El concejal responsable de Participación Ciudadana, Andrés Torquemada. / Kamarero
Publicidad

La pobre participación registrada en las votaciones de los Presupuestos Participativos de 2020 no ha satisfecho en Absoluto al equipo de Gobierno municipal, que ya estudia un cambio de modelo de cara a futuras convocatorias. El hecho de que solo 1.328 vecinos –por los 1.442 de 2018–tomasen parte en una votación en la que este año, además, se habían multiplicaron las opciones para participar en ella gracias a un portal web específico creado por el Ayuntamiento y en el que la votación se mantuvo abierta durante casi una semana antes de la votación presencial de este sábado ha puesto en cuestión la actual propuesta.

“Sin duda esperábamos una participación mayor, habida cuenta de que este año se había aumentado en gran medida la difusión de la iniciativa. Se ha hecho una campaña muy importante, se han buzoneado 23.000 dípticos, ha habido promociones en todos los medios y esperábamos una mejor respuesta; esto nos lleva a pensar que hay que replantear el modelo. Como no puede ser de otra manera, vamos a mantener la apuesta por los Presupuestos Participativos de cara a 2021, pero hay que mejorar y ver cómo podemos estructurarlos porque 1.328 personas es una cifra muy escasa para todo lo que se ha hecho”, asegura el concejal de Participación Ciudadana, Andrés Torquemada.

Y es que, hay que tener en cuenta que la partida destinada a esta segunda edición de las cuentas ciudadanas ha vuelto a ser de un millón de euros –cifra que representa un 1,5% del total del presupuesto de la ciudad para el año que viene–. Una cuantía muy importante cuyo destino han decidido poco más de 1.300 personas, y en las que algunas propuestas se llevarán a cabo con menos de un centenar de votos.
“Es verdad que son solo dos años y que en otras ciudades, como ha ocurrido aquí, en una segunda edición la participación ha seguido siendo baja, pero no podemos ir a una tercera convocatoria en las mismas condiciones”, defiende Torquemada.

De hecho, y aunque todavía es solo un idea, el edil ya plantea cómo podría acabar siendo el futuro modelo: “Con independencia de que los barrios nos sigan transmitiendo sus sugerencias y peticiones específicas para las intervenciones pequeñas –las de la modalidad 1, a realizar en los barrios–, creo que las propuestas de interés general podría proponerlas el Ayuntamiento; grandes proyectos que sean necesarios para la ciudad y que nadie mejor que el equipo de Gobierno va a saber cuáles son. Como es evidente, y dentro de esa propuesta, seguirían siendo los ciudadanos quienes eligiesen los que consideren oportunos, siendo también presupuestos participativos”.