Folgado (PP) censura la ‘voracidad recaudatoria’ del Gobierno Arahuetes

El viceportavoz del PP y responsable de asuntos económicos sostiene que de 2003 a 2011 el Gobierno municipal (PSOE) ha incrementado las tasas e impuestos un 93,5%.

2

El PP considera que el PSOE ha practicado la “voracidad recaudatoria” a lo largo de los últimos ocho años al frente del Gobierno del Ayuntamiento, al incrementar, de 2003 a 2011, la recaudación por tasas e impuestos un 92,5%, muy por encima del índice del coste de la vida, que ha crecido un 23,8% en el periodo 2003-2010.

Así lo aseguró ayer el viceportavoz municipal y responsable de asuntos económicos del grupo popular, Juan Antonio Folgado, quien acusó también al Gobierno de Pedro Arahuetes de practicar una “política fiscal” desaforada en la gestión de impuestos como el IBI, que, según los populares, ha subido, como media, un 7,4% en 2011, y lo hará, en porcentaje incluso superior, en 2012.

Las declaraciones del concejal de Hacienda, Alfonso Reguera (PSOE), a este diario, en las que anunció la propuesta de los socialistas de incrementar los tributos municipales un 3% para 2012—conforme al IPC interanual de agosto— no han sentado bien en las filas del PP. Folgado explicó el malestar en que este lunes, en comisión de Hacienda, “lo único de lo que nos habló el concejal fue del calendario de reuniones” —para debatir las ordenanzas fiscales de 2012—. “No nos anticipó nada [sobre el incremento del 3%] y le hubiera venido bien hacerlo, porque le hubiéramos dado algunas aportaciones”, dijo Folgado, para quién “queremos llegar al máximo consenso, pero su forma de actuar es la de la prepotencia, como si gobernaran con mayoría absoluta”.

Folgado eludió pronunciarse sobre la modificación del calendario para el pago de tributos —, por ejemplo, el PSOE plantea que la tasa de agua sea de pago cuatrimestral— a la espera de conocer los informes técnicos que apoyen este planteamiento; aunque sí se mostró “indignado y preocupado” por lo que consideró “un nuevo incumplimiento del PSOE de su programa electoral”. Al PP, según dijo, le parece “bien” la aplicación del 3% conforme al IPC, aunque “esto no se producirá en el caso del IBI, como ya ocurrió este año” porque este impuesto “sufrirá subidas superiores”. Según Folgado, cada año, a lo largo de la próxima década, la base liquidable del impuesto partirá “inflada” en 4,4 puntos —como consecuencia de la repercusión de la revisión catastral de 2009—, de manera que la subida del IBI, de 2009 a 2019, según sus cálculos, rondará el 66%; “el doble —recalcó— de lo que aumentaría el coste de la vida si sigue creciendo el IPC un 3% cada año”

Para Folgado la “voracidad fiscal” de los gobiernos liderados por Arahuetes se refleja en los incrementos de la presión fiscal en el periodo 2003-2011. Según los cálculos del viceportavoz del PP, se ha pasado de recaudar por impuestos y tasas un total de 19,8 millones en 2003 a 36,9 millones en 2010 (aumento del 86,2%), mientras que la previsión para 2011 es de 38,2 millones (incremento del 92,5% con respecto a 2003). Folgado indicó que solo la recaudación por impuestos se ha incrementado un 81,7% en los últimos ocho años, especialmente por el cobro del IBI y el ICIO, y de las multas de tráfico, “que se han triplicado en ese periodo”.

“Prorrogar el presupuesto sería una opción poco deseable”.- El viceportavoz del PP, Juan Antonio Folgado, consideró ayer que prorrogar los presupuestos municipales de 2011 es una opción “poco deseable”, por lo que animó al Gobierno municipal a elaborar el programa económico “no a ciegas, sino teniendo en cuenta estimaciones a la baja de la participación de los impuestos del Estado”. Ante la ausencia del Presupuesto General del Estado (PGE) de 2012 y el hecho de que el Gobierno que salga de las urnas del 20-N deberá decretar la prórroga de los actuales, ayuntamientos y comunidades autónomas sopesan prorrogar también sus cuentas a la espera de conocer las transferencias que hará el Estado a otras administraciones en función de las previsiones de crecimiento económico. En esta coyuntura, el concejal de Hacienda, Alfonso Reguera, señaló que su departamento contempla “todas las posibilidades”, y admitió que, entre ellas, está que el Ayuntamiento de Segovia prorrogue los presupuestos de 2011, y que apruebe el nuevo programa económico de 2012 sobre el mes de febrero del próximo año.

Folgado indicó que, con independencia de esta circunstancia, “podemos hacer un presupuesto, no a ciegas, sino teniendo en cuenta las ordenanzas fiscales, las rentas municipales, podríamos hacer una estimación a la baja en la participación de los impuestos del Estado, calcular las transferencias de capital, aunque sea dificil…”. “Creo —añadió— que en lugar de prorrogar, podríamos hacer un presupuesto de 2012 a la baja, sobre todo en gastos corrientes”.