fes asamblea general
El presidente de la FES se dirige a los asistentes durante la Asamblea General Ordinaria. / EL ADELANTADO

La Federación Empresarial Segoviana (FES) celebró ayer su Asamblea General Ordinaria durante la que se aprobaron las cuentas del ejercicio anterior y el presupuesto del presente. Una reunión presencial a la que han asistido más de 50 socios compromisarios.

El presidente de FES, Andrés Ortega, agradeció al principio de su intervención el apoyo y trabajo de directivos y asociados “para que FES siga cumpliendo su papel de defensa y representación de los intereses de los empresarios de esta provincia. Para que sigamos creciendo desde la humildad, el trabajo y la vocación de servicio. Para que sigamos anteponiendo el interés general por encima de personalismos o enfrentamientos vacíos que ni son oportunos ni hemos sido elegidos para ello. Gracias, de verdad, por estar siempre ahí, por entender lo que es FES, y por ser FES”.

Ortega se refirió a la sucesión de “meses y años verdaderamente trascendentales para la economía y para las empresas de la provincia desde la irrupción de la pandemia, complicándose con la invasión rusa de Ucrania y todas las incertidumbres y problemas que lleva asociada, desde el encarecimiento y escasez de las materias primas a la subida de los combustibles y de la energía. Sabemos que operamos ya en un mercado completamente globalizado y la parte negativa es esta: cuando los tanques se mueven, aunque sea a miles de kilómetros, las empresas sufren”.

Según explicó, la “gran mayoría de las empresas de la provincia” siguen estando en una situación “extremadamente complicada”, señalando que existe un grave problema de sobreendeudamiento, de morosidad, ha caído la facturación y se ha desplomado la rentabilidad.

Tanto la pandemia como la guerra son circunstancias sobrevenidas, imprevistas, dijo, que han venido a sumarse a los problemas estructurales de la economía española “en los que sí podemos incidir, en los que las organizaciones sí podemos trabajar, y es lo que estamos haciendo”.

A su juicio, las cifras de empleo en Segovia de los últimos meses son buenas, pero no porque la situación de las empresas sea idílica, sino porque a pesar de que es mala, las empresas de la provincia están contratando y ampliando sus plantillas.

En materia de empleo, las cifras de paro no son el único problema, aseguró. “Estamos preocupados por la falta de mano de obra que cada vez más actividades y sectores están sufriendo, y que constituyen otra amenaza, de las fuertes, para su supervivencia”, aclaró.

Nos preocupa y nos ocupa: como sabéis, FES lleva tiempo trabajando en el impulso de la Formación Profesional en general y de la FP Dual en particular. Estamos trabajando con Educación para intentar incrementar las matriculaciones en aquellos oficios en los que ahora pocos trabajan pero siguen siendo demandados. Y por supuesto en emparejar las enseñanzas que se dan en los centros de Segovia con las necesidades de las empresas de la provincia”, señaló. En este sentido, Ortega tachó de “posturas simples” las de algunos miembros del Gobierno que achacan este problema a los salarios bajos, siendo para él un “diagnóstico equivocado” y “dañino para la figura del empresario”.

“Hay escasez de mano de obra en trabajo poco cualificados, con un sueldo inferior; y el mismo problema en escalas más elevadas en categoría y en salario, como puede ser jefes de mantenimiento. No, no es un problema de sueldos bajos. Es estructural”, señaló Ortega.

Por último, Andrés Ortega se refirió al crecimiento de la Federación, poniendo como ejemplo a Fecose, la Agrupación de Comercio que se sumó a FES, logrando ser la más representativa (ha alcanzado ya casi los 400 asociados) y recordando que esta misma semana se han adherido a la Federación, mediante sendos convenios, dos patronales muy significativas, con cerca de 400 socios cada una: APIC y Asetra.