Uno de los alojados en la residencia The Factory, en San Lorenzo. / NEREA LLORENTE
Publicidad

La confirmación del positivo por coronavirus del joven estudiante italiano residente en Segovia activó el procedimiento establecido en el ámbito de la salud pública, aprobado para el conjunto del Sistema Nacional de Salud por parte del Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, para intentar controlar su propagación.

Desde el punto de vista de salud pública, el estudio y manejo de los contactos comienza cuando se confirma el caso en investigación por laboratorio (muestra respiratoria positiva mediante PCR), a los que se les recogen datos epidemiológicos básicos y se les clasifica como contacto ‘estrecho’ o ‘casual’.

La definición de ‘contacto estrecho’ se determina por una serie de circunstancias de relación con la persona en investigación: personas que hayan proporcionado cuidados a un caso probable o confirmado mientras éste presentaba síntomas; trabajadores sanitarios que no han utilizado las medidas de protección adecuadas; miembros familiares o personas que tengan otro tipo de contacto físico similar; cualquier persona que haya estado en el mismo lugar que un caso probable o confirmado mientras el caso presentaba síntomas, a una distancia menor de dos metros; y pasajeros de un avión situados en un radio de dos asientos alrededor de un caso probable o confirmado mientras el caso presentaba síntomas y a la tripulación que haya tenido contacto con dichos casos.

Estas personas deberán estar localizables a lo largo del periodo de seguimiento y, de forma general, es recomendable que limiten actividades sociales y viajes no esenciales; asimismo se les informa de las precauciones de higiene respiratoria y lavado de manos y, diariamente, se contacta con ellos telefónicamente para controlar su temperatura y conocer si ha presentado síntomas.

Por su parte, los ‘contactos casuales’ responden a aquellos que hayan estado en el mismo espacio cerrado con un caso mientras era sintomático, pero que no cumple los criterios para ser considerado contacto estrecho.

En ambas situaciones y si a lo largo de los catorce días posteriores a la exposición algunas de las personas controladas desarrollase sintomatología compatible con una infección por SARS-CoV-2, el paciente deberá auto aislarse en su domicilio y ponerse en contacto con el profesional sanitario encargado de su seguimiento, pasando a ser ‘caso en investigación’.