Andrés Ortega.
Publicidad

Desde el mes de octubre de 2016 es el presidente de la Federación Empresarial Segoviana y, desde entonces, ha tenido que lidiar con los problemas propios de dirigir una organización compleja y diversa en medio de una crisis que, digan lo que digan, nunca se fue…

Andrés Ortega, asentado en el mundo de las velas con olor y los ambientadores, se enfrenta a la desaceleración, y sufre ante la imagen de locales cerrados porque, con la que está cayendo, el consumo está “tocado”.

Su atalaya, FES, le permite conocer de cerca los problemas más acuciantes de un sector, el empresarial, y luchar por conservar el interés por el asociacionismo porque “la unión hace la fuerza”. De cómo ha ido 2019, de cómo espera que sea el 2020 y de muchas cosas más, nos habla a continuación.

— ¿Podría recordarnos su trayectoria profesional hasta alcanzar el cargo que hoy tiene en la Federación Empresarial Segoviana?
— Estuve trabajando siempre en el mundo de la decoración del hogar. Mi primer trabajo fue en una empresa perteneciente al SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), que se dedicaba al mundo de la porcelana y estaba asentada en Vigo. Llegué allí porque mi padre fue el último propietario de la empresa Gil Vargas.

Comencé como responsable de promoción y fui ascendiendo. Cuando dejé esta empresa, por casualidad, alguien me dijo que el mercado que iba a ser más importante en el futuro, dentro del mundo de la decoración, iba a ser el de las velas con fragancia.

Pensé: “¿Velas con fragancia?, en el año 1997 las únicas velas que se consumían eran las de los muertos….”, pero me dijeron que no, que había unas empresas en Inglaterra y Estados Unidos que tenían un mercado enorme. Empecé a investigar un poco, me fui a Inglaterra, hablé con una de las empresas que para mí era la más importante y, comencé a distribuirles.

A partir de ahí, el primer lugar donde me instalé y puse una oficina fue en Madrid. Cuando empezamos a necesitar a traer mercancía con un cierto volumen, yo estaba siempre viajando arriba y abajo y, pensé: “¿Dónde me instalo? ¿abro un almacén en Madrid?, no, me voy a instalar en Segovia…” A raíz de eso, me empeñé en trabajar en Segovia con la intención de venir a dormir a casa.

Desde entonces, comencé a desarrollar todo el trabajo que he hecho hasta hoy. Primero comprando y distribuyendo distintas mercancías. Luego, empezando a fabricarlas por nosotros mismos. La primera vez que embotellé un ambientador fue en agosto de 2010.

Llegué a FES porque hubo un momento de renovación en el que su antiguo presidente, Pedro Palomo, después de unos años en el cargo, decide que es el momento de dejar paso a otra persona. Se abría un reto importante, aunque ya habíamos salido de la crisis, había muchas cosas por hacer y, decidí tomar el testigo de Palomo.

Hubo unas elecciones, porque hubo otra candidatura. Al final, el otro candidato se retiró y, salí yo como presidente de FES para comenzar con este nuevo proyecto.

— Cuando llegó a FES ¿era lo que se imaginaba?
— FES, desde fuera, se ve como una institución que hace muchas cosas, que está muy presente en la sociedad pero, no me imaginaba que había tanto trabajo. Participa en muchas actividades, en muchos organismos, está presente en muchas mesas de trabajo y, aunque sabía que había mucho, no me imaginaba que había tanto trabajo, también para el presidente.

— Esta faceta no es tan conocida para la gente de la calle…
— No, creo que no es conocida. Se puede ver una foto en un periódico pero hay un trabajo diario… Son muchas las reuniones a las que hay que asistir, en las que hay que participar, mucho el criterio que hay que presentar, los intereses que hay que defender en muchísimos sectores… Hay un trabajo importante detrás.

— Hace tan solo un momento ha mencionado que ha terminado la crisis ¿ha terminado?
— En aquel momento, cuando llegué a FES, parecía que se había terminado. Ahora no es que estemos en crisis, ahora nos enfrentamos a nuevos retos. Es verdad que hay una desaceleración, no una crisis pero sí una desaceleración, ya nos están anunciando que no estamos creciendo al ritmo que se esperaba. En Segovia estamos creciendo todavía tres décimas por encima de la media de la región y un poquito más que la media nacional pero, la desaceleración está ahí.

Además, unido a la desaceleración, nosotros no podemos olvidar que vivimos en un entorno complicado… Francia tiene muchos problemas, Italia arrastra una crisis todavía, tenemos la incertidumbre del Brexit… que no sabemos cómo va a terminar, las relaciones China-EEUU que nos afectan directamente: Aunque dicen que de nuevo son amigos pero, igual que se hacen amigos se enfrentan al día siguiente. Hay otros intereses por encima que nos tocan directamente a Segovia… hay mucha incertidumbre.

Si a todo esto le añadimos el tema político, la incertidumbre es muy, muy grande pero ¿por qué?, porque si finalmente sale un gobierno como están planificando, con tantos problemas… va a afectar mucho a la sociedad y a los empresarios… vamos a ver cómo se resuelve este tema.

— Dice que la economía en Segovia está tres décimas por encima de la de Castilla y León y, también por encima de la nacional, pero, pese a ese dato, da la impresión de que Segovia está triste…

— Si hablamos de la provincia, lo que Segovia necesita es mayor inversión, atraer inversión… Segovia necesita que vengan empresas, un plan de industrialización… El consejero de Industria de la Junta, recientemente lo anunciaba dentro de las reuniones que en FES mantenemos con nuestros empresarios. Son reuniones que hacemos mensualmente en las cabeceras de comarca con los empresarios de la zona para conocer sus inquietudes, para hablar sobre los problemas, las reivindicaciones que desde FES vamos a trasladar a las Administraciones. Hace un par de semanas invitamos al consejero de Industria, Germán Barrios, a una de estas reuniones en Villacastín y, allí nos anunció su intención de llevar adelante un Plan de Industrialización para la provincia de Segovia.
En Segovia tenemos algunos sectores que tiran de la economía. En toda la provincia podríamos hablar de la hostelería. Si nos referimos a la ciudad, la hostelería es un motor importante, no el único, pero sí uno de los más importantes… más que la hostelería, el turismo pero, no podemos quedarnos solamente con eso… Hoy gozamos de muy buena salud con respecto al turismo pero, no podemos depender únicamente de ello.

En definitiva, necesitamos industria, creación de nuevos puestos de trabajo para que nuestros chavales, en lugar de decidir irse a vivir a Madrid, que es el principal foco de atracción de puestos de trabajo para la provincia de Segovia, decidan quedarse en Segovia.

— Cada vez hay más locales vacíos ¿tenemos la suerte y la desgracia de tener Madrid muy cerca?
— Efectivamente, tenemos la suerte y la desgracia de tener Madrid cerca y, sobre lo que comentabas de los locales, estoy tremendamente preocupado por el comercio segoviano. Si te recorres el eje comercial desde José Zorrilla, pasando por la calle de San Francisco y, continuando por la calle Real, asusta. Si además hablas con los comerciantes que están instalados de toda la vida, la preocupación es mayor porque las ventas cada vez son menores. Muchos de ellos están aguantando poniendo todo su interés en campañas como la de Navidad pero, la primera quincena de esta campaña, no ha sido todo lo buena que se esperaba… con lo que hay gente que lo está pasando mal dentro del comercio. Se necesitan Planes Estratégicos, que la Administración se ponga a trabajar con ello porque, de lo contrario, va a terminar muy mal…

— Como Madrid está tan cerca…
— Madrid está muy cerca, para lo bueno y para lo malo. Podría ser un foco de atracción de inversión pero, también tiene barreras. Si en su día teníamos la barrera de la Sierra y decíamos que la Sierra, para venir desde Madrid, es un impedimento, hoy tenemos la barrera del peaje que, para un trabajador no deja de ser una barrera.

Madrid es un mundo de oportunidades, pero también es un mundo de problemas para nosotros. Cuando digo problemas, me refiero a que en Segovia tenemos un problema de mano de obra y también, de puestos cualificados.

Tenemos un problema para captar personal para determinados puestos, estamos hablado últimamente de técnicos de mantenimiento, no se encuentran….pero es que este personal prefiere irse a trabajar a Madrid incluso en igualdad de condiciones salariales. Eso va unido al Plan Industrial del que hemos hablado: “Si en Segovia no tengo unas perspectivas de crecimiento, me voy a Madrid, que me puedo desarrollar mejor”… y eso nos lo estamos encontrando cada día.

— ¿Hay igualdad salarial entre Segovia y Madrid?
— Yo no diría que hay unas grandes brechas en cuanto a los salarios.

— Estamos rozando con los dedos el fin del año 2019… ¿este año ha sido especialmente malo o ha seguido la línea de los anteriores?
— Este año ha sido normalito, no ha sido un año de grandes alegrías.

— Tampoco de grades penas…
— No, no. Ha sido un año que, para los empresarios, como dicen los ingleses, ha sido plano. Un año en el que el crecimiento va a ser del 2,3 %, un año en el que hemos tenido que lidiar con una falta de presupuestos importante que ha afectado a la economía… con toda la incertidumbre que hay, y con la incertidumbre económica que nos lleva acechando todo el año, se han paralizado muchas inversiones porque el empresario necesita estar confortable, y eso lo tiene que entender todo el mundo. Los empresarios necesitamos estar confortables para poder hacer inversiones y, llevamos todo el año…

Ha sido un año en el que el desempleo ha mejorado, pero no está mejorando todo lo demás que debería mejorar y eso afecta al consumo. Estamos todos en el mismo barco: Si las cosas funcionan bien, funcionan bien para todos. Si las cosas no funcionan, no funcionan bien para nadie.

— Al final, siempre termina afectando…
— Si, tarda más o si tarda menos. Decimos que a Segovia no nos está afectando tanto pero ¡ojo! estamos hablando de tres décimas. No es que Segovia esté creciendo 2 puntos por encima de la media… es que hemos disminuido tres décimas menos que la media regional, hablamos del 2,3. Estamos en unos desniveles ya preocupantes.

— Además no soy especialista pero, normalmente Segovia entra más tarde en las crisis pero, luego le cuesta mucho más remontar…
— Así ocurrió en la anterior crisis. En el 2007 se comentaba que ya se notaba algo en Estados Unidos, empezaban a hablar de Lehman Brothers pero… eso quedaba muy lejos. En 2008, ya empezó a instalarse la crisis. En 2009, en 2010 (los brotes verdes…) y todavía no había llegado lo peor…

— Y nos cuesta mucho reaccionar… tenemos mucho peso del sector servicios y de la administración…
— Pero en Segovia también ha habido empresas con muchos problemas en estos años. Ha habido cierres de grandes empresas, concursos de empresas importantes en la provincia de Segovia. También Segovia, a nivel empresarial, ha sufrido mucho y, todo eso, recuperarlo, es complicado.

Nosotros estamos trabajando en el Plan 25-250, para ver si en el año 2025, en el balance neto de creación-baja de empresas se consigue estar por encima de las 250 empresas… y, aunque se habla de 250 empresas, que parece que no es nada, está costando… y vamos a comenzar el año 2020.

Tenemos que hacer un Plan Industrial, tenemos que participar en diferentes foros. Hace pocos días participamos en uno muy interesante que promovimos junto con el Ayuntamiento: “Invest in Cities 2019”, en el que se dio a conocer a muchos inversores las bondades de la provincia de Segovia . Hay que ir creando ese “caldo de cultivo” que haga que mañana un empresario se pueda plantear hacer su inversión en la provincia de Segovia.

— Parece que el problema viene de lejos. En principio se dijo que esta era una ciudad turística y universitaria y, quizás la vía industrial se dejó a un lado.
— Creo que los políticos tienen mucho que ver en su idea de Segovia. Lo que imaginaran en su día, es la causa de lo que hoy tenemos pero, eso puede cambiar. Hoy, uno puede imaginar lo que va a ser la ciudad de Segovia del mañana y se puede trabajar para ello.

Lo que está claro que debemos imaginar una ciudad en la que tienen cabida las empresas y la industria, porque al final, y más en este momento que se habla tanto de la despoblación, las empresas crean puestos de trabajo y fijan población.

Los políticos juegan un papel muy importante y deberían plantearse cuál es la ciudad o, cuál es la provincia del futuro que queremos. Si queremos que sea una actividad cultural la que predomine, si queremos que sea una actividad innovadora, una ciudad dormitorio de Madrid, una ciudad turística… Desde FES, vamos a seguir trabajando por que sea una provincia y una ciudad en la que la industria tenga su peso y, donde podamos abrirnos a esas inversiones con el ánimo de que toda la provincia esté industrializada y podamos luchar contra la despoblación.

— ¿Cree que va a encontrar apoyo en los políticos?
— Creo que sí. Un buen ejemplo ha sido lo que hemos hecho recientemente con el Ayuntamiento de Segovia, con la alcaldesa, Clara Luquero, con el concejal, Jesús García, quienes, desde el primer momento que les hablamos del último Plan, lo apoyaron y han participado dando a conocer a Segovia como Ciudad de Inversión.

— Para terminar ¿cómo va la marcha de FES?
— Está muy bien, seguimos trabajando y tenemos nuevos retos para el año 2020.

Las agrupaciones, porque FES es la casa grande de distintas agrupaciones, trabajan mucho. Tanto el personal de FES como, sus órganos directivos, están todos muy involucrados.
Desde el primer momento, siempre me he encontrado gente que da todo, desinteresadamente, para el resto del colectivo, que es lo que más hay que agradecer porque aquí, lo de cobrar…, no se cobra nada, no hay retribución por ser presidente de tal o cual agrupación, o por ser el presiente de FES, lo hacemos en base a nuestro esfuerzo personal, de manera desinteresada.

— ¿Hay más o menos afiliados?
— Estamos más o menos en la misma línea. Cada año hay altas y bajas pero dentro de las mismas cifras. Estamos haciendo reuniones en la provincia para ver lo que piensan los empresarios de cada zona y, para que ellos conozcan lo que hace FES.

Hace un año y medio, llegamos a un acuerdo con Caja Rural para incentivar la captación de nuevos socios por el que el primer año, la cuota es gratuita y, se van captando socios.