Jose Mª Ruiz Benito y Rocío Ruiz Aragoneses

Agradecidos. Este es el mejor resumen de un año nada fácil. Lo es, en palabras de la directora del restaurante, Rocío Ruiz Aragoneses, quien recuerda emocionada cómo ha sido el año 2020. Sin embargo, como viene siendo habitual, la empresa ha sabido adaptarse a las circunstancias y crear líneas que permitieran seguir cerca de su público: “La gente necesitaba emociones positivas y pusimos a viajar a nuestro cochinillo. Los segovianos querían seguir cerca, y creamos un servicio especial de comida a domicilio, un servicio que no sólo mantenemos abiertos, sino que seguimos ampliando”.

Ha sido un año de cambios, no fáciles en muchas ocasiones, pero también de evolución. “Cada situación debe analizarse, debemos pensar despacio y actuar rápido, así trabajamos en nuestro restaurante“. Ahora, la Navidad es un, claro ejemplo: “Son muchas las familias que tradicionalmente reservan mesas para cena. Debido a las restricciones de aforo y al toque de queda, la disponibilidad es menor así que hemos reconvertido nuestra oferta, si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma”, asegura Ruiz.

“Nosotros, el propio restaurante irá a cada domicilio con menús especiales, con propuestas innovadoras, con nuestros mejores deseos, los segovianos nos lo han pedido y hemos escuchado. A pesar de la distancia, queremos estar muy cerca”. La directora del restaurante reconoce que ha sido un gran trabajo en equipo, desde cocina, hasta informática lo que ha permitido toda la logística: “Hemos activado un espacio singular en internet propio, en www.restaurantejosermaria.com, para que los segovianos puedan hacer sus pedidos, también en el teléfono de siempre. No podemos estar más agradecidos de la aceptación”, explica.

“En la vida hay que celebrar, incluso en estos momentos”, insiste Ruiz Aragoneses que, confiesa, “lo mejor que sabemos hacer es llenar de felicidad las mesas de los nuestros, y eso seguiremos haciendo”.