Los integrantes del Consejo Científico del Real Instituto Elcano posaron frente a los jardines del Palacio Real antes de comenzar el encuentro de trabajo. / KAMARERO
Publicidad

El rey Felipe VI ha constatado el “cambio de era” que afronta la sociedad espoleado por los avances tecnológicos que  constituyen la “cuarta revolución industrial”, donde la robótica o la inteligencia artificial “están ya de manera cotidiana en la vida de los ciudadanos”.

El monarca dejó estas reflexiones en el marco de la reunión anual del Consejo Científico del Real Instituto Elcano, que tuvo lugar en el Palacio Real de La Granja, y en la que participaron los ministros de Asuntos Exteriores Josep Borrell y el de Ciencia Pedro Duque.

En la reunión, Felipe VI puso el acento en el impacto que la tecnología está generando en la sociedad y en la economía, y según informaron fuentes de la Casa Real, aseguró en su intervención que en la actualidad “no estamos asistiendo a una era de cambio, sino que estamos ante algo de mayor alcance, un cambio de era, y el motivo no es otro que la cuarta revolución industrial”.  Así, señaló que la aplicación de nuevas tecnologías como el despliegue de la red 5G de telefonía móvil, la nanorobótica o los datos “están ya de manera cotidiana” en la vida de los ciudadanos, y su impacto “determinará la competitividad y el crecimiento y el peso económico de las naciones”.

Por otra parte, el rey quiso felicitar al Real Instituto Elcano por estar entre los primeros veinte centros de estudios del mundo, según la clasificación elaborada por la Universidad de Pensilvania, considerada la más prestigiosa a nivel internacional; e igualmente valoró  el trabajo de otras entidades dedicadas al análisis de la política exterior, como la Fundación Alternativas o el Centro de Estudios Internacionales de Barcelona (Cidob), que también colaboran con esta institución.

La intervención de don Felipe fue precedida por la del ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell, que fue invitado por el RIE para pronunciar una ponencia sobre los retos de la UE tras las próximas elecciones al Parlamento Europeo que tendrán lugar el próximo 26 de mayo.

Antes del comienzo de la sesión, el ministro avanzó las líneas fundamentales de su intervención y destacó la importancia de las próximas elecciones europea, que calificó como “existenciales para Europa”. Así, indicó que en esta cita electoral “se va a plantear una gran opción entre los partidos, que empiezan a ser muchos, antieuropeístas y los que quieren seguir profundizando en la integración”.

Borrell significó el escaso peso de la política europea en la pasada campaña electoral a las Cortes, y señaló que “hoy en día, casi todas las políticas nacionales están condicionadas por las decisiones europeas”.  Por ello, ha animado a hacerlo “de manera constructiva” en la campaña de las europeas que comienza este viernes y a hacer “un esfuerzo de explicación pedagógica” sobre su celebración y la importancia que tienen.
De igual modo, ha considerado preocupante que, según las últimas encuestas publicadas, solo un 27 por ciento de los españoles sepa que hay comicios europeos el 26 de mayo.

El silencio de la España “ensimismada”

Las palabras del ministro Borrell sobre Europa y las elecciones vinieron motivadas por las críticas vertidas por el presidente del RIE, Emilio Lamo de Espinosa, sobre el “silencio” que los partidos han mantenido sobre política exterior en la pasada campaña electoral y en los debates televisados de los principales candidatos.

Lamo de Espinosa ha confesado su “disgusto” y ha manifestado su temor a que se vuelva a repetir en las elecciones al Parlamento Europeo, asegurando que “esta España ensimismada que solo se mira a sí misma y que no atiende al entorno comete un serio error de falta de visión. Es muy importante que en el debate político de España se incorporen los temas de política exterior. Eso romperá el ensimismamiento”.

Borrell: “Leopoldo López seguirá en la embajada de España en Venezuela mientras se den las circunstancias”

La crisis política de Venezuela no fue ajena a la reunión del RIE, y el ministro de Asuntos Exteriores se refirió a la situación del dirigente opositor venezolano Leopoldo López, actualmente alojado en la residencia del embajador español en el país, y aseguró que no puede pedir asilo político, aunque permanecerá en la embajada “mientras se den las actuales circunstancias”.

Leopoldo López, su mujer, Lilian Tintori, y su hija de quince meses se encuentran en la residencia del embajador español en Venezuela, después de que fuera liberado por militares durante su condena de casi catorce años de prisión en régimen de arresto domiciliario

El jefe de la diplomacia española ha remarcado que el caso de López es “la situación de una persona de acogida y protegida”, lo que “impone una serie de normas lógicas de comportamiento”.

“Porque la Embajada de España no puede ser un centro que se dedique a otro tipo de actividades. Eso es bueno por la propia estancia de Leopoldo López allí. Con eso, queda todo aclarado. Mientras se den las circunstancias que se dan, seguirá en la embajada”, ha comentado Borrell.

Según el ministro, aunque la representación diplomática es “territorio español a efectos de inviolabilidad territorial, no se considera territorio español a los efectos de pedir asilo”, lo que solo sería posible en el caso de que pisara suelo español.