Mazarías y Prieto, en la visita a la iglesia de San Martín. / NACHO VALVERDE - ICAL
Mazarías y Prieto, en la visita a la iglesia de San Martín. / NACHO VALVERDE - ICAL

El director general de Patrimonio Cultural, Juan Carlos Prieto, presentó este jueves, junto al delegado diocesano de Patrimonio, Alberto Espinosa, el delegado territorial, José Mazarías, las obras realizadas en la cubierta y armadura del campanario del templo segoviano de San Martín, ya terminadas, para las que la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte, ha invertido 460.701 euros, cofinanciados con Fondo FEDER.

Prieto, acompañado también del responsable de la Unidad Parroquial Centro, Andrés de la Calle, y el párroco Isaac Benito, realizaron una visita al resultado final de “uno de los paradigmas del patrimonio de la capital segoviana” como “uno de los elementos románicos religiosos mas importantes” dentro de su conjunto monumental.

En junio de 2020, una parte de la cornisa del chapitel de la torre campanario se desplazó de su posición original y amenazaba con su caída, con riesgo de daños en la vía pública. La propiedad se ocupó del desmontaje de los elementos en peligro y de tapar provisionalmente los huecos que dejó la cornisa desmontada, para evitar la entrada de agua en dicha zona. Simultáneamente se llevó a cabo un análisis detenido de los elementos del campanario que concluyeron en la detección de una serie de daños locales que afectaban a la estabilidad del conjunto. En el caso de lo que fueron en su día las galerías que recorrían el lado norte de la iglesia, se apreciaron también afecciones en toda la labor decorativa de los aleros y los canecillos románicos que soportan a aquellos, manifestándose problemas de escorrentía por el agua de lluvia y lavado de la superficie de la piedra.

Han sido tres los objetivos de la actuación acometida por la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte: en primer lugar, asegurar la adecuada protección frente a las aguas pluviales del grupo escultórico del atrio norte, atrio noroccidental y fachadas del volumen de sacristía y ábside noreste. En estas fachadas se encuentra un importante conjunto escultórico románico, que se concentra principalmente en los capiteles y canecillos, de estilo románico, de muy alto valor artístico. En segundo lugar, recuperar la seguridad estructural y constructiva de la armadura del cuerpo de campanas, que se encontraba en un estado de conservación muy deficiente. Por último, corregir daños puntuales en el cimborrio, donde la veleta, ubicada sobre un pináculo deteriorado, presentaba una inclinación considerable.