En memoria de Anastasio Gil

Que la exposición 'Domund al descubierto' se realizara en la Catedral de Segovia fue casi una exigencia del ya fallecido cuando estaba al frente de Obras Misionales Pontificias

0
El comienzo de la exposición hace un repaso a la historia del Domund y se puede ver la evolución de la huchas de donativos. / Kamarero
Publicidad

Octubre es el mes del Domund, de las misiones,el tiempo en que se recogen donativos en huchas, que han ido evolucionando con el tiempo. Como antesala de la Jornada Mundial de las Misiones, que este año se celebrará el 20 de octubre, el claustro de la catedral de Segovia acoge desde ayer la exposición ‘El Domund al descubierto’.

La exposición, que ha estado en otras ciudades como Madrid, Sevilla o Valladolid, llega a la diócesis con el objetivo de sensibilizar y dar a conocer el Domund, y suscitar el deseo de sintonizar con el trabajo que desempeñan los misioneros por los rincones del planeta. Que esté en Segovia no es más ni ,menos que por la labor de Anastasio Gil, segoviano impulsor de esta exposición y del que se cumple un año desde su fallecimiento. Por lo tanto no es ni más ni menos que un homenaje hacia su figura y su inmensa labor en favor de las misiones.

Hasta el día 20 de este mes de octubre los visitantes podrán hacer un recorrido por las historia del Domund desde sus orígenes. También se pueden ver objetos clásicos del Domund, que los más mayores seguramente recuerden con mucho cariño. Por ejemplo, las huchas con formas de cabezas representando a las diferentes culturas del mundo, así como todos los carteles que han acompañado las campañas del Domund, desde el primero allá por 1941hasta el de este 2019, que llega bajo el lema ‘Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en la misión del mundo’.

En el recorrido hay un espacio destinado al recuerdo de los misioneros de la diócesis, de Castilla y León. La diócesis de Segovia cuenta en la actualidad con 112 misioneros de las cuales 63 son mujeres. La mayor parte destinados en países del continente americano. Entre todos se destaca la misión de María Fuencisla Sanz, religiosa de las Hijas de Jesús y que se encuentra en Bolivia donde trabaja con niños de familia con pocos recursos.
Su ejemplo y el de todos los segovianos en misiones es un espejo donde mirarse y ver que con poco se puede hacer mucho en favor de los demás.