Una vecina durante una de las sesiones de aplausos a sanitarios y empleados de servicios esenciales. / Nerea Llorente
Publicidad

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, ha anunciado que en los próximos días el Ayuntamiento va a desarrollar “una medida proactiva” consistente en que funcionarios municipales “se irán poniendo en contacto por teléfono con los mayores de 70 años, en principio, empadronados en la ciudad”.

El objetivo, según Luquero, “es asegurarnos de que están bien, saber cómo están y si podemos ayudarles en la medida de nuestras posibilidades”.

Además, la regidora ha comentado que la próxima semana el gobierno municipal estudiará la adopción de medidas de carácter fiscal, dentro de las competencias del Ayuntamiento, “para estimular al tejido económico” del municipio.

“Haremos todo los posible para que salgamos cuanto antes de esta situación porque yo creo que si todos actuamos siguiendo las prescripciones de las autoridades sanitarias a rajatabla, si todos nos quedamos en nuestras casas y hacemos lo que debemos, lo que tenemos que hacer en esta situación, superaremos esta crisis más pronto que tarde y todos la tendremos entre los recuerdos, esos recuerdos duros de nuestra vida pero que estarán solo en la memoria porque ya se habrá superado. Mucho ánimo y paciencia”, asegura en un mensaje en el que hace balance de las dos primeras semanas del estado de alerta en el municipio.

Una vez conocido que ese estado se prorroga hasta el 11 de abril, Luquero ha enumerado las medidas adoptadas incluso antes de esa declaración anunciada por el presidente del Gobierno de España el sábado 14 de marzo. En este sentido, ha recordado que se suspendieron las actividades municipales de todo tipo tanto en espacios abiertos como cerrados y más adelante se aplazó el pago de tributos municipales “para que ningún ciudadano se vea obligado a salir a la calle a su entidad bancaria”.

Ha hecho referencia también a los servicios puestos en marcha desde algunas concejalías “para hacer llevadera la situación actual a las personas que están confinadas en sus domicilios”; por ejemplo el de compra de alimentos y medicamentos para llevarlos a sus domicilios, pensado para personas mayores, dependientes o pertenecientes a grupos de riesgo.

Más recientemente se ha puesto en marcha un servicio municipal de apoyo psicológico vía telefónica, “conscientes de que esta situación de confinamiento crea ciertas tensiones en el ambiente familiar y, sobre todo, porque hay personas mayores preocupadas, solas, a veces tristes y puede serles de ayuda”.

Además, se ha adaptado el servicio de transporte urbano a las necesidades actuales, reduciendo las líneas y la mayoría de frecuencias a excepción de las de la Línea 4, un servicio que desde mañana será gratuito. También han quedado en suspenso las zonas ORA.