Finaliza la obra del puente de la CL-607 sobre el río Eresma

La carretera, que ha permanecido cerrada durante dos días, supone el ensanche de la calzada y la creación de dos pasos peatonales, lo que mejora la seguridad en un punto que era bastante conflictivo

A falta de colocar la señalización horizontal sobre la calzada, en las próximas horas se dará por concluida la obra de ensanche de la carretera CL-607, en la zona baja de Zamarramala, donde cruza el río Eresma.

Con motivo de la ejecución de estas obras, que acomete la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, fue preciso realizar cortes de tráfico puntuales el martes y el miércoles de esta semana entre las 7.30 y las 20.00 horas, para realizar los trabajos para el fresado de firme y extendido de capa de rodadura de mezcla bituminosa en el puente.

Las obras de ensanche de la CL-607 en el puente sobre el río Eresma cuentan con un presupuesto de 348.238 euros y consisten en incrementar el ancho de esta vía en el puente hasta los 13,10 metros. De este modo se ha podido pasar de un único carril de tránsito para vehículos, a dos carriles, junto con los arcenes y aceras necesarias para el paso peatonal en las mejores condiciones.

La intervención persigue mejorar la seguridad vial en este tramo de concentración de accidentes de la CL-607, que presentaba una sección transversal insuficiente, dado que existía un estrechamiento de la calzada que en el puente quedaba reducida a un solo carril. Esta vía, de la red básica de carreteras de la Junta de Castilla y León, bordea la ciudad de Segovia y tiene una Intensidad Media de Vehículos (IMD) de 4.374 vehículos al día.

El proyecto ha incluido la construcción de una nueva estructura adaptada a la geometría del puente, de manera que mediante arcos de hormigón armado se ha ajustado la forma a los arcos de piedra del puente actual y con un acabado de piedra similar al existente. También se ha previsto la protección frente a avenidas extraordinarias del tramo de actuación en cuanto a la erosión del cauce, con escolleras que cubran la zona de estribos y pilas.
Las obras de ensanche comenzaron el 15 de julio pasado, una vez que la Confederación Hidrográfica del Duero emitió informe confirmando que podía garantizarse el caudal ecológico del río y permitía la ejecución de la ataguía.

La obra ha sido realizada por la empresa Ecoasfalt. Ha supuesto una nueva estructura mediante arcos de hormigón armado ajustados a los arcos de piedra del puente actual y con un acabado de piedra similar al existente. También se ha previsto la protección frente a avenidas extraordinarias del tramo de actuación en cuanto a la erosión del cauce.