Enfermos de cáncer piden que no se instale una antena de telefonía móvil en El Salvador

El colectivo registra un escrito en el Ayuntamiento en el que ruega que Urbanismo no permita su colocación en la calle Soldado Español.

23

Un grupo de enfermos de cáncer del barrio de El Salvador ha remitido una carta a la Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Segovia en la que ruegan “encarecidamente” que no se instale una antena de telefonía móvil en el número 8 calle Soldado Español

“Vivimos en la zona de influencia de los efectos perversos y devastadores para la salud que causan estas instalaciones”, se indica en el escrito. Los firmantes reconocen tener “las defensas muy mermadas”, y agregan que “estas instalaciones ponen en peligro nuestras vidas”, pues sostienen que “las ondas electromagnéticas afectan a la salud, según indica la OMS”. Además, consideran “incomprensible” que “los receptores accedan a la instalación por la codicia de recibir unas cantidades sustanciosas”.

Como se recordará, un grupo de vecinos de El Salvador presentó en el Ayuntamiento el pasado mes de marzo más de 1.600 firmas contra la instalación de dicha antena. Según explicaron a esta Redacción fuentes de los vecinos que se unieron para la recogida, la empresa Movistar había presentado en el Ayuntamiento de Segovia el proyecto y la solicitud de licencia para la instalación de la antena, motivos que impulsaron a los vecinos a movilizarse, al entender que este elemento puede ser nocivo para la salud.

Los opositores a que se instale la antena entienden que la empresa Movistar no se ha ajustado a la normativa en cuanto a este tipo de instalaciones, ya que no ha comunicado su intención a todos los vecinos del inmueble en el que se va a colocar, y tampoco se ha comunicado a los vecinos de los bloques colindantes.

La polémica acompaña a las antenas de telefonía móvil allá donde se coloquen. La última controversia en Segovia se produjo precisamente en el barrio de El Salvador, a pocos metros del bloque en el que se quiere instalar ahora, concretamente en la azotea del número 3 de la calle Pedro de Fuentidueña. Fue en abril de 2010 y entonces la presión vecinal consiguió paralizar el proyecto, en aquel caso impulsado por la empresa Vodafone.

También se han producido situaciones similares, con una fuerte protesta vecinal, en Santo Tomás o en La Albuera.