Fidelidad a la Feria de ‘El Ángel’

1

Fuentepelayo se ha convertido de nuevo este fin de semana en el escenario de presentación de las últimas novedades en el mercado del sector ganadero y agrícola, mayoritario en la tradicional Feria de ‘El Ángel’, que este año celebra su trigésimo primera edición. La muestra ha sabido combinar la vanguardia en la maquinaria agrícola, con la tradición de otros sectores como el alimenticio, cada vez con un mayor auge, que vuelve a la elaboración artesanal.

La feria tiene una superficie de unos 20.000 metros cuadrados, de los que 3.000 son cubiertos. De entrada, el visitante se encuentra con una larga fila de tractores y demás máquinas agrícolas, que ofrecen los últimos avances en cuanto a tecnología, así como en lo que se refiere a comodidad para el profesional del campo. En este punto se encuentra Roberto Lázaro, de Talleres Lázaro, que este año ha traído como novedad a Fuentepelayo dos tractores de la gama Magnum, entre otro tipo de maquinaria y aperos necesarios para el campo. Llevan toda la vida viniendo a Fuentepelayo, son fieles a ‘El Ángel’, sin duda el mayor escaparate para el sector de la provincia, y que funciona, según afirman los propios expositores. “Aquí enseñamos el producto que tenemos, negociamos, pero no cerramos los tratos. Nosotros vendemos maquinaria grande y no es para llegar y comprar. Vienen, lo ven, y se cierra en unas semanas si les interesa”, explica Roberto Lázaro.

Sobre la situación del sector agrícola y ganadero, en Fuentepelayo se respiran este fin de semana aires de recuperación o de mejoría. “La agricultura hace tres años que se quedó en su punto más bajo. El año pasado parece que quería remontar, y al final cayó otro poco, y éste ha empezado flojo, pero con visos de mejorar”, comenta Roberto, quien añade que, a pesar de la situación, su empresa se mantiene, en algunos modelos de maquinaria como líder de ventas y como marca, con más de un 30 por ciento de poder de mercado.

Siguiendo el recorrido, se llega al polideportivo, principalmente ocupado en la planta baja por empresas dedicadas a los sectores porcino y avícola, junto a otros puestos de venta de ropa, artesanía, telefonía móvil, electrodomésticos, etc. En este espacio se encuentra Enrique Muñoz, de Escaleras y Barandillas Iscar, otro “viejo” conocido de Fuentepelayo, ya que antes venía con la empresa familiar de madera. Enrique valora la Feria de ‘El Ángel’, “la mejor por esta zona”, “porque se vende, se acuerda, se negocia, se hace de todo, es un goteo continuo luego durante todo el año”. Su empresa se dedica a la elaboración de mesas y muebles rústicos, en madera de pino, y de escaleras y barandillas. Enrique opina que la economía ya se está recuperando. “El año pasado ha sido mejor que el anterior, y éste mejor; nosotros desde enero hasta marzo, que no son muy buenos meses, ya los tenemos cubiertos, así que lo que salga en esta feria, ya es a mayores”, asegura.

Además del espacio exterior y el pabellón polideportivo, la Feria de ‘El Ángel’ cuenta con el recinto de La Panera, donde se ubican las empresas agroalimentarias, con productos de alta calidad de casi todas las comunidades españolas. Y la feria se complementa con la muestra ecuestre, con exhibiciones de doma y rejoneo por las tardes.

El tiempo parece que va a acompañar este fin de semana a la Feria de Fuentepelayo. A pesar de que la lluvia hizo acto de presencia ayer por la mañana, las temperaturas fueron agradables y se espera que a lo largo del fin de semana se acerquen unas 30.000 personas a la Feria.