Fomento encarga los estudios para desdoblar el tramo oeste de la SG-20

La Consejería de Fomento ha encomendado a una UTE los estudios informativos para el posible desdoblamiento de la carretera de unión entre la A-601 y la CL-605, correspondiente a parte del tramo oeste de la circunvalación SG-20.

12

El departamento que dirige Antonio Silván, a través de la empresa Provilsa, ha encargado a la Unión Temporal de Empresas (UTE), formada por las sociedades TRN Ingeniería y Egain S.A., los estudios informativos de uno de los tramos occidentales que podrían servir para completar la circunvalación de Segovia SG-20.

Los estudios se refieren al tramo comprendido entre la Autovía A-601 y la CL-605, que corresponde a la Administración autonómica. El tramo restante, entre la CL-605 y la N-110, sería competencia del Ministerio de Fomento. Con las dos obras se podría completar el anillo de la SG-20.

El estudio informativo que ha encargado la Consejería de Fomento prevé la construcción del tramo con doble carril por sentido, de modo que, de llevarse a cabo, sería el primer recorrido desdoblado de la circunvalación de la ciudad. Se trata de una de las principales reclamaciones en materia de infraestructuras que han solicitado las instituciones económicas segovianas, los colectivos vecinales y de transportistas, y que están pendientes de ejecutarse.

La futura carretera arrancaría en el enlace de la Autovía de Cuéllar (A-601) con la carretera de Aranda de Duero (CL-603) en el punto denominado ‘El Abanico’. Desde allí se dirige hacia Zamarramala, para conectar con la carretera CL-607, y bajar hasta la carretera de Arévalo (CL-605) para conectar con la primera entrada del polígono industrial Nicomedes García, en Valverde del Majano.

El trabajo, que se anunció en los boletines oficiales de Castilla y León, fue adjudicado finalmente en 98.176 euros, después de que la empresa de capital autonómico Promoción de Viviendas, Infraestructuras y Logística, S.A. (Provilsa) sacara a licitación este estudio por un importe máximo de 120.640 euros. El estudio fue finalmente adjudicado el año con un plazo de ejecución máximo de 28 meses.

La carretera que se proyecte tendrá doble calzada formada por dos carriles de 3,50 metros de anchura cada uno, arcén exterior de 2,50 metros e interior de un metro más bermas de otro metro de ancho. También se tendrá que contemplar la construcción de caminos de servicio paralelos a la traza asfaltada, de manera que garanticen el acceso a todos los enlaces, así como un cerramiento de aislamiento y protección.

Los estudios incluyen la aportación de los diferentes estudios posibles, la elaboración de inventarios sobre los recursos naturales, estudios geológicos y de cartografía, estudio de tráfico y la valoración de las diferentes alternativas.

La obra está incluida en el programa de actuaciones del Borrador del Plan Regional de Carreteras 2008 – 2020, actualmente en fase avanzada de redacción.

La obra prevista tras los correspondientes estudios tendrá una longitud aproximada de unos cuatro kilómetros. Desde la A-601 llegaría a Zamarramala para bordear el casco urbano y pasar sobre lo que era el antiguo vertedero del Peñigoso y junto a la estación depuradora de aguas residuales, para cerrar el círculo conectando de nuevo con el cruce de la CL-605.

En un primer anteproyecto, la Consejería de Fomento manejó hasta cuatro alternativas para mejorar esta carretera que soporta hoy gran parte del tráfico que tiene como destino el centro de Segovia procedente de la A-601, que ha ganado tráfico desde su conversión en autovía.