En una élite permanente

Carolina García es atleta máster profesional desde hace tres décadas. A sus 42 años y con dos hijos, sigue clasificándose para campeonatos nacionales e internacionales absolutos de veteranos. Aún no se plantea dejar el que es su estilo de vida

El objetivo de Carolina García para la próxima temporada es clasificarse de nuevo a un Campeonato de España absoluto de atletismo. / KAMARERO
El objetivo de Carolina García para la próxima temporada es clasificarse de nuevo a un Campeonato de España absoluto de atletismo. / KAMARERO

Hace 7 años, en el Campeonato del Mundo de Pista Cubierta de Budapest, descubrió el que sería su estilo de vida “para siempre”. Un letrero en el que se leía ‘W-70’ le llamó la atención. Cuando entró a la pista, no se podía creer lo que estaba viendo: gente de 70 a 74 años. Estaban corriendo. Se quedó impresionada. Fue entonces cuando la segoviana Carolina García se dijo a sí misma: “Yo quiero esto para el resto de mi vida”. Y es que aún no se le ha pasado por la cabeza abandonar la élite del atletismo máster.

Se adentró en este mundo con 12 años. Un día, cuando salía de su clase de baloncesto, se unió a la carrera que “echaban” sus compañeros. “Como era muy rápida, siempre les ganaba”, afirma. El entrenador de atletismo no lo dudó: dio el pistoletazo de salida a toda una vida vinculada a este deporte.

El atletismo apareció en su vida por casualidad. Le ha dado unos valores que plasma en su día a día: la superación, el trabajo en equipo y la búsqueda constante de objetivos. Las lesiones y los momentos difíciles (que no han sido pocos) le han enseñado a tener una buena actitud y a levantarse cuando se cae. Esto suele ponerlo en práctica.

A veces me dicen que es muy sacrificado y realmente no lo es, es lo que me apasiona”, sostiene. García ha disfrutado cada metro del camino. “Hacía de todo”, afirma. Pero no al ritmo de la gente de su edad. Cuando competía a nivel profesional, era 100% entrenamiento, descanso y buena alimentación. Salía más bien poco. Es una mujer de objetivos. Y los suyos los tenía muy claros.

A sus 42 años, no entiende su vida sin el deporte. En 2016 tuvo a su primer hijo. Apenas un año después, se metió en la final del Campeonato de España absoluto de veteranos. Con 38 años y dos hijos alcanzó la final del Campeonato de España de 200 metros absoluto. Le parece todo un logro. No es para menos. “El cuerpo cambia”, reconoce. Aún así, no le impide mantenerse a un alto nivel. Entrena “solo” cuatro días a la semana. Ya tiene otras prioridades.

Vive como si fuera el último día de tu vida”. Este es el lema que acompaña a quien tiene la constancia como fiel compañera. García pone ilusión en cada cosa que hace. De hecho, no la ha perdido en sus más de tres décadas de carrera deportiva. Como atleta profesional, le queda cuerda para rato. Su objetivo para la temporada que viene es acudir a un Campeonato de España absoluto de veteranos. Y a uno internacional. Para ello trabaja su mente: ahora tiene menos miedo al fracaso. También al éxito.