La jefa de Servicio de Patentes Químicas II de la OEPM, Beatriz Pérez, durante la conferencia en la FES. / KAMARERO
La jefa de Servicio de Patentes Químicas II de la OEPM, Beatriz Pérez, durante la conferencia en la FES. / KAMARERO

“La mayoría de las patentes que se registran en Segovia son de tratamientos de carne, jamoneros, procedimientos de cocinado, de envasados… en definitiva, de alimentación”. La jefa de Servicio de Patentes Químicas II (Biotecnología y Alimentación) de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), la segoviana Beatriz Pérez, impartió ayer una conferencia sobre la importancia que tiene el que las empresas segovianas registren la propiedad industrial de una obra mediante patentes o marcas, para garantizar así su protección.

Durante el acto subrayó el esfuerzo del Ministerio de Industria y de la propia Oficina para ayudar en estas medidas de protección, no solo a las empresas grandes, sino a las pymes, autónomos y emprendedores, recordando que existe una división específica dedicada a estos colectivos empresariales, los mayoritarios en la red productiva de la provincia.

Segovia no figura entre los territorios en los que se registran más patentes, “al no tener un gran tejido empresarial”. No obstante, Pérez señaló que “hay muchas pymes, muchas marcas y muchos emprendedores”. Este es el motivo por el que han desarrollado este tipo de charla en Segovia este jueves. Las grandes cunas de solicitud de patentes son Barcelona, Madrid y el País Vasco.

Según destacó Pérez, es fundamental que los empresarios conozcan esta información para el desarrollo de su negocio y para proteger un invento y poder comercializarlo. De no protegerlo, se exponen a que otros copien sus ideas y, de esta forma, acabarían perdiendo la inversión. A pesar de ello, afirma que hay patentes curiosas y anecdóticas que en ocasiones “no terminan en nada”.

La patente es diferente a las marcas, cuya protección se realiza en un periodo corto de tiempo y con una reducida inversión de dinero. En España, registrar una marca o nombre comercial cuesta 144 euros por la primera clase solicitada, y 93 euros por la segunda y sucesivas. Por el contrario, para una patente el coste en tasas a satisfacer a la OEPM varía entre 792,88 euros, si la patente no tiene defectos y se concede por el procedimiento general, y 1.186,55 euros si se utiliza el procedimiento con examen previo.

Cerca de 30 empresas de Segovia asistieron, presencial y telemáticamente, a esta jornada organizada por la Federación Empresarial Segoviana, dentro de su ciclo de sesiones formativas promovido por la Comisión de Innovación y Sostenibilidad.