Una residencia durante la pandemia del coronavirus. / EFE
Publicidad

Si bien los datos del último informe publicado por la Consejería de Sanidad de Castilla y León en relación a la enfermedad COVID-19 llaman al optimismo, los números más bajos desde el 13 de octubre, hace más de un mes, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades notifica un nuevo fallecido en residencias de personas mayores de la provincia de Segovia.

El fallecimiento no se ha registrado en el Hospital General, lo que hace indicar que la persona murió en el propio centro. Desde el inicio de la pandemia, se han contabilizado hasta 209 decesos entre los usuarios de residencias de mayores, centros de personas con discapacidad y viviendas tuteladas en Castilla y León.

En los últimos días crecieron los contagios entre usuarios de centros de personas mayores, especialmente en Cuéllar y El Espinar, donde se localizan los dos únicos brotes activos en residencias de ancianos. La situación en Cuéllar ha obligado al alcalde de la villa ha hacer un llamamiento a los vecinos: “Las cifras son más que preocupantes, y las reuniones de los fines de semana, que se hacen de manera distendida y confiada, se tienen que dejar de hacer, debemos ser responsables y sumar nuestro granito de arena para que pueda abrir muy pronto”.

En el resto de la Comunidad, las residencias han comunicado 18 decesos más que ayer, 14 en los hospitales y cuatro en los propios centros.