12 1 efe web 1
El ministro de Consumo, Alberto Garzón, en una comparecencia. / EFE

La Federación Empresarial Segoviana (FES) y la Federación Española de Mujeres Rurales (Femur) reclamaron ayer al presidente del Gobierno que cese al ministro de Consumo, Alberto Garzón, por los “perjuicios” que genera en la economía española y de la provincia, “su reiterada actitud de irresponsabilidad”. Ambas organizaciones se refieren a las últimas declaraciones realizadas por Garzón a un medio británico, en las que aseguraba que las macro-granjas españolas “contaminan el suelo, el agua y luego exportan esta carne de mala calidad de estos animales maltratados“.

El presidente de la FES, Andrés Ortega, considera que este mensaje “es altamente perjudicial para la imagen de las empresas españolas del sector ganadero y de una gravedad enorme, porque las hace un miembro del Gobierno, a quien se le otorga el mandato de defender la economía del país y no de obstaculizarla o ridiculizarla”.

La industria agroalimentaria de la provincia de Segovia, en la que se engloba la actividad ganadera y la de su transformación, “es uno de los puntales de nuestra economía, representada por empresas, grandes y pequeñas, que están plenamente comprometidas con la sostenibilidad, la innovación, la calidad y la salida a mercados exteriores”, señala Ortega en la carta que la FES ha enviado a Pedro Sánchez.

Estas declaraciones, según afirman desde la patronal segoviana, se suman a otras anteriores en las que Alberto Garzón “atacó de nuevo al sector ganadero y por ende a otros directamente relacionados e igualmente importantes en la estructura productiva de Segovia como el de la hostelería, el turismo, la agricultura y la producción de piensos, entre otros”.

“Nuestra responsabilidad como organización empresarial es defender a nuestro tejido económico, porque sabemos cómo se están haciendo las cosas, con profesionalidad y con una altísima exigencia de calidad sin las que, por otra parte, no sería posible el volumen de exportaciones que está logrando nuestra industria. Y ha llegado el punto en el que esta defensa pasa por pedir al presidente del Gobierno que destituya a un ministro que, en vez de aliarse con la producción nacional, la ataca de forma reiterada y a nuestro juicio sectaria”, explica el presidente de FES.

Es urgente que se aclare si la postura del señor Garzón es personal o representa al Gobierno. Si es el primer caso, la única salida es el cese inmediato para evitar especulaciones”.

Por su parte, la secretaria general de Femur, Elena García, lamentó las declaraciones de Garzón y aseguró que “nuestra carne es muy apreciada y cumple con todos los estándares de la normativa europea”. También añadió que la ganadería extensiva en España ya está regulada “y cumple con la legalidad, en cuanto al sacrificio de los animales sin crueldad”.

Además de exigir a Pedro Sánchez el cese de Garzón, reclamó al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, que defienda al sector ganadero.

FES y Femur se suman así a todas las peticiones de cese que se han producido desde las asociaciones y federaciones empresariales y del sector y manifiestan todo su apoyo a las agrupaciones agrícolas y ganaderas y al sector cárnico. “Un sector que genera muchos puestos de trabajo, que es fundamental en la actividad económica de nuestro país y que está luchando todos los días a pesar de las subidas de la tarifa eléctrica y de impuestos que están mermando su capacidad productiva”, concluye Andrés Ortega.

IU defiende la ganadería tradicional

El coordinador general de Izquierda Unida Castilla y León, Juan Gascón, considera que “es un ataque contra nuestra tierra que el PP prefiera las macrogranjas al modelo de ganadería tradicional de Castilla y León que defendió el ministro de Consumo, Alberto Garzón, en su entrevista en el medio británico The Guardian”. El dirigente de IU ha recordado la defensa de la ganadería tradicional y extensiva que el ministro de Consumo hace en la entrevista. “Además ha sido este Gobierno del que Garzón es ministro el que ha prohibido la venta a pérdidas mientras la derecha del PP y de Vox votaban en contra”, expone Juan Gascón.

Destaca también las medidas tomadas por Consumo para favorecer las pequeñas granjas, artesanales y de venta directa, como una gran oportunidad para el consumo local ganadero. Gascón señala que la polémica nace de una “manipulación por parte de Mañueco y ha continuado el portavoz de la Junta en funciones, inventando unas declaraciones inexistentes del ministro de Consumo donde supuestamente pedía a los extranjeros que no consumieran carne española”.