Publicidad

El 12 de diciembre, representantes de las 20 ciudades españolas seleccionadas para participar en la II Cumbre de Invest in Cities pondrán en común sus respectivos modelos de desarrollo empresarial  para poner en valor su potencial como capitales atractivas para la inversión. Segovia  participará en esta  cumbre con el objetivo de mostrar su potencialidad como  ciudad nido para la atracción de proyectos empresariales y de emprendimiento vinculados a las nuevas tecnologías. Para ello, expertos en el ámbito de la investigación, la creación de empresas y el desarrollo de las inversiones empresariales se dieron cita ayer en la sala Julio Michel de  La Cárcel Centro de Creación para responder a la pregunta  “¿Por qué invertir en Segovia?”  en el marco del  Foro de Ciudades Atractivas para la Inversión vinculado a la cumbre empresarial que se desarrollará en Madrid con la participación de cerca de un millar de inversores y representantes de 25 países.

Dos paneles y dos conferencias  trataron de diseccionar las claves del desarrollo de proyectos empresariales en el actual momento socioeconómico, así como las posibilidades de Segovia como foco de atracción de la inversión para su puesta en marcha. En el plano más técnico, el panel “Aceleración, escalabilidad e inversión para el éxito empresarial” trazó  un panorama  en el que tanto desde el punto de vista de la atracción de inversión como desde los proyectos emprendedores se ofrecieron alternativas muy válidas a la hora de afrontar un proyecto empresarial.

Fernando Moroy, director de Keiretsu Business Angels –una red de inversores privados con más de 54 franquicias por todo el mundo, destacó la importancia de que en cualquier iniciativa de emprendimiento empresarial se planté un horizonte de futuro medio a partir de los cinco primeros años de trabajo, y señaló que su trabajo tiene como objetivo “ver el potencial y el talento  de los proyectos para poder emprender o recomendar su inversión”.

Sobre este aspecto, Borja Goenechea, director de Bogo Inversión, lamentó  la “falta de conexión” existente actualmente entre el capital y el talento, y reivindicó el “valor del fracaso” a la hora de aprender de los errores cuando una iniciativa no cuenta con el apoyo de los clientes.

Por su parte, Jorge Campos, ‘managing partner’ de Cupido Capital se refirió a Segovia como ejemplo de capital  idónea para la inversión, y valoró especialmente la puesta en marcha del Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial (CIDE) como lugar para la creación de un “ecosistema empresarial” sobre el que asentar la llegada de nuevos negocios y oportunidades de empleo. En este sentido, Moroy precisó que los proyectos “requieren tiempo y potencia para tirar del carro”, y puso el acento en el “vector institucional” para solicitar que las instituciones concreten su apoyo a estos proyectos a través de “facilidades” en la  cesión de espacios o en las condiciones fiscales para asentar los negocios”.

La innovación fue el otro gran asunto de la jornada, donde en esta ocasión la experiencia del director general de Drylock Miguel Angel González, el director de innovación de Entelgy Mauricio Barroso y la directora de Innovación de CEOE Laura Caballero permitió recoger algunas recomendaciones para consolidar a Segovia como ciudad emprendedora y nicho de inversión.

La visión práctica del tema fue la de Miguel Angel González, que aseguró que la innovación es “crear algo que no existe y poder desarrollar en torno a este producto un resultado tangible, por lo que es algo que va más allá de la tecnología y tiene mucho que ver con las personas”. Por su parte, Laura Caballero puso de manifiesto que la innovación “nace de la inquietud por innovar”, y apeló a la formación como herramienta necesaria para desarrollar cualquier proyecto con garantías.

Todos ellos coincidieron en subrayar las oportunidades de futuro que ofrece Segovia para  albergar las inversiones en las nuevas propuestas de la economía digital, vinculadas a sectores como la ciberseguridad, la biotecnología, la salud o el turismo entre otros. Para ello, las empresas deben trabajar en aspectos  que van desde la metodología del desarrollo del proyecto empresarial, hasta la creación de un ecosistema que genere confianza y colaboración con su entorno, y una estructura de rol en las personas para su gestión.