Elecciones Regionales Ciudadanos Francisco Igea Entrevista KAM6820
Francisco Igea minutos después de presentar la candidatura de Ciudadanos en la capital segoviana. / KAMARERO

Dice ser honesto y exige este requisito a los demás aspirantes. Encabeza una formación política de un grupo de ‘ciudadanos’ que se consideran comunes y corrientes. No teme mirar a los ojos al interlocutor. Su característica voz nasal, así como sus comedidas gesticulaciones, son el atrezo general de cada escena, un aspecto que cambia cuando percibe contrariedades en un discurso. No le molesta enfrentarse a preguntas incómodas y, aunque defiende una política de centralidad y moderada, tampoco le asusta mostrarse cabreado, alzar la voz y fruncir el ceño frente a sus oponentes. Así es Francisco Igea (Valladolid, 1964), ‘Paco’ para sus conocidos, cuya templanza castellana contrasta con sus salidas de tono humorísticas, el sarcasmo y las comparaciones llenas de ironías, recursos muy utilizados para mostrar su incomprensión ante una traición, hecho por el que no se muestra resignado. En su perfil de Twitter se define como “ciclista y creyente lleno de dudas”, aunque también es licenciado en Medicina y especialista en aparato digestivo. Precisamente, se enorgullece de su participación en la gestión de la pandemia, pues dice haber sido garante del salvamento de muchas vidas. De ahí la renovación de su interés por la política de Castilla y León.

Hace frío, los rayos de sol que despiden el día se esconden tras las cubiertas centenarias del claustro del Monasterio de San Antonio El Real y el sonido del agua brotando de su fuente, junto a las conversaciones cercanas de los militantes de Ciudadanos, son la banda sonora del lugar. No obstante, en un afán de mantener la presencia y compostura, Francisco Igea Arisqueta se resiste a vestir su abrigo. “Al final vamos a caer enfermos por la campaña electoral”, bromea.

Después de unos minutos, un par de fotografías y la puesta en común de anécdotas en uno de los sitios más emblemáticos de la capital segoviana, junto al nacimiento del Acueducto, el exvicepresidente y candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta se coloca nuevamente la mascarilla y acepta la propuesta de seguir el encuentro en el interior. Así, guía a los periodistas por el pasillo lleno de mesas y visitantes -que no son ajenos a su presencia- hasta el recibidor del hotel que hoy en día acoge la edificación. Tras tomar asiento en uno de los mullidos sillones verdes, rodeado a ambos lados por los entrevistadores, la conversación comienza.

— En línea a lo manifestado por Edmundo Bal, ¿usted cree que el PP es un partido “genéticamente corrupto”?
— Creo que el PP, como partido que ha gobernado durante 30 años, se enfrenta a los problemas propios que son consustanciales –no por ser del PP- al ejercicio prolongado del poder. No me gustan las descalificaciones globales, pero es lo que ha sucedido en esta Comunidad.

— De este modo, ¿qué se siente al gobernar con un partido “genéticamente corrupto”?
— Siento que tenemos que hacer muchas cosas y que es mucho lo que hemos cambiado, como el Código Ético de los altos cargos, hemos hecho públicas las subvenciones, la Ley de Transparencia…

— Y sobre todo la gestión de la pandemia.
— Era tan duro que no cabía alternativa. Había dos posibilidades: o te haces cargo, o te echas al suelo y te escondes. La consejera Verónica Casado y yo teníamos una ventaja, sabíamos cuál era el objetivo –salvar vidas-, qué teníamos que hacer y cómo iba a ser. Hicimos lo que pudimos y ha sido terrible. Lloramos, lo pasamos mal y sufrimos mucho al principio, en lo peor de la pandemia.

— ¿Lloró?
— Sí, sí. He llorado incluso en el Consejo de Gobierno.

— ¿Y el presidente Alfonso Fernández Mañueco?
— Nunca, al menos delante de mí, no. Él es más de bloqueo. Cuando surgían momentos con picos de incidencia muy altos y había que tomar decisiones tendía más a paralizarse y retrotraerse.

— ¿No dio nunca un puñetazo en la mesa como dijo Javier Maroto?
— Tan solo una vez que discutimos muy duro por el ascenso de una de las olas del virus.

—En relación a esta cuestión, ¿fue conveniente que dos técnicos sanitarios gestionaran la pandemia?
— Nos lo preguntaban mucho, pero somos médicos, no idiotas, y al final los números nos dieron la razón. Es cierto que nuestro objetivo era el mismo que el de los demás sanitarios: salvar vidas, pues todo lo demás iba con ello, como la ruina e inseguridad económica. Por eso, la actividad de la Comunidad ha sufrido menos siendo uno de los sitios con más incidencia de la pandemia.

«El PP, como partido que ha gobernado durante 30 años, se enfrenta a los problemas propios que son consustanciales al ejercicio del poder en un periodo prolongado»

Alianzas de gobierno

— ¿Volvería a repetir un gobierno con el PP y Mañueco?
— Con el PP, puede. Con Mañueco, no. Yo no haré presidente a Fernández Mañueco.

— ¿Es posible que el PP sacrifique a su candidato solo para permanecer en el poder?
—Pablo Casado y Teodoro García Egea, entre el poder y Mañueco, ¿van a renunciar a lo primero? (Ironiza) Quien tiene que hacer la elección son los ciudadanos. Véase quién es alcalde en Palencia y presidente en la Diputación de Zamora.

— En una entrevista publicada este martes, Inés Arrimadas no reconoció en ningún momento que había puesto la cruz a Mañueco.
— Tampoco dijo que vayamos a votarle.

— Ni lo contrario.
— Yo hablo con ella y no ha contradicho lo que hemos afirmado de Mañueco. Es un pacto establecido. Si una persona miente a la población y pone en riesgo toda la Comunidad en la sexta ola. ¿Le darías las llaves de tu coche? Vivimos en un país en el que un señor porque tiene poder puede acusarte aun teniendo pruebas de que él está mintiendo. Quien no ha demostrado ningún hecho es él.

— ¿Pactaría usted con Luis Tudanca?
— Pactaré con quien más nos deje gobernar, con quien más apoye nuestro programa. Sea el PSOE o el PP. No me presento para apoyar, sino para gobernar.

— Entonces no tiene cruz Tudanca como la tiene Mañueco.
— Tudanca no se ha mostrado como un hombre deshonesto con sus ciudadanos al nivel que lo ha hecho Mañueco, que ha mentido a 2’4 millones de personas y les ha dejado sin presupuesto por su propio interés. Nos ha difamado públicamente y, por tanto, es un mentiroso patológico. Lo digo como médico. Es una persona capaz de mentir con frialdad a personas con las que ha trabajado duramente, codo con codo, en la peor época de esta Comunidad. ¿De verdad alguien puede creer que es un político inteligente?

— ¿En dos años no se dio cuenta de que era un mentiroso patológico o ya tenía sospechas?
— ¿Lo malo es no darse cuenta y ser honesto o ser un mentiroso? En seis años he tenido signos suficientes para entender la política en esta Comunidad. He tenido signos y he hecho mi trabajo, que es evitar que ellos lo hagan. Entré a gobernar con unas condiciones y, mientras estas se cumpliesen, no me podía quejar. Lo que importa es que el acuerdo de gobierno se cumpla y, más allá de eso, no puedo decir nada más.

— ¿Nunca se le pasó por la cabeza la posibilidad de una moción de censura?
— No, nunca. Ya se presentó una y votamos que no. ¿Por qué se nos cuestiona por una cosa que ya ha sucedido?

“Mañueco es un mentiroso patológico; lo digo como médico. Es una persona capaz de mentir con frialdad a personas con las que ha trabajado duramente en la peor época de esta Comunidad”

Elecciones Regionales Ciudadanos Francisco Igea Entrevista KAM6807
Entrevistadores frente al candidato a la Presidencia de la Junta en el claustro de San Antonio El Real. / KAMARERO

Plan de atención primaria

— ¿Usted se considera liberal?
— Sí, ideológicamente soy liberal.

— Mañueco también ha dicho que se considera liberal como Isabel Díaz Ayuso.
— En esta Comunidad, el PP liderado por Mañueco nunca se ha mostrado como un partido liberal, sino como esencialmente conservador en lo económico y, en suma a ello, ha hecho una política clientelar.

— Uno de los grandes problemas que tenemos en Segovia y en el conjunto de Castilla y León es el envejecimiento de los llamados médicos rurales. ¿Sigue en el programa de Ciudadanos el malogrado plan de reestructuración de la Atención Primaria?
— Claro que lo mantenemos, cómo no lo vamos a mantener.

— El PP se posicionó en contra.
— Sí, ha hecho esa política tan liberal de decir a la gente “te voy a prometer lo que es imposible porque en dos meses gano las elecciones y luego ya veremos”. Esto no es signo de política liberal. ¿Va a abrir 3.600 consultorios con 1.000 médicos? La gente admite que le digan eso porque es lo que quiere oír, pero es matemáticamente inviable.

— Gran parte de la población segoviana se ha movilizado en contra de este plan.
— Somos conscientes de cómo se ha utilizado esta situación, pero suponemos que también son conscientes todos los segovianos de que lo que se les está prometiendo es mentira. Y deshonesto. No solo no se va a arreglar el problema, sino que se va agudizar.

— ¿Qué es lo que necesita la Atención Primaria?
— Más eficiencia, más cercanía en los cuidados, asegurar la atención urgente y a demanda y, sobre todo, que vengan profesionales. ¿Van a venir a un consultorio de 40 a dar vueltas con un coche y a no hacer nada? Pues no, y no es problema de dinero. Hay médicos que está ganando 100.000 euros. Pero esto a un sanitario joven no le importa, quiere hacer medicina, es decir, diagnóstico, trabajo en equipo, investigar, publicar… Esos médicos no se desarrollan profesionalmente y los pacientes tampoco están mejor atendidos.

— ¿Cómo se explica eso?
— Un médico que tiene 150 tarjetas acaba perdiendo práctica y conocimientos, y atendiendo a más personas. Por ello, lo que se propone desde Ciudadanos es viable. ¿La gente no ha hecho cuentas de ello? Quizá hay un problema de reordenación y no de recursos, que es el discurso del PSOE y del PP, lo que nadie cuestiona.

— Entonces, ¿por qué el PP no votó a favor de este plan?
— Tiene en riesgo las diputaciones, es pura cuestión política.

— Cuando se produce eso, ¿por qué no es Ciudadanos quien da un golpe en la mesa?
—Eso es ejemplo de debilidad máxima. Nosotros hemos seguido trabajando en la reordenación. Lo debatimos y presentamos las cifras porque esto era un gobierno de coalición, no del PP. Ellos pueden dar todos los puñetazos que quieran en la mesa, pero fueron los que no quisieron la Consejería de Sanidad porque no sabían gestionarla y nosotros sí.

“¿Es posible abrir 3.600 consultorios con 1.000 médicos? La gente admite que le digan eso porque es lo que quiere oír, pero es matemáticamente inviable. El problema es de reordenación y no de recursos”

Futuro segoviano

— Como exvicepresidente y candidato a la Presidencia de la Junta, ¿está de acuerdo con la manera en que se están haciendo las cosas respecto a la nueva infraestructura hospitalaria en Segovia?
— Se ha dado el primer paso después de muchísimo tiempo en poder tener el terreno y creo que se está haciendo el trabajo que no se ha hecho en 30 años. Esta provincia tiene radioterapia que no tenía después de dos años y medio, además de un nuevo centro de salud.

— ¿Y qué hay del Plan Industrial?
— Está paralizado por la convocatorias de elecciones, cosa que tenemos que agradecer a nuestro presidente.

— ¿El apoyo a las estaciones de esquí está dentro del modelo de desarrollo rural de Ciudadanos?
— Nunca nos hemos cuestionado las estaciones de esquí.

— Una cosa es cuestionar y otra, apoyar. Esta es la única comunidad autónoma que, teniendo estaciones de esquí, no posee un plan estratégico para su apoyo. De hecho, en otros territorios la mayoría de estas estaciones son públicas.
— Somos un partido liberal y, por tanto, no somos partidarios de que las entidades económicas sean públicas. Somos partidarios de que haya incentivos fiscales.

— Respecto al sector agropecuario y la energía fotovoltaica, hay una gran preocupación de que Segovia se convierta en una huerta solar y quite espacio a los cultivos.
— Tenemos superficie suficiente en esta Comunidad y hay posibilidad de colocar plantas de energía fotovoltaica en sitios donde no hay cultivo tradicional. Todas estas actividades económicas tienen una regulación y un sistema de licencias que hay que respetar y cumplir. Lo que no se puede hacer es vivir en una Comunidad sin seguridad jurídica. Si se quiere cambiar la norma, hágase un debate y cámbiese. Nosotros estamos a favor del cambio que promueve la Unión Europea a energías limpias y renovables.

— En relación con esta preocupación, ¿qué sucede con la ganadería intensiva?
— Es un sector honesto que da mucho trabajo en Castilla y León y en esta provincia. Además, está perfectamente regulado por normativa estatal. No digo que haya un problema, sino que el debate que se ha abierto sobre este tipo de ganadería es falso y tramposo.