Elias de Andres
Elías de Andrés en una demostración de forja en la real Casa de Moneda. / EL ADELANTADO

El trabajo duro de un oficio centenario, al descubierto en la Real Casa de Moneda. El hierro, el fuego o el fuelle, elementos que han marcado la vida del herrero Elías de Andrés, serán también los ingredientes que darán forma a las demostraciones gratuitas con las que el maestro segoviano pretende dar a conocer cómo se trabajaba, pero también la gran belleza del oficio ancestral de la forja.

Las demostraciones de forja, que ya se han desarrollado en anteriores ocasiones en la Real Casa de Moneda poniendo en marcha el fuelle que existe en las instalaciones, vuelven esta Semana Santa gracias a la colaboración entre Turismo de Segovia y Elías de Andrés, un veterano del mundo de la forja y, probablemente, uno de los pocos conocedores de los secretos de este oficio que quedan en el territorio nacional.

Estas demostraciones tendrán lugar desde el miércoles 13 al domingo 17 de abril, en horario de 11:00 a 13:00 horas. Serán cinco días en los que Elías de Andrés, a pesar de superar los 85 años, demostrará al público cómo su pasión por el trabajo le hace sentirse «como un joven de 40», una tarea que implica un trabajo físico muy duro, difícil de imaginar, salvo que se vea en directo.

Para disfrutar de las demostraciones basta con adquirir la entrada a la Real Casa de Moneda que cuenta con una tarifa general de 4 euros; 3 euros la entrada reducida para titulares de la Tarjeta Turística Amigos de Segovia y Amigos del Patrimonio, estudiantes hasta 25 años, jubilados mayores de 65 años, grupos con cita previa y familias numerosas con acreditación; para los segovianos acreditados, la tarifa es de 1 euro en visita libre y gratis para niños de 5 años o menos, profesores y discapacitados en grado igual o superior al 33%.

Elías de Andrés es un veterano del mundo de la forja, fruto de cuatro generaciones dedicadas a este oficio: su abuelo, su padre, él y después su hijo y sobrino. Ya de niño recuerda cómo pasaba las tardes en la fragua de su padre tirando de fuelle hasta que, con 14 años, fundó su propia fragua junto con sus hermanos.

Con el tiempo, empezó a abarcar trabajos de mayor envergadura. Entre sus grandes empresas, la puerta principal del Palacio de Comunicaciones, el actual Ayuntamiento de Madrid, donde su firma es legible hoy en día. Otros trabajos que ven miles de personas al día son el quiosco de la Plaza Mayor de Segovia o una escultura en el aeropuerto de Sant Joan de Palma de Mallorca. Además, ha expuesto y ganado diversos premios en México, Italia, Francia o Alemania.

Desde el pasado mes de noviembre, la fragua de la Real Casa de Moneda se llama ‘Fragua Elías de Andrés’, como reza una placa que se descubrió en presencia de las autoridades municipales en un emotivo acto con el que se homenajeaba su dilatada trayectoria artesanal.