Fernández muestra “preocupación” por la importante baja en el presupuesto para reformar la estación

La portavoz del PP admite que el proceso de licitación ha sido correcto aunque reitera sus dudas sobre cubrir toda la campa

3

La portavoz del Grupo Municipal Popular (GMP) en el Ayuntamiento de Segovia, Raquel Fernández, ha mostrado su “preocupación” por la importante rebaja en el presupuesto que ha supuesto la licitación de las obras de remodelación integral de la estación de autobuses.

En este sentido, como ya informó El Adelantado, la Junta de Gobierno Local acordó el jueves pasado la contratación de las obras con la empresa segoviana Yara 1999, por importe de 585.058 euros (707.920,28 euros incluyendo el IVA), lo que supone una rebaja de casi el 31% respecto al presupuesto de licitación, que ascendía a 847.353,89 euros (1.025.298,21 euros con IVA).

Fernández admite que el proceso de licitación ha sido el correcto, según marca la Ley de Contratos, y se congratula del elevado número de ofertas presentadas, 28, aunque insiste en que esa importante propuesta a la baja que se ha llevado el contrato al ser considerada la más ventajosa económicamente “me produce incertidumbre, aunque esté dentro de la normativa y cuente con los informes técnicos favorables”.

En la Mesa de Contratación se acordó excluir dos ofertas por baja temeraria, las presentadas por las empresas Emo Obras Construcciones, Contratas y Proyectos, que suponía una reducción del 60% sobre el presupuesto de licitación y Trauxia, por importe de 520.105,82 euros, más próxima a la que finalmente ha sido la adjudicataria del contrato pero que suponía una rebaja del 38%.

Por otro lado, desde el Grupo Municipal Popular reiteran que el proyecto a ejecutar en la estación de autobuses sigue generando incertidumbre y dudas entre los concejales del PP, como ya advirtieron antes de que se licitase el contrato, aunque con el procedimiento abierto. La portavoz considera que no tenía que haberse llegado a este punto por los mismos argumentos que tanto ella como el concejal Juan Antonio Miranda expusieron el pasado mes de marzo.

Cuestionaron, por ejemplo, la necesidad de cubrir la totalidad de la campa de la estación, que no se limita a cubrir las dársenas como establece la normativa. Otros posibles inconvenientes que detallaron están relacionados con los accesos de los servicios de extinción de incendios a la fachada del edificio de viviendas que da a la campa de la estación, la no reparación de daños ocasionados por filtraciones, la no evaluación de la afección de gases y un punto concreto de la carpa más inmediata a la fachada que podría afectar a la servidumbre del edificio. También advirtieron de la posibilidad de que los vecinos del edificio de viviendas recurrieran a los tribunales, como finalmente ha ocurrido.