Dos visitantes contemplan el díptico ‘Luz de sombra’ de Eloísa Sanz. / Kamarero
Publicidad

Muchos de los visitantes que este fin de semana se adentran por la puerta del viejo caserón del número 5 de la calle del Marqués del Arco, sede del Colegio de Arquitectos en Segovia, no sospechan que encontrarán el magnífico patio de columnas de este edificio del siglo XVII y, mucho menos, obras, también magníficas y muy representativas del trabajo de cuatro de cuatro pintores y pintora segovianos o afincados en Segovia.

Se trata del segundo ciclo del proyecto expositivo ‘arquiart/ 4×2’, que consiste en mostrar obras de gran formato, dos por cada uno de los cuatro artistas invitados; en este ocasión Eloísa Sanz (Soria 1952), Mon Montoya (Mérida, Badajoz 1947), Amadeo Olmos (Pinarejos, Segovia, 1962) e Iván Montero (Salamanca, 1972).

El pasado viernes se inauguró esta nueva exposición que promueve el Colegio de Arquitectos con gran aceptación por parte de los asistentes. Podrá visitarse hasta finales de septiembre.

Las ocho obras que la componen son ‘Sol de estío’ y ‘Luz de Sombra’, de Eloísa Sanz; ‘Tête – Bêlche, 28’ y ‘S/T (ROJO 11)’, de Amadeo Olmos; ‘Del sol, la tierra’ y ‘Árbol de ceniza’, de Mon Montoya, y ‘Alma, despierta de cielo, puerto’ y ‘Abril, regresa a ver el mar’, de Iván Montero.

Trayectorias

Montoya, que residió en Ciudad Real hasta 1975, ingresó en 1971en la Facultad de Bellas Artes de Madrid, donde obtuvo la licenciatura en 1975. Representó a España en la XIV Bienal Internacional de Sao Paulo (Brasil), en 1977, y en la XI Bienal de París (Francia), en 1980. Ha participado en otros certámenes y exposiciones de pintura española contemporánea en diversos países, en bienales y concursos nacionales. Su obra forma parte de la colección permanente de artistas españoles contemporáneos del Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo de Badajoz (MEIAC). Vive y trabaja en Palazuelos de Eresma.

La obra de Eloísa Sanz siempre ha partido de la naturaleza. Antes fueron las amebas, erizos, medusas, seres exóticos aptos para la plástica pictórica. Después la vegetación, desnaturalizada con sus manos de artista, fusionada con la dureza de la línea o la solidez de la geometría. Su pintura se aleja de las fórmulas habituales, que es ella misma, que se incorpora con sus azules, verdes y marrones. Suma numerosas exposiciones individuales desde 1975 en Segovia, Madrid, Almagro, Soria, Zamora, León, Ávila, Salamanca, Valladolid, Granada, Bilbao, París, Basilea o Colonia, entre otras.

Olmos, que estudió diseño industrial en Madrid y ha intervenido como diseñador industrial y gráfico en varias exposiciones, y recibido premios por esa actividad. Desde 1990 se dedica en exclusiva a las artes plásticas.

En cuanto a Iván Montero, aunque salmantino de nacimiento, realizó estudios de Artes Aplicadas en la segoviana Casa de los Picos, para licenciarse después en Bellas Artes en la Universidad de Salamanca. Ha residido y trabajado como artista en México y EEUU y ha participado en ferias internacionales como Art Dubái, Art Fair Málaga, Art You Ready, Art Madrid, etc. Actualmente trabaja con Galerie Frederic Moisan-Paris; Galery Kent-Tanger y Galería Jorge Alcolea (de Madrid). Su obra está presente en colecciones diseminadas por más de quince países.

Uno de los cuadros de Amadeo Olmos que forma parte de la exposición. / Kamarero