Agentes de la Guardia Civil durante un control. / E. P.

La Junta desveló que el cierre perimetral y el toque de queda decaerán tras la finalización del Estado de Alarma, este próximo 9 de mayo, un anuncio que acaba por fin con unas jornadas de dudas e incógnitas sobre la normativa vigente a partir de dicho periodo.

De esta forma, los ciudadanos saben ya al menos que estas dos medidas, posiblemente las más lesivas para los derechos fundamentales recogidos en la Constitución, dejarán de estar en vigor en esa fecha, pero todavía quedan enormes dudas sobre qué restricciones se mantendrán en el futuro para evitar la expansión del Covid-19.

Es de suponer que hoy tras la reunión del Consejo de Gobierno, la Junta otorgue mayor luz sobre que podrán y no podrán hacer los ciudadanos a partir del domingo, además de aportar claridad a los sectores económicos que padecen las medidas restrictivas. Sobre esto último, cabe destacar que negocios como los hosteleros y las salas de juegos cuentan con limitación de interiores en estos momentos, aparte de que otros sectores están pendientes de si finalmente se limita la actividad hasta determinada hora aun tras expirar la vigencia del toque de queda.

Tampoco se duda de la repercusión que tendrá para la provincia de Segovia la reapertura de Castilla y León con el resto de autonomías, en especial con la Comunidad de Madrid. Tras un largo periplo sin poder viajar entre territorios, los fonáreos con segundas residencias en los pueblos de la provincia y familiares podrán regresar tras una larga ausencia. Además, la reapertura entre territorios animará la actividad económica de los puntos más turísticos, un soplo importante de aire para la hostelería, el comercio y el sector hotelero de la provincia.

El encargado de realizar el anuncio fue el propio presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que confirmó que este domingo 9 de mayo, cuando finaliza el Estado de Alarma, se suprimirá el toque de queda decretado en la Comunidad entre las 22 y las 6 horas y el cierre perimetral de la Comunidad debido a la “negligencia” y al “abandono” del Gobierno central con las comunidades.

Mañueco, quien asistió a la presentación del proyecto de unidad satélite de radioterapia en Ávila, aseguró que a partir del próximo domingo no hará “dejación” de su “responsabilidad”, como a su juicio ha hecho el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuyo ejecutivo “no ha aprobado ninguna medida, ni ningún instrumento al servicio de las comunidades autónomas”.

Mañueco explicó que tras los sucesivos pronunciamientos judiciales, no existe “ningún tipo de viabilidad jurídica” en la adopción de medidas de cierre perimetral o toque de queda tras decaer el actual estado de alarma, ya que “no hay grieta jurídica en el armazón” jurídico.

El presidente, por tanto, descartó la posibilidad de incluir estas medidas por su incompatibilidad en el marco legal futuro. No aclaró si la Junta estaría dispuesta a pedir al Gobierno un Estado de Alarma de ámbito autonómico, provincial o local, una opción que se recoge en la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los Estados de Alarma, Excepción y Sitio.

“Por lo tanto, no tiene sentido que hagamos ninguna decisión en esta materia”, explicó Mañueco, respecto a la posibilidad de adoptar medidas en este sentido a partir del 9 de mayo. Y ello, teniendo en cuenta que el pasado mes de octubre el TSJCyL “dejó claro que estas decisiones” respecto del toque de queda o los cierres perimetrales “deben ser reguladas por ley orgánica y no hay ninguna ley orgánica en este sentido”. En este sentido, aclaró que “lo único” que ha hecho el Ejecutivo central ha sido “posibilitar un cauce para recurrir al Tribunal Supremo, pero el 9 de mayo concluye el Estado de Alarma y comienza la recuperación económica en Castilla y León”.

“El 9 de mayo, el gobierno Sánchez hace dejación su responsabilidad y yo no voy a hacer dejación de mi responsabilidad”, insistió Mañueco, antes de acusar al presidente del Gobierno de haber “abandonado a las comunidades autónomas frente a la pandemia, sin ningún tipo de apoyo legislativo”. Y ello, porque entiende que la decisión adoptada este pasado martes por el Gobierno “no da ningún apoyo, ningún instrumento jurídico nuevo”, ya que se trata de “los que ya existían”.

“El Gobierno de España no he hecho sus deberes”, señaló Mañueco, ya que a su juicio “tenía que haber aprobado una legislación intermedia entre la legislación sanitaria ordinaria, que se ha visto superada por las circunstancias de la pandemia y una situación excepcional, como es el Estado de Alarma”. Al respecto, recordó que fue una promesa que el Gobierno realizó a “comunidades autónomas a fuerzas políticas, también a distintos representantes sociales, pero eso no ha ocurrido”.

La Sanidad, una prioridad

Mañueco subrayó la apuesta del Gobierno autonómico por “mejorar la calidad asistencial” ya que la Sanidad es una “prioridad” para el Gobierno autonómico como lo demuestra que la dotación presupuestaria para 2021 haya sido un 7 por ciento a lo que se preveía en el Pacto por la Recuperación de Castilla y León. Así lo aseveró Mañueco en declaraciones a los medios en la capital abulense donde asistió al inicio de las obras de la unidad de radioterapia de Ávila, junto a la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

Esta unidad supondrá una inversión de 1.376.569 euros, que junto con la compra del acelerador lineal rondará los 2,5 millones de euros, y cuyos pliegos ya están en fase de redacción. Con su puesta en marcha, la unidad satélite de radioterapia de Ávila será pionera en Castilla y León y a ella le seguirán las unidades satélite de Soria, Segovia, Palencia y El Bierzo, que se siguen impulsando en sus distintas fases.