas a estar pendientes del cuidado de los fondos oceánicos durante este verano.

El principal incentivo de la propuesta es que, por los ejemplares encontrados en entornos naturales, la firma obsequia a los interesados con descuentos directos en la adquisición de sus productos. “La contaminación ambiental afecta indudablemente a la flora y la fauna de este ecosistema tan importante para la vida”, detallaron desde Awa Sunglasses, por lo que “cuantos más nos unamos a esta práctica mejor será, por tanto, el estado de nuestros litorales”.

Los que quieran participar tiene que bucear en busca de gafas perdidas, por “cada gafa recuperada, tenéis un descuento de 0,50 euros en la compra de las siguientes Awa Sunglasses”. Cantidad que se puede sumar a otros dos euros si se hacen hasta dos selfies mientras se recogen estos restos perdidos y los suben a la cuenta a la cuenta @awasunglasses en las redes sociales.

Después de recuperar los artículos del lecho marino, los participantes pueden enviar las monturas y gafas encontradas a Segovia, a la dirección Calle Valdeláguila 4, bajo izquierda, 40.001 Segovia. “En este aspecto no hay limitaciones, dado que la limpieza de nuestras costas no admite ninguna concesión. Por eso mismo, Awa Sunglasses reta a que se manden todas las gafas que se localicen.

Además explicaron que el proceso es muy sencillo. Ya que tras verificar los datos, se remitirá un código de descuento listo para utilizar en su web.

La empresa

Desde la empresa segoviana subrayaron que esta campaña no es la única manera que tienen para luchar contra la contaminación del medio ambiente, ya que sus diseños y tecnología dificulta “este tipo de vertidos de carácter involuntario, tan desagradables por las molestias ocasionadas en el momento como por el coste económico que implica tener que comprar otro ejemplar”.

Awa Sunglasses salió a mercado con las gafas que flotan, una propiedad exclusiva que se debe a los ligeros materiales con las que son fabricadas y que las posiciona como la opción más ecológica. La sencillez a la hora de recuperarlas de la superficie evita que se conviertan en un deshecho oceánico más. Por otra parte, sus monturas reciben un tratamiento de endurecido que dificulta enormemente las roturas.