El Aeródromo ‘Antonio González’ de Fuentemilanos se encuentra en un entorno natural muy apreciado por los pilotos, junto a la Sierra de Guadarrama. / E. A.

El aeródromo de Fuentemilanos, que recibe el nombre de ‘Antonio González' por quien fue su jefe de vuelos, fallecido en accidente en diciembre de 2018, se consolida año tras año como referente mundial de vuelo sin motor. En este sentido, en 2022 ha recibido una alta puntuación por los vuelos realizados por pilotos de todo el mundo en el Concurso Online OLC.

Fundado en 1999, este concurso se caracteriza por estar organizado por un pequeño equipo central independiente y sin ánimo de lucro, compuesto en su totalidad por voluntarios, y porque no cobra cuotas de inscripción. Se financia gracias a patrocinadores y a la adquisición de ‘Smileys' (caras sonrientes) por los participantes a cambio de donaciones de 12 euros. De esta manera se asegura el pago de costes como el alojamiento del servidor y el funcionamiento del sistema de puntuación las 24 horas del día todos los días del año.

Desde Aeronáutica de Guadarrama, la propietaria del Aeródromo ‘Antonio González' de Fuentemilanos, su jefe de operaciones, Bernardo Robledo, explica que este sistema de puntos funciona con datos online, al margen de los campeonatos de clubes y pilotos federados. “Los pilotos se dan de alta en OLC y, con los sistemas de navegación de los veleros, cuelgan la ruta y así obtienen puntos. Al final del año se puede hacer una clasificación por puntos de pilotos, aeronaves (incluso por marcas y modelos) y también de aeródromos, en los que más y mejor se vuela sin motor”.

Fuentemilanos prácticamente se ha mantenido siempre entre los cinco primeros del ranking mundial. En 2022 ha conseguido la quinta posición de un total de 1.497 pero es habitual que se sitúe entre la segunda y la cuarta.

En la clasificación del año recién finalizado es el primer aeródromo de España en vuelo sin motor, solo superado por los de Puimoisson (Alpes franceses), Bitterwasser (Namibia), Terlet (Países Bajos) y Sisteron-Thèze (Alpes franceses).

El siguiente aeródromo español que figura en este ranking de los mejores para vuelo sin motor es el de Santa Cilia, en la zona de Jaca (Huesca), en la posición 78.

Una de las razones de esa buena puntuación es que Fuentemilanos es un referente para los amantes del vuelo sin motor por el atractivo que tiene la Sierra de Guadarrama tanto para pilotos españoles como extranjeros “dadas las condiciones óptimas en vuelos de distancia”, especialmente en los meses de verano, según explica el presidente del Aeroclub de Fuentemilanos, Fernando Lázaro.

Robledo, por su lado, apunta que, a esa proximidad con la sierra, se suma “la llanura que tiene por delante en dirección norte, con unas condiciones absolutamente perfectas para el vuelo a vela”.

Francia y Alemania son en Europa los países donde hay más afición por el vuelo sin motor y, en consecuencia, a Segovia, a este aeródromo de Fuentemilanos, llegan en los meses de julio y agosto decenas de alemanes, principalmente, seguidos de belgas y franceses.

Sin duda, otro de los puntos fuertes de este campo de vuelo es que mantiene sus servicios y actividad todo el año, con la única excepción de unos pocos días de vacaciones en Navidades.

El aeródromo dispone de una pista principal de asfalto, de unos 1.100 metros de longitud y pistas de servicio también asfaltadas. Cuenta, además, con tres hangares, uno para dar servicio a la escuela de vuelo sin motor, al taller de mantenimiento y a la sala de pintura, otro para planeadores y aeronaves privadas y un tercero también para planeadores privados y mantenimiento.

Parking, repostaje para aeronaves, bar-restaurante y un camping con 72 parcelas (capacidad para más de 200 personas) y ocho bungalows con calefacción son otros servicios complementarios.

La máxima ocupación de los hangares se ha obtenido en el mes de agosto, con 130 aeronaves operando y el 75% de los pilotos procedentes de otros países, algunos tan lejanos como Nueva Zelanda o Australia.

Fuentemilanos se consolida como referente mundial de vuelo sin motor
Instalaciones del aeródromo. / E. A.

Actividad del aeroclub

Coordinado con la sociedad propietaria pero con personalidad jurídica diferente, el Aeroclub de Fuentemilanos opera en este aeródromo desde 2019 como escuela de formación de pilotos en vuelo sin motor y alquilando aeronaves.

Su presidente, Fernando Lázaro, afirma que la actividad formativa, a pesar del bache del confinamiento —por las restricciones de movimiento— y la pandemia, se mantiene a un buen nivel e incluso se ha incrementado un poco debido sobre todo a la llegada de alumnos de escuelas que han dejado de ofrecer este tipo de cursos.

Además de alumnos nuevos, que quieren empezar a volar —el vuelo sin motor es quizá una de las opciones más económicas—, la escuela se nutre de pilotos jubilados de líneas aéreas que cuando a los 60 ó 65 años dejan los vuelos comerciales, descubren las satisfacciones que procura esta actividad deportiva.

Suponen alrededor de un 20% del alumnado, cuyo perfil es mayoritariamente el de profesionales liberales, muchos ingenieros, de mediana edad y con cierta solvencia económica, ya que el coste de un curso de piloto ronda los 3.500 euros. No hay muchos jóvenes pero en este momento en Fuentemilanos se están formando media docena entre los 16 y los 25 años.

La ventaja que ofrece este aeroclub es que cada alumno puede adaptar su actividad de vuelo en función de sus necesidades, al ritmo que le permite su trabajo, estudios o modo de vida. A diferencia de otros aeródromos, que centran su actividad de manera casi exclusiva en fines de semana, el de Fuentemilanos opera todos los días, lo que permite, por ejemplo, “que un alumno salga de trabajar y se descuelgue por las tardes para venir aquí a volar porque siempre hay un instructor y un piloto de remolcador disponibles”.

Eso sí, todos empiezan de cero y tienen que cumplir las exigencias mínimas, en cuanto a número de vuelos y formación teórica, que establece la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

Fuentemilanos se consolida como referente mundial de vuelo sin motor
Uno de los tres hangares que gestiona la sociedad Aeronáutica de Guadarrama. / E. A.

Proyectos de futuro

Los estatutos del aeroclub recogen que su objetivo es la promoción de cualquier actividad aeronáutica. Uno de los proyectos a futuro es la posibilidad de ofertar paracaidismo, aunque para ello tendrían que conseguir una autorización para ampliar el espacio aéreo, en altura, ahora limitada por la actividad del aeropuerto de Madrid-Barajas.

Por otro lado, una escuela procedente del aeródromo de Requena, en Valencia, iniciará este mes de enero, en pruebas, cursos de vuelos acrobáticos. Desde Aeronáutica de Guadarrama explican que ya están en Fuentemilanos dos de las aeronaves que se utilizarán para hacer acrobacias en una ‘ventana' de unos tres kilómetros de largo por 500 metros de ancho que tiene que estar en una zona donde no genere molestias, fundamentalmente ruido, a los residentes de los tres núcleos más próximos: Fuentemilanos, Madrona y Abades.

Rodajes, eventos y divulgación

Al igual que otros aeródromos, el de Fuentemilanos es un lugar atractivo para el rodaje de películas, series, videoclips e incluso las imágenes de fondo que algunos artistas utilizan para sus conciertos en directo o para determinados espectáculos audiovisuales. Es el caso por ejemplo, del cantante Leiva, para quien en marzo del año pasado se rodaron varias escenas en las instalaciones segovianas.

Más recientemente, en diciembre, fue escenario del rodaje de una nueva serie para Movistar Plus+, producida por Buendía Estudios. Se trata de ‘Galgos', un drama empresarial y familiar protagonizado, entre otros, por Adriana Ozores y el actor argentino Óscar Martínez, que la cadena quiere estrenar este año.

Todavía más reciente ha sido el recibimiento a los Reyes Magos, que llegaron el día 6 de este mes de enero, obviamente en avión, a este aeródromo ‘Antonio González' aclamados por decenas de personas que esperaban junto a las pistas.

Los vuelos de divulgación son una buena opción como regalo y permiten disfrutar de una experiencia única, en planeador o motovelero, a precios relativamente asequibles, para ver la Sierra de Guadarrama y la ciudad de Segovia desde el aire.

Fuentemilanos se consolida como referente mundial de vuelo sin motor
Llegada de los Reyes Magos al aeródromo el pasado día 6. / E. A.

OTROS AERÓDROMOS DE LA PROVINCIA

  • Marugán. El aeródromo ubicado en este municipio opera con la marca Air Marugán con una oferta de vuelos, eventos y turismo. Dispone de una pista de asfalto de 600 metros y otra de zahorra compactada de 800, así como repostaje de combustible (gasolina sin plomo de 95) , bar –restaurante, parking exterior, piscina, hangares, lofts y servicio de chofer. Entre su oferta de incluye vuelos sobre Segovia, Ávila, rutas de los castillos, rodajes, pasar unos días en un loft privado y adquirir hangares con vivienda incorporada para residir en el campo junto con la aeronave privada. Además, varias empresas dedicadas al desarrollo de drones y de tecnología aeronautica operan en Marugán, por su privacidad, tranquilidad y condiciones de vuelo. Por otro lado, realiza el curso oficial de la Dirección General de Aviación Civil de piloto de U.L.M., para pilotar aviones ligeros de hasta 450 kilos de peso máximo al despegue.
  • Villacastín. El Aeródromo Eduardo Castellanos, en el municipio de Villacastín, presume de amplias y cuidadas pistas de aterrizaje, y una oferta variada de cursos de formación, talleres y actividades para introducirse en el mundo de la aviación desde cero, sin importar el nivel de conocimiento previo gracias a su Escuela de Aviadores. La oferta formativa, tanto teórica como práctica, incluye cursos de piloto de ULM y de radiofonista, entre otras actividades. En el ámbito del ocio o del turismo de experiencias su propuesta recoge distintas rutas aéreas con paseos de distinta duración. Rutas de los castillos, rutas en la naturaleza, sobrevolando ciudades como Segovia, Ávila o Madrid (en globo, con vuelos de iniciación, paseos en avioneta, en autogiro-helicóptero, etc.).
  • Santo Tomé del Puerto. Situado muy próximo a la A1, en el entorno de Somosierra, este aeródromo es heredero de uno de las tres escuelas nacionales de vuelo sin motor que se crearon en los años 70 del siglo pasado. En la actualidad, este campo de vuelo del Club Loreto es de gestión privada y cuenta con una pista de asfalto y una escuela para cursos de iniciación, para obtención de Licencia SPL (Sailplane Pilot Licence) y para obtener la habilitación de TMG (Motovelero), además de ‘bautismos' de aire.
  • Corral de Ayllón. Durante la Guerra Civil se construyó el aeródromo Las Navas aprovechando la amplia llanura del municipio. A lo largo de su historia, el que está considerado como más grande de Europa en extensión ha pasado por distintas etapas. Es de titularidad municipal pero de uso privado.