8 2kama caixabank
Los trabajadores han llevado a cabo varias protestas este año. / KAMARERO

Los representantes sindicales de la plantilla de CaixaBank en Segovia han valorado con cierta satisfacción el resultado del acuerdo laboral para el proceso de reestructuración de la entidad. Así lo han manifestado una vez que la Dirección de la entidad y los sindicatos han conseguido un pacto en torno a los tres puntos incluidos en la mesa de negociación: plan de reestructuración con salidas de un 14,5% de la plantilla total del banco, y modificaciones de condiciones que mejoran aspectos organizativos ligados al desarrollo del modelo de negocio de CaixaBank y el esquema de previsión social complementaria; y un acuerdo laboral de integración para la plantilla procedente de Bankia.

Tras más de dos meses y medio de negociaciones, el acuerdo incorpora medidas de flexibilidad y movilidad que permiten resolver las duplicidades con salidas voluntarias. Asimismo, todos los empleados que abandonen la entidad y quieran mantenerse en el mercado laboral podrán acogerse a un plan de recolocación elaborado en colaboración con Lee Hecht Harrison -empresa especialista en proyectos de transición profesional y desarrollo del talento.

Se trata de un amplio conjunto de medidas dirigidas a reubicar en un nuevo empleo estable (indefinido) y ajustado a su perfil profesional a cada trabajador que se sume, con el objetivo de conseguir la recolocación del 100% de los participantes en el programa.

Desde el sindicato SATE, su portavoz, José Ignacio Bernabé, señaló que en el acuerdo prima la “voluntariedad” de los trabajadores afectados. De la cifra de 85 personas que se iban a ver afectadas en principio, se ha pasado a una cifra menor, que oscila entre las 55 y 77, en función de los que quieran extinguir su relación laboral con la entidad. Se prevé una movilidad máxima de 75 kilómetros entre el domicilio y el puesto de trabajo; y siempre condicionado también a la apertura de una oficina que acogería al personal que supuestamente es excedente.