Tramo de Muralla junto al Postigo del Consuelo. / E.A
Publicidad

La concejalía de Patrimonio Histórico ha finalizado los trabajos de consolidación del tramo de Muralla junto al Postigo del Consuelo, colindante con la finca situada en la calle Arquitecto Odriozola.

La intervención, considerada de urgencia, comenzaba el pasado mes de julio tras detectarse una grieta en el extradós del lienzo, así como piedras desprendidas, con el riesgo de que pudieran caer a los patios de la finca inferior de la calle San Juan.

Antes de iniciar los trabajos, la cata arqueológica puso de manifiesto una grieta de 15-20 cm entre el adarve y el peto vertical donde se encuentran los merlones, mostrando la separación de la hoja exterior de la muralla. Este punto hacia fuera mostraba un abombamiento, así como un hueco que atravesaba de lado a lado la hoja exterior.

La mala calidad constructiva de la hoja externa es fruto de parches realizados en distintas épocas, sin uniformidad ni disposición adecuada, y con diferentes materiales (sillarejo, cascajo, ripios…) y distintos morteros en general pobres (con o sin cal). De hecho, las piedras se retiraban sin necesidad de emplear herramientas.

Teniendo en cuenta esta situación, las obras han consistido principalmente en la retirada de las piezas de piedra que estaban sueltas una por una y a mano hasta llegar a la parte sana del muro, sin utilizar elementos mecánicos para evitar las vibraciones y la presión que pudiera ejercer la maquinaria, ocasionando desprendimientos.

En esta tarea, se fueron reservando las piezas de ladrillo y los sillarejos de piedra que presentaban un buen tamaño y calidad para su aparejo y posterior recolocación. Según se avanzaba en la intervención se comprobaba la falta total de unión de la hoja exterior con el adarve, patología que seguía hacia abajo y hacia los lados.

La grieta de separación se convertía en un hueco que aumentaba de amplitud cuanto más se bajaba. Para hacer frente a esta situación se acordaba reforzar el andamio colocando uno más desde la base del acantilado rocoso, concretamente desde los patios de la calle San Juan 8, contando para ello con la colaboración y facilidades de los vecinos.

El presupuesto total de esta importante intervención alcanza los 77.000 euros.