Exconsejeros remitirán al fiscal el ‘acuerdo’ de la Caja de hipotecar el Torreón

Entienden que el consejo de administración en ningún momento aprobó esa medida y que debe ser Navicoas quien asuma la deuda tributaria que obligó a formalizar esa hipoteca.

Caja Segovia hipotecó el Torreón de Lozoya para pedir un crédito hipotecario con el que hacer frente a una deuda tributaria generada por la sociedad Navicoas, participada en un 50% por la entidad segoviana, tras la compra de unos terrenos en Gijón. La noticia, avanzada por este diario el pasado 5 de octubre, generó desde un principio una gran indignación en la sociedad segoviana.

A lo largo de estos dos meses han sido varios los miembros del anterior Consejo de Administración que se han dirigido a El Adelantado para asegurar que, en ningún momento, en las sesiones celebradas durante ese año se habló de que se fuera a hipotecar uno de los edificios más emblemáticos del patrimonio histórico segoviano. El enfado que esa medida les generó, que insisten desconocían por completo, se encauzará ahora en la remisión de esa decisión de hipotecar el Torreón de Lozoya a la Fiscalía para que el Ministerio Público determine si los entonces dirigentes de Caja Segovia han podido incurrir en alguna responsabilidad penal.

Según ha podido saber esta Redacción, en la noche del pasado lunes consejeros de los distintos partidos y organizaciones con representación en el anterior consejos, es decir, PP, PSOE, FES, Comisiones Obreras y Jubilados, mantuvieron una reunión en la que decidieron trasladar a la Fiscalía Provincial aquel acuerdo. Algunos de los asistentes a ese encuentro se quejan de “oscurantismo e información manipulada facilitada al consejo” para que se solicitara un crédito a Bankia con el que hacer frente a la deuda tributaria.

En el escrito que presentarán en las próximas horas al Ministerio público apuntan que “el Consejo de Administración en ningún momento aprobó las garantías hipotecarias, entre las que se encontraba el Torreón, como consecuencia de la deuda tributaria generada por Navicoas” y entienden que “esa deuda debe ser asumida por los administradores de derecho y no por los administradores de hecho, en este caso Caja Segovia”.

El Consejo de Administración de Navicoas estaba presidido por el responsable de Riesgos de Caja Segovia, Óscar Varas, y de él formaba parte también el entonces vicepresidente de la Caja, Manuel Agudíez (PSOE), junto con otras personas físicas y jurídicas.

Algunos de los exconsejeros recuerdan que en la sesión del consejo celebrada el pasado 26 de marzo se acordó gestionar con Bankia un préstamo de unos siete millones de euros para hacer frente a la deuda tributaria de Navicoas “dentro del plazo que marcaba la Agencia Tributaria”. Sin embargo, en ese mismo encuentro, se acordó también reclamar a Bankia que asumiera ese pago, al entender que debía ser ella quien lo abonara; y reclamar también al seguro que tenían los administradores de Navicoas cinco millones de euros. Los exconsejeros aseguran no tener constancia de que estas dos últimas medidas se hallan llevado adelante.